INTERESANTE

Página 13 de 14. Precedente  1 ... 8 ... 12, 13, 14  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: INTERESANTE

Mensaje  Lidia el Lun Mar 28, 2016 11:49 pm

"La verdad es que no sé dónde posicionarme en cuanto a la legalización de la prostitución, porque nunca he conocido a una mujer que haya sido parte de ello."
"Pues ahora ya sí."

Éste fue el comienzo de una de las conversaciones más interesantes que he tenido nunca, una mañana de verano en la ciudad de Ámsterdam. Durante horas hablé con esta increíble mujer sobre los mitos y verdades del negocio más viejo del mundo, y cuando nos despedimos la realidad para mí había dado un giro monumental.

Desde hace un par de años se han multiplicado las publicaciones y los artículos online de mujeres feministas alabando a las "trabajadoras del sexo" y defendiendo su derecho a hacer de ello un negocio si así lo eligen. "Es su cuerpo y pueden hacer lo que quieran con él" - y está claro que esto no tiene mucha más vuelta de hoja. Sin embargo, después de esta conversación, me volví muy escéptica en cuanto a lo que de verdad significa "elegir" en el campo de la prostitución. Después de todo, una elección no es elección si no se toma con libertad.
La mayoría de las mujeres que escapan de la prostitución sufren trastorno por estrés postraumático, en un porcentaje similar o mayor que los veteranos de guerra, me dijo. Durante años se ha dedicado a ayudar a estas mujeres y ella misma es víctima de este trastorno. Y, mientras los medios y las películas comerciales nos venden el mito del tío tímido, inseguro y solitario que nunca consigue mojar y necesita la ayuda de una prostituta que se divierte con su ingenuidad, la realidad es muy distinta: la mayoría de los clientes son hombres casados que saben perfectamente lo que hacen y que buscan en la prostitución lo que sus esposas no les dejan (o dejarían) hacer en el dormitorio. Esto, por supuesto, no podría estar más lejos del sexo divertido y gentil que se correspondería con el chaval tímido, en el cual la mujer ostenta el control sobre sí misma y le enseña qué hacer; no, esta situación implica el uso objetivizado del cuerpo de una mujer para satisfacer prácticas sexuales que, fuera de ese ambiente, abochornarían al hombre que lo compra, desde la escatología hasta la violencia. El lado en el que reside el control lo cambia todo. Y el cliente, como es bien sabido, siempre tiene la razón.

Y que sí, que ya sabemos que la mayoría de las mujeres prostituidas tienen esa vida por obligación, pero ¿y las que no? ¿Por qué hay mujeres que eligen la prostitución? ¿Y por qué no lo dejan al ver lo que hay detrás?



"Porque no conocen otra cosa" fueron las palabras exactas que mi compañera usó para responder a esta pregunta. Existe un fuerte lazo que une la pobreza y el trauma sexual infantil con la prostitución "por elección". Cuando una mujer no tiene recursos, o no puede acceder a una educación, o ha sufrido abusos sexuales de pequeña, no es difícil que caiga en la red de la prostitución. Tal y como señala este estupendo artículo de The Guardian, muchas mujeres prostituidas eran sólo niñas cuando empezaron. En pocas palabras, el sexo abusivo se normaliza a una edad temprana y al final éste acaba usándose como vía para ganar dinero. Y cuanto más tiempo lleves dentro, más difícil te será salir.

"¡Pero la prostitución evita violaciones!", argumentan algunas personas. Incluso creo que yo misma he llegado a decirlo. Sin embargo, esta suposición no es sólo engañosa, sino también peligrosa. Engañosa porque, si un hombre es tan agresivo como para violar a una mujer en la calle (sumemos el riesgo de ir a la cárcel), no hay razón para suponer que no será agresivo con una prostituta - la cuestión es si ambas nos importan lo mismo; y peligrosa por la forma en que este razonamiento lidia con el problema de la violación: si un hombre siente el deseo de obligar a una mujer a tener sexo con él, lo único que hacemos ofreciéndole una vía de escape para satisfacer tal deseo es validarlo, en vez de luchar para eliminarlo. Eso por no mencionar que la tal "vía de escape" es nada menos que un ser humano.


Lo cierto es que muchas de las que alaban a las "trabajadoras del sexo" son feministas blancas de clase media (como servidora) quienes, a pesar de sus buenas intenciones, no han interactuado de forma directa con el entorno de la prostitución, y por lo tanto dan por hecho que la elección es, en este contexto, un concepto libre (exactamente lo que hacía yo), y de este modo hablan en nombre de mujeres que no han conocido jamás. Y esto ocurre a los aliados de todos los movimientos sociales. Tendemos a poner palabras en las bocas de las víctimas y validamos nuestra opinión sin escucharlas. Nos ocurre a todos y no es un problema exclusivo del activismo, sino de la sociedad a nivel mundial - problema que sólo nos quitaremos de encima siendo conscientes de su existencia.

Lo que aprendí aquella tarde no fue sólo que estoy a favor de la abolición de la prostitución y de la criminalización de sus clientes, sino una lección más amplia y profunda: que, sea cual sea nuestro posicionamiento en cualquier tema, el proceso para formar una opinión debe incluir la escucha a las personas afectadas por lo que estamos intentando abolir o defender. Esta idea a priori tan básica resulta esencial para conseguir la libertad de cambiar de opinión.

Y viajar, una vez más, puede ser la forma más gratificante y efectiva de hacerlo.
revolutionontheroad

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

ME SUPERA, ESTE POBRE ... HOMBRE.

Mensaje  Lidia el Mar Mar 29, 2016 10:27 pm

El locutor de radio de la cadena COPE Carlos Herrera, ha publicado un artículo muy contundente contra la Alcaldesa de la ciudad Catalana Ada Colau tras sus últimas pataletas, llegando a calificar a Colau como una desgracia para la capital Catalana.

Según Carlos Herrera la define como “pobre ignorante sin oficio ni beneficio elegida por sus conciudadanos como un ejercicio más de ensimismamiento en la frivolidad de creerse la caricatura en la que se ha convertido”.

Siguiendo con sus descalificaciones también la tacha de “payasa callejera con ínfulas finiscular” que se dedica a “momificar la urbe” y va algo más lejos y la señala de pertenecer a “ese género cretino que considera que su gran trabajo estriba en convertir su ciudad en un perfecto ejemplo de la antipatía”.

También comento que “a veces, una necia con altavoz puede ser socialmente rentable” Elogia a la alcaldesa del lleno en el stand de las fuerzas armadas en el salón de la Enseñanza en la ciudad de Barcelona, ya que la gente se acercó al stand en señal de apoyo a las fuerzas armadas, tras el desafortunado encontronazo que tuvo la alcaldesa con los militares en su visita a dicho acontecimiento.

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

DE QUE POQUITO LE HA SERVIDO ESTUDIAR...

Mensaje  Lidia el Mar Abr 05, 2016 10:18 pm

Cristina Pedroche, la última famosa que no entiende qué es el feminismo
La presentadora asegura en una entrevista que deberíamos "olvidarnos del machismo y del feminismo porque son una tontería".

NOELIA RAMÍREZ
Cristina Pedroche, la última famosa que no entiende qué es el feminismo.

¿Feminista, yo? No, gracias
Cuenta Cristina Pedroche en su entrevista de portada en Papel, el dominical del diario El Mundo, que en España los medios no hablan de “las refugiadas que están dando a luz en el barro y se las están comiendo las putas serpientes” porque se preocupan más “de la última tontería que dice la Pedroche porque da más visitas”. Dice que esta situación es “muy triste” y ella propone como solución a todo este embrollo “que nos olvidemos de España, de Vallecas, de Madrid, de Cataluña y de toda esa mierda. Que busquemos el bien general y nos olvidemos de machismo, feminismo y su puta madre. Que nos olvidemos de esas tonterías. Intentemos ser buenas personal olvidándonos del género; que a mi me da igual si es hombre, mujer o perro. Hay que ser buena persona y ya está. Eso es lo que pretendo”. No se podrá negar que muchos medios acuden a cualquier declaración polémica via Twitter, entrevista o Periscope, para atraer visitas en esa dictadura del click en la que se ha convertido el periodismo digital. Puede que los más que razonables niveles de hartazgo de la joven por acaparar titulares en los que se cuestiona cómo debe vivir su relación, qué peso debe tener o cómo debería vestirse la desesperen sobremanera en cuánto a la prioridad informativa global. Pero también es innegable que las palabras de Pedroche, que arrastra una comunidad de dos millones de seguidores en Twitter –es la famosa más seguida de España–, dejan un poso e influyen a esas hordas de followers y a toda esa chavalada que ve su programa por las tardes, se ríe con su desparpajo y que muchas chicas, al verla, aspiran a ocupar su lugar algún día en los medios de comunicación. Su discurso influye. Le guste o no.

Cuando Cristina Pedroche dice que “nos olvidemos del machismo y el feminismo” porque “son una tontería” se olvida de que el machismo en este país mata. Mucho. En concreto, en 2015, 57 mujeres fueron asesinadas por sus parejas. En lo que llevamos de año, ya son 13. Ese machismo ninguneado por la presentadora es el mismo que han normalizado los adolescentes españoles, que creen que “los celos son una expresión del amor” y que ven bien que sus parejas les controlen el móvil. Será una tontería a sus ojos, pero desde el ministerio de Sanidad se destinarán este año, pese a los criticados recortes, 25,2 millones de euros para tratar de erradicarla.

Cuando Cristina Pedroche dice que el feminismo es un tontería debería recordar que gracias a ese activismo ella ha podido estudiar las dos carreras de las que se graduó. Si la presentadora se ha currado sus títulos en Administración y Dirección de Empresas y Turismo es, en parte, gracias a la lucha de feministas ‘inútiles’ como Dolores Aleu o Concepción Arenal, que estudió Medicina disfrazada de hombre porque hubo un tiempo, y no tan lejano, en el que las españolas no podían acudir a la Universidad. España fue uno de los países más tardíos en permitir que las mujeres pudiesen acceder libremente a las universidades. Fue a partir del 8 de marzo de 1910 (una orden que derogaba otra del 11 de junio de 1888, que admitía la entrada de mujeres en la universidad como estudiantes privados, pero requería la autorización del Consejo de Ministros para su inscripción como alumnas oficiales). Sin la dedicación de esas mujeres en la búsqueda de igualdad de condiciones y oportunidades educativas –nombres a los que habría sumar el de María Elena Maseras–, la educación española no sería tan libre como ella la ha podido disfrutar.

Si Cristina Pedroche presume de “ser bastante chico al volante” y puede conducir alegremente viendo como las chicas “normalmente la lían en las carreteras” debería saber que en 1981, apenas siete años antes de que naciera, las mujeres debían pedir permiso a su marido para poder trabajar, cobrar su salario, ejercer el comercio, abrir cuentas corrientes en bancos, sacar su pasaporte o el carné de conducir. Fue gracias a las movilizaciones y las presión de unas 600 organizaciones plagadas de esas feministas que tanto la incordian (e inscritas en el Instituto de la Mujer) las que consiguieron esos cambios en la Constitución española para facilitarle el camino hacia su poderío al volante o el poder pasearse por su barrio sin tener que solicitarlo previamente a su pareja. Y no olvidemos que gracias a la presión de feministas como Clara Campoamor, Pedroche hoy puede decir orgullosa que vota a Alberto Garzón y que el líder de Izquierda Unida es su presidente. Fueron ella y otras sufragistas las que lucharon y presionaron para que las mujeres pudiesen emitir sus votos libremente en las elecciones generales de 1933.

Las declaraciones de la popular presentadora no son las únicas expresadas por una famosa en contra del feminismo. Anteriormente hicieron algo parecido Katy Perry, Taylor Swift, Kirsten Dunst o Lana de Rey, para luego rectificar poco a poco su discurso. Pedroche también podría enmarcarse en ese grupo de alérgicas que creen que es una palabra maldita, asociada en la mente de los que la rechazan a bandos de género, ejércitos de mujeres enfadadas odia-hombres y a cansinas guerras de sexo del pasado. El feminismo ni es lo contrario al machismo ni pugna por una sociedad que menosprecie y arrincone al sexo masculino. El feminismo, tal y como defiende la RAE, es simple y llanamente esto:

Ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres

Anticipándose a la polémica que podrían despertar sus palabras, Pedroche publicó el viernes en su blog en la revista Hola! un post en el que afirmaba que “lo peor de todo es que este domingo sale otra entrevista que seguro que tampoco se vuelve a entender bien, ¡¡y no se ve que muchas cosas son irónicas!!”. La presentadora se defendía frente a las críticas de sexismo en pro de ese ‘buenismo’ que propugna (“me da igual si es hombre o mujer, solo quiero buenas personas a mi alrededor. No quiero diferencias de género, ni negativas ni positivas”) y lamentaba un más que posible cambio de actitud de cara a su trato con la prensa: “no quiero tener que dar más explicaciones, así que supongo que lo que tendré que hacer es medir más las palabras y convertirme en la chica políticamente correcta que parece que queréis que sea. Nada de diversión ni ironías en las entrevistas”. Hace unos meses, John Carlin publicaba en El País un interesante artículo sobre el ‘fascismo lite’ de la nueva juventud acomodada, o lo que es lo mismo, la “censura a personas cuyas ideas no confluyen con las nuevas percepciones de lo que es o no aceptable” y que, según Carlin,  “se está extendiendo”. Carlin hablaba de cómo se ha instaurado una especie de terror entre “la policía religiosa de las redes sociales” y “el miedo a la crucifixión verbal que padecerá cualquiera que discrepe de la ortodoxia de la manada”. Pedroche, cuando alude a convertirse en la “chica políticamente correcta” para evitar polémicas, carga y se siente víctima de ese peligroso ‘fascismo lite’ reinante que nos rodea. El problema es que sus palabras, le guste o no, influyen (en parte) a esos dos millones de seguidores (y otros tantos telespectadores) que siguen todos sus pasos.

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: INTERESANTE

Mensaje  Lidia el Vie Abr 08, 2016 4:05 am

ADICAE acaba con las cláusulas suelo en España en una sentencia histórica

El Juzgado de lo Mercantil nº 11 de Madrid ha resuelto este jueves la macrodemanda de cláusulas suelo interpuesta por la asociación contra los bancos, declarando nulas todas las cláusulas suelo en España.
07-04-2016



El Juzgado de lo Mercantil nº 11 de Madrid ha resuelto este jueves la macrodemanda de cláusulas suelo interpuesta por la asociación de consumidores ADICAE contra los bancos con motivo de las cláusulas suelo impuestas en sus hipotecas, la mayor acción judicial interpuesta contra la banca en la historia de España.

Los ‘suelos’ hipotecarios han sido declarados nulos para todos los consumidores y todos los bancos en España, acabando así esta asociación de consumidores con el mayor fraude de la banca contra la ciudadanía. Las cláusulas suelo han sido una de las principales causas de cientos de miles de ejecuciones hipotecarias y desahucios en nuestro país.

ADICAE explicará el alcance de esta sentencia en múltiples asambleas que se celebrarán en los próximos días por toda España. Todos los afectados pueden contactar con las sedes de ADICAE más cercana a su domicilio para recibir la pertinente información.

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: INTERESANTE

Mensaje  Lidia el Vie Abr 08, 2016 4:11 am


Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: INTERESANTE

Mensaje  Lidia el Lun Abr 11, 2016 4:01 pm


Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Bien por Lidia Valentin, campeona de Europa y medalla de oro en halterofilia.

Mensaje  Lidia el Lun Abr 11, 2016 9:40 pm


Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

DÍA INTERNACIONAL DEL BESO

Mensaje  Lidia el Miér Abr 13, 2016 10:37 pm


Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: INTERESANTE

Mensaje  Lidia el Sáb Abr 23, 2016 7:24 am


Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: INTERESANTE

Mensaje  Lidia el Sáb Abr 23, 2016 7:50 am


Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: INTERESANTE

Mensaje  Lidia el Sáb Abr 23, 2016 8:04 am

Hembrismo y feminazis: No hay, en el planeta Tierra, ningún movimiento social y político anti-hombres. No hay feminismos que promuevan la discriminación y la violencia contra los hombres. No existen grupos de mujeres organizadas para alquilar y vender cuerpos de hombres, como si sucede con los grupos de traficantes de mujeres. No hay mujeres que se junten para violar hombres en las guerras, ni para mutilarlos genitalmente, ni para esclavizarlos, como si sucede con los hombres que secuestran a las niñas y a las mujeres en las guerras. El hembrismo es un termino que se han inventado los machistas para deslegitimar la lucha feminista. Equiparan el machismo al feminismo para que parezcamos tan violentas como ellos. Asi es como la gente más ignorante corre a aclarar siempre: "Yo ni machista ni feminista". Gente que no lee, gente que no sabe que el feminismo es la lucha por la igualdad y los derechos humanos de las mujeres porque en las escuelas se ha invisibilizado a todas las estudiosas y las activistas. Nos hablan de ecologismo y el pacifismo, pero evitan contarnos sobre los feminismos para que todo siga igual. La lucha contra los prejuicios es ardua, pero no debemos dejar de insistirle a la gente: hay que leer, hay que leer mucho para combatir la ignorancia y el machismo.
CORAL H.

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: INTERESANTE

Mensaje  Lidia el Sáb Abr 30, 2016 11:31 pm


Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: INTERESANTE

Mensaje  Lidia el Vie Mayo 06, 2016 5:51 pm



Dibujo dedicado a Tess Asplund, la activista negra que plantó cara a 300 neonazis en Suecia.
Bravo, valiente...

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: INTERESANTE

Mensaje  Lidia el Dom Mayo 08, 2016 2:43 pm


De mariquitas, gangosos y cojos...

Víctor M. Casco (Ex diputado de IU. Opositor)

De mariquitas, gangosos y cojos...
Ya no se pueden hacer chistes sobre mariquitas, se lamentan nuestros dos machos patrios por antonomasia: Arévalo y Bertín Osborne. De Mariquitas, gangosos y cojos. Porque los chistes rijosos de estos dos humoristas low cost siempre se han hecho a costa de quienes sufrían algún tipo de discriminación por su condición sexual, su género o su físico.

También se pueden hacer chistes de policías, banqueros, los reyes de España o el Presidente del Banco Bilbao Vizcaya pero el macho patrio se acojona literalmente si el asunto que se tercia es reírse del poder. Mejor de los oprimidos.

Los maricas sabemos como reírnos, incluso somos capaces de reapropiarnos de la chanza en nuestro favor: me viene a la cabeza la imagen de Miguel de Molina increpado en un teatro del Madrid franquista mientras cantaba “ojos verdes” por el grupo usual de machos falangistas al grito de “mariquita, mariquita”, y entonces llega la pose del cupletista republicano mandando parar la orquesta y acercándose al público, desafiante con los brazos en jarra, decir: “mariquita no. ¡Maricón! Que suena a bóveda”.

Bienvenido sea el humor, el corrosivo, el que mueve a la rebeldía, el que inquieta al poder, el que perturba al poderoso. El humor de los bufones y titiriteros, de la Conmedia dell’Arte con Arlequín y Columbina, Polichinela y Truffaldino. El humor subversivo. El que congela la facciones del poderoso y permite al subyugado perder el miedo.

Reírse del poder es un ejercicio peligroso para el cual se requiere valentía y dignidad, por eso solo está al alcance de los de abajo. Arévalo puede reírse a costa de una imagen estereotipada del gangoso, del cojo o del marica porque sabe que eso le asegurará algún espacio en la TVE del régimen pero nunca pisará la Audiencia Nacional encausado por supuesto enaltecimiento del terrorismo por cuestionar el uso político de ETA para desacreditar ideas políticas o la sala de un juzgado por reflexionar en twitter sobre los limites del humor.

Hagan chistes de maricas, amigos. Todos los que se requieran. Para reírse conmigo, no de mí. Ese es el arte. Lo otro es lo fácil y lo insustancial. Lo de siempre. Porque el humor de Arévalo y Bertín consiste en humillar a quienes no pertenecemos a su mundo ideal de hombre heterosexual, blanco y votante del PP. Hacer mofa y escarnio de gordos, bolleras, tartamudos,homosexual, feos, pobres...

Hay un humor que sirve para liberar. La sátira – escribía el genial Darío Fo – es el arma más eficaz contra el poder: el poder no soporta el humor, ni siquiera los gobernantes que se llaman democráticos, porque la risa libera al hombre de sus miedos.

Claro que quienes buscan que perdamos el miedo no van a contar con un suculento programa bien pagado en RTVE de la mano de Mariano Rajoy y sus ministros. Bertín y Arévalo saben bien de quién reírse para poder seguir disfrutando del pesebre.

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: INTERESANTE

Mensaje  Lidia el Lun Mayo 09, 2016 9:41 pm

Marta Linares

Hoy vengo a hablar del bachillerato. Sin diferencia de modalidad alguna, tanto científico, como humanístico y social o el de artes.
El bachillerato consume, agota. Durante estos dos años he visto llorar a todos mis compañeros más que en toda mi vida. Incluso yo, he llorado. De impotencia. Sólo hay ganas de dejarlo. Porque quien diga que no se ha planteado dejarlo en el camino, miente. Es levantarse cansada, llegar cansada y estudiar cansada. Ir a dar lo máximo, y acabar sacando lo mínimo. Y sentirte incapaz. Incapaz de sacar adelante el curso, de sacarte adelante a tí. Y ya no es cuestión de ser inteligente o de estudiar mucho. Llega un momento que eso ya, da igual. Demasiada presión por la nota que deberías sacar o a la que aspiras para entrar a la carrera de tus sueños en la universidad que deseas. Y hace tiempo que ya no soy yo, en estado puro. Tengo la sensación y, como yo, mucha gente, que odio estudiar. Muchas veces me supera, y lo odio. Porque siento que hace mucho que ya no voy al instituto a aprender. O al menos con ese propósito. Voy, y vamos, a esperar que pase el tiempo y se acabe. Aunque suene triste. Porque si pudiera mirar atrás, me gritaría a mi misma un "no lo hagas". Porque para mí, lo que fue la primera opción, ahora ojalá hubiera sido la última. Bachillerato.
Por no hablar del TDR, que mata y hunde, por mucho que los profesores lo vendan como otro trabajo cualquiera. O la genial idea de concentrar exámenes de todas las asignaturas en 4 días.
Ya no es que hable del bachillerato como una tortura, sé que se pasa y se consigue, que el "después" acaba llegando. Pero el "durante", al menos a mí, psicológicamente, me colapsa. Me deja sin fuerzas. Hay ansiedad, insomnio, nerviosismo, cansancio. Son cosas que veo a mi alrededor a diario. Y las horas encerrada en casa, y que te falte tiempo, y no poder concentrarte, y repetirte una misma frase cuarenta veces y que no se te quede, y agotarte, y aún así no poder parar porque te sabes un tema y entran tres.
Hace poco un profesor que nos abrió la puerta a primera hora nos dijo algo así como "parecéis ovejas yendo al matadero". Cabizbajas, con ojeras hasta las rodillas y a paso muy lento. Esa frase me quedó marcada porque es realmente lo que parecemos y, en realidad, como nos sentimos.
Porque lo de creer en el potencial de uno mismo ya es secundario, hay que aprobar. Cómo sea. Empollar y empollar, y hacerse chuletas, si hace falta. Y no desistir, aunque ya no puedas más y no existan razones para seguir en pie. Para ir y abrir el libro, la libreta, tomar apuntes y llegar a casa y tener que estudiar todo lo que hay que estudiar, aunque probablemente muchas cosas no te vayan a servir para nada en tu vida. Porque es el único medio para llegar a tu meta, aunque no consuele.
Llamádme exagerada, pero yo he visto sufrir a mucha gente. Yo misma he sufrido, y me he angustiado mil veces.
Y esto no es una queja, ni tan sólo una advertencia para todos los que quieren hacer bachillerato. Es una realidad. Una reflexión, un punto de vista. Llámalo X.
A todo esto, llámalo bachillerato.

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: INTERESANTE

Mensaje  Lidia el Miér Mayo 11, 2016 10:33 pm

Mi vida como obrera de Inditex
Trabajamos ocho horas a un ritmo agobiante, sin hablar ni levantar la cabeza para llegar a la producción que nos exigen.
Nadia Celaya
Lunes 9 de mayo de 2016


A la voz de ¡ya! comienza el cambio de turno. En mi caso ocurre a las 21:55 hs. Nos vamos acercando hasta el puesto de la encargada mientras esquivamos las rápidas sonrisas cansadas de quienes reemplazamos. Nuestra respuesta son las ojeras resignadas a las que les quedan 8 horas de trabajo por delante.

Es el turno de noche de un centro logístico auxiliar de Inditex. Trabajamos por campañas con un contrato de fin de obra que nunca sabes cuándo va a acabar.
Nos dividen por mesas, 7 u 8 mujeres en cada una dirigida por una encargada de mesa. Porque en esta empresa existe la encargada a la que nunca se le ve, las encargadas de los turnos, las segundas encargadas, las encargadas de mesa, luego están las trabajadoras fijas, las que llevan varias campañas, las nuevas y finalmente y frecuentemente las chicas de ETT´s. Dependiendo en qué grupo de estos te encuentres serás tratada de una manera u otra. Ni qué decir tiene quien recibe el peor trato.

Llegamos a las mesas. Normalmente hay dos tareas: sacar prenda y emperchar. Sacar prenda consiste básicamente en volcar grandes cajas llenas de ropa en la mesa y sacarlas de la bolsa. Es el trabajo más aburrido y duro físicamente pero te libra de la presión agobiante de tener que cumplir los objetivos. Enfrente están las que emperchan toda la prenda que se ha sacado, están clavadas en el mismo sitio de pie articulando una y otra vez el mismo juego de muñecas. A ser posible más de 300 veces a la hora.

Esa prenda pasa por un túnel de planchado y llega a la embolsadora, donde trabajan los chicos. El trabajo está dividido por sexos; ellos son mozos de almacén, cargan y descargan camiones, mueven cajas y prendas y embolsan las perchas con una máquina. Nosotras somos operarias textiles, emperchamos, etiquetamos y planchamos. Esta barrera es casi infranqueable.

La velocidad comienza a recorrernos a todas. Hay que sacar deprisa para pasar la ropa a las que emperchan, no pueden quedarse sin prenda, pues "pierden tiempo" y podrían no llegar a la producción. Cada minuto cuenta. ¡Más rápido! dice una voz que se repite no sólo en tu cabeza.

Ante la atenta mirada de todo tipo de encargadas y cámaras de vigilancia, empieza la competición. Cuanto más rápida seas más posibilidades tienes de quedarte hasta el final de la campaña y que te llamen para la siguiente.

A las 2:00 de la mañana hacemos el descanso de 15 minutos. Cogemos nuestro kit de mano: agua, algo para engañar al hambre, crema de manos, crema antiinflamatoria e ibuprofeno. Si tu dolor se va por otros derroteros, alguien tendrá todo lo que le falta al botiquín de la empresa. Es increíble como en esos pocos minutos nos da tiempo a almorzar, fumar dos cigarrillos, beber e incluso hablar. Por eso no es necesario que nos aumenten el tiempo de descanso.

Volvemos a entrar y entonces te acuerdas de ese curso que te impartieron de riesgos laborales. Es muy importante que se roten los puestos, cada una vuelve a su sitio. Las cajas se cogen entre dos, se pierde demasiado tiempo. Una cómoda y buena postura para trabajar adecuada a tu altura, solo existen palets del mismo tamaño para elevarte un poco sobre la mesa. ¿Ese curso no debería ser impartido a la empresa? ¿No tendrían ellos la obligación de cumplir esas normas?

Creo que a nuestro gran jefe superior, Amancio Ortega, le trae sin cuidado cuánto de cargada esté nuestra espalda, cuántos arañazos y heridas tengamos por los brazos, cuánto de hinchadas estén nuestras manos, cuantos moratones y quemazos sobresalgan de nuestros cuerpos, cuanta fibra, polvo y vapores respiren nuestros pulmones a cada segundo. Al igual que le trae sin cuidado cada una de las miserables vidas de las mujeres de la India o China que confeccionan a destajo cada una de las prendas que emperchamos.

Dicen que gracias a estos centros logísticos es con lo que ha conseguido crear su imperio. Alabado por conseguir que tan solo discurran 20 días desde que se diseña una prenda hasta que llega a las tiendas de cualquier parte del mundo. Se olvidan de que quien consigue eso, somos todas las manos por las que pasa la ropa, trabajando largas horas a un ritmo frenético por menos de 4 euros a la hora. ¿Cómo realmente ha amasado su fortuna Amancio Ortega?

La jornada continúa y empiezas a ser consciente de cada minuto que pasa, no hay lugar para el cansancio aunque a cada rato te pesa más el cuerpo y la mente. Y a pesar de que tus ojos ya están rojos, vuelven a repetirte que no puedes bajar la producción.

Por fin son las 5:55 ¡ya! y salimos corriendo con nuestras sonrisas cansadas pasando el relevo a las ojeras resignadas. Unas pocas nos iremos a dormir, otras empezaran su otra jornada de trabajo, la que ocupa el cuidado de los hijos, la cocina, la lavadora y la limpieza de la casa.

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: INTERESANTE

Mensaje  Lidia el Mar Jun 14, 2016 4:02 pm

Una carta de las hermanas del Sagrado Corazón en Venezuela -aunque parece escrita por Delcy Rodríguez- generó enorme polémica en las redes sociales luego que salieran en defensa del gobierno de Nicolás Maduro e incluso avalaran la teoría de la supuesta “guerra económica” por la que según “desaparecen los alimentos y productos básicos”.


A continuación la carta:



En los últimos días, varias compañeras y compañeros latinoamericanos nos han llamado para enterarse de nuestra situación, preocupados por las informaciones que les llegan sobre la falta de alimentos en el país. Agradecemos las llamadas de nuestra coordinación general en Roma por su cercanía y solidaridad.

Las noticias deben ser muy alarmantes. Por esa razón hacemos un relato general que diga desde nosotras, desde nuestros colectivos de trabajo, de militancia, reflexiones y amores, cuál es nuestra situación.

Confirmamos la falta de algunos insumos regulares que se convierten cotidianamente en la base de nuestra alimentación. Es decir: escasea el arroz, se complica conseguir un litro de aceite, la pasta aparece con mayor regularidad. Falta harina de maíz en las tiendas, pero no ha disminuido la venta de arepas y empanadas en las calles. Falta en las tiendas la harina de trigo, y por tanto el pan, pero ninguna panadería de nuestros barrios ha cerrado ni ha dejado de vender pan dulce, tortas y galletitas a muy altos precios. El pan que falta es el pan salado que está regulado a 50 bolívares (4,51€) y cuando se consigue está en 150, 200 o 350 bolívares. ¿Y la regulación de precios? ¡Es que no hay harina de trigo!

Sin embargo, no faltan vegetales en todo su esplendor y variedad, ni falta ningún tipo de proteínas en sus distintas versiones de aves, carnes, y pescados a un precio diez veces mayor a lo que se podía comprar hace un año. Lo mismo pasa con el fresco queso, el jamón y demás variedades de embutidos que no han faltado nunca, aunque, claro, a muy altos costos…. ¿Y la regulación de precios? Fallo gubernamental o imposibilidad de sancionar porque quien hizo la ley, hizo la trampa.

Están desaparecidas las medicinas esenciales para mantener cualquier tratamiento regular de presión, circulación o cancerígeno. Es mucho lo que se tiene que preguntar, negociar o buscar para lograr cualquier medicina esencial. Los insumos de limpieza casera o aseo personal se han encarecido el mil por ciento en comparación al año pasado.

¿Y el adorable café? Impagable si se consigue. 250 gramos contrabandeado en 800 bolívares, casi dos dólares a precio oficial, o menos de un dólar en el mercado paralelo. ¿Cuánto cuestan 250 gramos de café en cualquier parte del mundo?

La leche en polvo está desaparecida y la leche líquida aparece al costo de 500 bolívares, cuando hace un año no pasaba de 25. Un dólar a precio oficial costaba hace un año 10 bolívares, hoy 420. Y la venta paralela que eleva nuestros niveles de costo de cualquier producto es de 1.000 bolívares.

Para intuir la complejidad de lo que pasa en este gran país nuestro, hay que saber esos mínimos datos de mercado. El sistema financiero ha buscado todas las formas de saltarse el control cambiario de divisas que hemos tenido por 15 años, y el control de precios de alimentos básicos.

La industria encontró las grietas de estos controles por los cuales hemos podido todos los venezolanos tener acceso a alimentación regulada, y por supuesto, estabilidad emocional de mantener una familia e invertir ingresos en recreación, arte o vacaciones. Hoy es un descontrol de precios, de no producción, y acaparamiento de lo poco producido, para “sacarlo” cuando al dueño de tienda le dé la gana.

Pobre Venezuela, ¿verdad? ¿Cómo es posible que pase esto en este país tan rico? ¿Qué hace el gobierno? “Ese Maduro es un inútil”, dicen unos cuantos pobladores y gobernantes de otros países, que reclaman el respeto que no dan. Hasta Google nos dedicó una icónica foto, tomada en Nueva York en 2011, de una tienda con anaqueles vacíos que supuestamente explicaba por sí sola el desabastecimiento en Venezuela en el 2013, antes de que llegara esta crisis. Pobre, ¿engañaron a Google? ¿O Google engañó al mundo entero? La manipulación mediática existe. Nadie se disculpa con este país por promover medias verdades y la vida sigue como si nada…

Recordemos que hace 20 años todo eso que hoy falta estaba fácilmente en los anaqueles, pero la mayoría de las y los venezolanos no lo podíamos comprar porque no teníamos el dinero ni la seguridad laboral que hoy tenemos con futuro incierto.

La escasez en este maravilloso país no es producida por este gobierno, ni por ningún gobierno de antes ni de los que vendrán después. Es producida por una industria capitalista, burguesa, manipuladora en sus precios y ganancias, empecinada en tumbar este gobierno legítimamente elegido con los métodos electorales reconocidos en el mundo entero. Hay gente gobernando en algunos países del mundo que no ha sido elegida por sus pueblos. No es nuestro caso. Y aunque no gusten a algunos, los resultados de las elecciones son legítimos. Si no nos gustan los resultados cambiemos el mecanismo, las formas organizativas de elección, cambiemos el sistema. Pero no injuriemos al elegido.

Se cuestiona la gestión de Maduro, pero no se cuestiona la manipulación de la industria, el acaparamiento de alimentos en grandes almacenes de esa misma industria, la disminución en la producción para hastiar al grueso pueblo que ha sostenido la dignidad de este gobierno.

No se cuestiona la dictadura financiera que nos somete a las y los venezolanos a estar en las amenazas del hambre todos los días, en las incertidumbres de las medicinas todas las semanas, en el desasosiego de que llegue el día en que las seguridades salariales que nos dejó el presidente Chávez ya no sean suficientes este mes para enfrentar al monstruo empresarial. Porque es una dictadura financiera la que vivimos, es un golpe industrial que sostenidamente no produce suficiente porque no quiere, porque su deseo es ver derrotados a las y los chavistas que osamos creernos personas con futuro, porque les duele que el gobierno haya producido educación, autoestima, sentido patrio, sistemas de salud gratuitos, derechos laborales, salariales y sociales.

Este gobierno produjo la mayor cantidad de dignidad y sentido de vida para las mayorías pobres de este país, y eso no se olvida fácilmente. ¿Será por eso que hay más colas para comprar barato donde se puede que protestas?

Las empresas y las tiendas han preferido jugar con nosotras y nosotros. Producen la mitad para ponernos a pelear en la búsqueda del insumo que algún otro se quedará sin él. En una cola de 300 personas venden obligadamente paquetes de pasta dental de seis unidades, y cuando faltan 50 personas en la cola, dicen que se acabó el dentífrico.

Si se hubiera vendido un tubo de pasta por persona, más de las 300 hubieran tenido. Pero no, es obligatorio comprar el paquete de 6… ¡se nos instiga a la pelea! Buscan matar los sentimientos de solidaridad, esperanza en el porvenir, y construcción colectiva que estaban en flor en esta Matria-patria nuestra.

Esa industria prefiere perder dinero con tal de ganar otra vez el gobierno, y con ello sus privilegios de estar en primera plana de periódico, volver a los teatros sin mezclarse con los pobres, ir a restaurantes exclusivos sin tener cerca de su mesa a cualquier obrero o empleaducho, cuyo sueldo les da para pagar, por lo menos una vez al mes, el mismo restaurante que ese dueño de empresa paga todos los días.

Lo poco que producen las empresas gubernamentales es lo que se vende a bajo costo, con precios regulados desde hace cinco años. La mayoría hoy hace grandes colas para acceder a ellos en justicia y empecinada defensa de esos bajos precios, como una forma de sostener este gobierno; al mismo tiempo también compramos a muy alto costo las carnes, los productos de limpieza, y las verduras que mágicamente suben cada día.

Se cambian nuestras rutinas alimenticias, se come yuca en vez de arroz, aromáticas por café, y nos tomamos con curiosidad recetas alternativas para hacer arepas de plátano y hasta estamos sembrando en nuestros patios. Luces y sombras de resistir en diversas visiones y opciones de mundo, la complejidad de la vida misma, aquí o allá donde usted está leyendo.

Este noble pueblo aún no se ha puesto en la calle a manifestar por la falta de comida. ¿Por qué será? Tampoco la oposición lo hace. Protestan por sus presos políticos que en verdad son políticos presos, se concentran unos pocos por la búsqueda de amnistía, o la salida de Maduro. Pero no generan una gran concentración, una marcha contundente para protestar por la falta de alimentos e insumos médicos. Todavía a la oposición no se le ocurre aglutinar el sentimiento de cansancio de ambas tendencias político partidistas. Debe ser que todavía no es negocio…

Hay quienes no hemos dejado de comer en casa con la rutina de siempre. Hay quienes ya resienten la falta de alimentos, el dolor de la muerte ante la falta de un medicamento, el dinero disminuido a fin de mes. ¿Cómo valorar las mayorías y las minorías en las resistencias de modelos políticos, unos enquistados usando su poderío histórico; otros en alternativas y sin mayor experiencia de gobernar siendo señalados para descartarlos del imaginario mundial?

No pudieron tumbar al presidente Chávez las dos veces que pararon la industria en el 2002 y el 2003 porque el momento histórico de relaciones políticas y gobiernos alternativos en América Latina era otro. Se vivía el mejor tiempo de solidaridad e integración. Doce años de estrechas relaciones de intercambio comercial, de unión de fuerzas para evidenciar que otras formas de negociación e intercambio comercial eran posibles, más allá de los ámbitos mercantilistas y pagos de intereses. Esas relaciones nos salvaron de un golpe de Estado en aquel momento. Pero ya las condiciones relacionales gubernamentales en América Latina son otras y el golpe de Estado puede venir.

El Gobierno norteamericano vaticina que Maduro no llega a diciembre. Ese gobierno norteamericano que nos considera una amenaza, como si nuestro gobierno les hubiera hecho daño, o hubiera invadido otros países como lo hacen ellos.

En estos 17 años de esplendor latinoamericano, las eternas élites que gobernaron nuestras tierras para enriquecerse y dejar a los pobres en su lugar de pobres tuvieron el tiempo suficiente para estudiar cada país, reorganizar sus fuerzas y arremeter hoy contra nosotros sin medida ni compasión. No nos perdonan que hayamos intentado querer tener nuestras propias formas de gobierno, de decir y hacer, desde América Latina, no desde la banca mundial ni desde la concepción europea colonialista. Las dignas dinastías de familias educadas en colegios y universidades católicas para gobernar (no se dice para oprimir) han pasado mucho tiempo sin hacerlo. Es esa la casta política que hoy destituye a Dilma Rousseff acusada de una corrupción no comprobada, pero es su palabra de mujer dirigente de un partido de trabajadores contra la palabra poderosa de empresarios con inmunidad parlamentaria.

No son los hechos los que más hablan de nuestros gobiernos de izquierda: la seguridad social, la estabilidad laboral, la educación en nuestros pueblos, sino los orígenes de clase, etnia y género de presidentes como Dilma, Evo, Chávez, o Maduro. Esos orígenes no son confiables para las familias de bien y clásica democracia mundial heredada de conquistadores. Esa casta, ese grupo acostumbrado al poder gubernamental no le ha podido ganar elecciones al Partido de los Trabajadores de Brasil ni al Partido Socialista de Venezuela.

Sólo el legítimo agotamiento en una parte del chavismo ante esta situación nuestra le dio un Parlamento opositor a Venezuela. Esos grupos de poder, esas empresas, esos intereses financieros han aprovechado la crisis mundial de la economía, los errores de las dirigencias gubernamentales de la izquierda, el hastío que produce la manipulación de información en las poblaciones, y destruyen gobiernos legítimos. Luego de los acontecimientos en Brasil, es más cierta la probabilidad de golpe de Estado en Venezuela o destitución de Maduro por cualquier vía, hasta por el democrático mecanismo del referéndum, habiendo agotado a este pueblo con la falta de alimentos.

Antes de morir el presidente Chávez teníamos la mayor sensación de felicidad colectiva de nuestra historia. Nuestra tasa de desempleo, que en 1999 superaba el 12%, hoy se ubica en el 6,7%; nuestros niñas y niños van diariamente a las escuelas con morrales y útiles escolares dados por el Ministerio del poder popular para la educación; la pobreza extrema se redujo del 23,4% de la población a alrededor del 8%; casi dos millones de personas fueron alfabetizadas; la tasa de escolarización aumentó del 43% al 77% en la educación inicial, del 48% al 76% en la educación media, y se aumentó el número de universitarios del medio millón en el 99, a los más de dos millones y medio que tenemos hoy. El 83% de las personas de tercera edad, más de tres millones, han sido incluidas en el sistema de pensiones del Estado. Entre las nuevas pensionistas nos encontramos las religiosas del Sagrado Corazón de Venezuela, que hoy vivimos de nuestros sueldos remunerados, de la seguridad social y pensiones.

Más que la falta de algunos alimentos e insumos médicos y medicinas, nos preocupa la posibilidad muy cierta de que el triunfo en Venezuela de la industria capitalista, por cualquier medio, implique perder la mayor suma de seguridad social, salarial y educativa que jamás tuvimos. Nos vemos en el porvenir ante el espejo de los despidos masivos del nuevo Gobierno argentino, y en la eliminación del Ministerio de la Cultura del nuevo Gobierno de Brasil que debería ser provisional y ya gobierna como totalitario.

Ante las preocupaciones de las y los compañeros del mundo entero, les decimos que cada día es día de resistencia, preocupación y ocupación para sostener el tejido relacional solidario ante tanta exacerbación del individualismo, ante tanta especulación con el presente y tanto nerviosismo con el futuro. Cada día se necesita renovar esperanzas que resguarden la memoria de lo conquistado en justicia y dignidad, para evitar la tentación de volver la vista atrás y convertirnos en estatuas de sal. Necesitamos recuperar la confianza en la propia humanidad y en otras formas de poder construido colectivamente y a nuestro ritmo. Urge seguir reinventando la política y sus distintas formas de políticas públicas a favor de olvidados de la historia y vencidos de hoy por las industrias bélicas e informativas, que no perdedores en la búsqueda de otro mundo más justo y sororal.

Agradecemos la solidaridad y la disposición para oír distintas voces de nuestra realidad.

Hermanas del Sagrado Corazón en Venezuela. Caracas, 17 de mayo del 2016.

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: INTERESANTE

Mensaje  Lidia el Dom Jun 26, 2016 6:40 pm

El polvo para quien lo trabaja
No hay que confundir la libertad sexual con el hecho de que un hombre recurra a una prostituta

ELVIRA LINDO
25 JUN 2016 -
Escribo la palabra “puta” con extrañeza, no suelo incluirla en mi vocabulario. Esas dos sílabas me siguen sobrecogiendo: o bien me suena al más agresivo insulto del extenso catálogo español; o bien observo que se recurre al término como una manera guay de normalizar el oficio. No sé cuál será el porcentaje de prostitutas vocacionales, pero me temo que no muy alto. Resultaría revelador saber cuántas pueden denominarse trabajadoras sexuales y cuántas son esclavas sin más. Estos días pasados, estas mujeres, cuya presencia suele reducirse a los sórdidos reportajes sobre trata de blancas, se colaron en casi todas las secciones del periodismo, de deportes al corazón, incluso irrumpieron de manera insólita en la campaña electoral. Hubo quienes expresaron su incomodidad por que representara a España un futbolista que hubiera requerido servicios sexuales a través de un sórdido conseguidor; hubo quienes apelaron a la presunción de inocencia, pero también los hubo que escudándose en esa palabra que sirve de rayo paralizador, hipocresía, estimaron que como comenzáramos a señalar a los hombres con el puntero de la moralina terminaríamos como los americanos, afeándole la conducta a un presidente por dejarse querer por una becaria en el trabajo.

Me resulta imposible eludir un asunto que me atañe como miembro del sexo que tan habitualmente se ofrece como mercancía. De igual forma que resulta imposible discutir si Lorca o Goya estaban en contra o a favor de los toros teniendo en cuenta que cada persona es hija de su tiempo, sería injusto juzgar a un Machado por sus conocidas visitas a los prostíbulos, puesto que entonces no había nada socialmente reprobable en ese desahogo y es posible, además, que el reclamo no sólo fuera el sexo sino una manera diferente de relacionarse con las mujeres. Pero nosotros habitamos en un presente en el que la mujer participa de la conquista: en ocasiones, la lidera y, desde luego, ya no se espera que en el sexo tenga un papel pasivo. Es ahora, ahora mismo, cuando las mujeres deberíamos preguntarnos no ya cuál es nuestra opinión sobre la prostitución sino sobre algo que considero más incisivo y revelador: ¿qué pensaríamos si el hombre al que amamos o el amigo en quien confiamos nos confesaran que alguna vez van de putas? Puede una imaginar cómo reaccionaría ante una traición amorosa o una infidelidad: con enfado, rencor, pena, rabia, consecuencias naturales de un engaño. Pero, ¿cómo respondería una mujer de hoy si llegara a enterarse de que el hombre al que considera un tipo respetuoso con las mujeres paga por que le hagan un servicio?

Me debo mover en un círculo de hombres estupendos porque no me imagino a ninguno de ellos, con los que comparto vida y amistad, pagando por un polvo, algo que debe ser la culminación de una conquista mutua. El polvo para quien lo trabaja. Estoy de acuerdo en que, por fortuna, la tendencia pazguata a que las infidelidades arruinen una carrera no ha llegado a nuestro país, pero no hay que confundir libertad sexual con el hecho de que un hombre, más aún un hombre con poder, recurra a los servicios de una prostituta. Si es un amigo, le retiraría la confianza; si es la pareja, el amor; si es un político, el voto. Hemos leído conversaciones de politicuchos, intervenidas por la Guardia Civil, en las que se requería el servicio de chicas jóvenes, con estudios y que follaran de maravilla. Aunque resultaran libres de cualquier castigo judicial, la sola idea de imaginar a un consejero en esas juergas da mucho asco. Lejos de mí la intención de juzgar a una prostituta que ejerza su oficio voluntariamente, pero soy libre de pensar lo que el cliente me parece. Un putero, se decía antes.

Lo extraordinario es que cuando el mundo del sexo sórdido roza el prestigio de un jugador supuestamente irremplazable se apela, para defenderlo, a las dos palabrejas mágicas, puritanismo e hipocresía, a fin de desacreditar a quien ponga en duda las aficiones de esta colección de jóvenes malcriados a quienes todo se les concede mientras hagan vibrar a la afición. Cuando aseguran que nada sabían de Hacienda porque las cuentas las llevaba su papá, sonreímos, igual que toleramos que se desfoguen con putas porque son jóvenes, burrotes, y sometidos a una gran presión. Angelicos. Derrochamos con nuestros muchachos una comprensión ilimitada. Al fin y al cabo, si de algo puede presumir España es de sus glorias futboleras. Pero hagamos una prueba, cambiemos el nombre de cualquiera de ellos, el de Messi, el de De Gea, por el de cualquier escritor, actor o incluso político ahora mismo en campaña, a ver cómo nos sonarían estas aventurillas. Raro sería que tantos columnistas e incluso ministros sacaran la cara por ellos. ¿La sacarías tú por tu pareja si te enteras que aprovecha los viajes de trabajo para irse de putas?

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: INTERESANTE

Mensaje  Lidia el Dom Jun 26, 2016 6:42 pm

Cuando usted tiene la oportunidad de Robar 0,30€ (Treinta céntimos) sacando fotocopias personales en la fotocopiadora del trabajo, usted no pierde la oportunidad.

Cuando usted tiene oportunidad de Robar 1€ llevando para casa el lápiz del trabajo o del compañero, usted no pierde la oportunidad.

Cuando usted tiene la oportunidad de Robar 5€ a la cajera que le dio de más en la vuelta, usted no pierde la oportunidad.

Cuando usted tiene la oportunidad de Robar 15€ de un artista comprando un DVD pirata, usted no pierde la oportunidad.

Cuando usted tiene la oportunidad de Robar 100€ de Microsoft al descargar un windows crackeado en un sitio ilegal, usted no pierde la oportunidad.

Cuando usted tiene la oportunidad de Robar 1000€ escondiendo un defecto de su coche al venderlo, engañando al comprador, usted no pierde la oportunidad.

Y usted no pierde ninguna oportunidad, devuelve la cartera pero se queda el dinero, evade impuestos, paga sin factura, etc, etc, etc...

Bueno, si usted trabajara en el gobierno, y cae en sus manos la oportunidad de robar 1.000.000€ es seguro que, como usted no pierde oportunidad, iría a aprovechar más esta oportunidad. Todo recae en una cosa de acceso y oportunidad.

Nuestro problema no son solo los políticos en el poder porque ellos son solo el reflejo de nuestra sociedad de mas de 40 millones de oportunistas educados en la permisividad e incluso justificación del pillaje. Los políticos de hoy, fueron los oportunistas de ayer.

Va a ser dificil cambiar esto pero empieza por cada uno de nosotros. Por no hacerlo y por recriminar a quien nos cuente lo que hace.

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: INTERESANTE

Mensaje  Lidia el Vie Jul 01, 2016 4:42 pm


Tras las declaraciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, por el supuesto veto al Partido Popular en la marcha del Orgullo gay de Madrid el próximo 2 de julio, la diputada y activista transexual Carla Antonelli no ha dudado en contestarle a través de este comunicado:

“Un año más nos encontramos de frente con el falso victimismo del Partido Popular ante la Manifestación Estatal del Orgullo LGTBI y su pretensión de ir en la Pancarta de cabecera, cuando a la hora de votar leyes a favor del colectivo LGTBI o las votan en contra o se abstienen para no perder votos en el caladero de la derecha más radical. Quieren estar con Dios a la par que viajar con Dante a los infiernos.
El problema es que la pancarta no es gratis, solo la portan personas, entidades o partidos políticos comprometidos con la igualdad y los derechos del colectivo de lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales. Aunque hasta el momento el Partido Popular lo más lejos que han ido es adornar sus sedes con la bandera arcoíris y leyes vacías de contenido, como la que pretendían para el colectivo transexual de la Comunidad de Madrid, donde afortunadamente y fruto de la mayoría parlamentaria de la oposición salió adelante la registrada por el PSOE, Podemos y Ciudadanos, con la abstención final del partido que lidera Cristina Cifuentes. Algo que no es de extrañar ya que la propia Cristina en junio del año 2009 votó en contra otra de similares características presentada por el Partido Socialista.
Contemplamos pues como el Grupo Parlamentario Popular, el que ahora quiere ser invitado a portar la pancarta de cabecera del Orgullo LGTBI, se puso de perfil ante los derechos del colectivo de mujeres y hombres transexuales de la Comunidad de Madrid. Igualmente votó en contra de poner una placa conmemorativa a los represaliados LGTBI del franquismo en la antigua Dirección General de Seguridad, y que hoy es el Palacio de la Comunidad de Madrid que habita la Presidenta del Gobierno, en Sol.
Luego viene la parte más rocambolesca, el PP en una apresurada carrera de coches registró una Ley Contra la LGTBIfobia, que también llevaba en su programa electoral a título de florero como la anterior, para luego plasmarlo en textos que se convierten en meros brindis al Sol. Pues bien, a este proyecto de ley se le registraron 138 enmiendas aportadas por los colectivos LGTBI de la Comunidad de Madrid, 138 ni más ni menos, de las cuales el Partido Socialista se hizo cargo de 76.
La mayoría de estas enmiendas salieron adelante en la ponencia de la Ley y su dictamen fue aprobado en la Comisión de Políticas Sociales y Familia, surgiendo lo inaudito, el Partido Popular se abstiene de su propia Ley Contra la LGTBIfobia, ya que entre innumerables cuestiones se le atragantó que la aplicación de la Ley en cuanto a los protocolos y medidas en el ámbito educativo también se aplicaría a la enseñanza concertada, que no deja de ser publica ya que se paga con el dinero de los contribuyentes.
Desde entonces ha pasado más de un mes y el Grupo Parlamentario Popular, el mismo que quiere sostener esa pancarta, no ha llevado el dictamen para su aprobación final al Pleno de la Asamblea de Madrid, ya que parece que no quiere que salga adelante con las enmiendas de los grupos parlamentarios de la oposición y los colectivos LGTBI de la Comunidad de Madrid.
La pancarta del Orgullo son 39 años de historia en España, desde la primera manifestación en 1977 en Barcelona, donde termino con cargas policiales, personas detenidas y un hombre en prisión. Recordemos que aún estaba en vigor la Ley de Peligrosidad Social y su aplicación hacia las personas LGTBI, la cual no fue derogada hasta enero del año 1979, en lo que afectaba a las personas transexuales, lesbianas, gays y bisexuales, y posteriormente para su completa derogación en el año 1995. Madrid no realizó su primera Marcha del Orgullo autorizada hasta el año siguiente, 1978.
En suma, esta pancarta lleva escrita en su lona demasiadas historias de dolor y sufrimiento, vidas truncadas, sangre, persecuciones y soberanas palizas policiales. También cuenta como muchas personas LGTBI fueron a parar con sus huesos a las cárceles de Carabanchel, Tefía en Fuerteventura, Badajoz o el Penal de Cádiz entre otras. Donde no pocas se suicidaron, como la transexual de la séptima galería de Carabanchel que se roció con alcohol y falleció por las graves quemaduras sufridas.
Esa lona lleva escrito como de la nada y fruto del trabajo colectivo hemos llegado a la España del año 2016, donde se han comenzado a sentar las bases de la igualdad real y a mirarnos de frente con el resto del tejido social. Pero si a alguien no tenemos que darle las gracias en todo este proceso es al Partido Popular, el mismo que quiere portar la pancarta, que ha votado casi todo sistemáticamente en contra, como el Matrimonio Igualitario en el año 2005 y posterior recurso en el Tribunal Constitucional, o la Ley de Identidad de Género en el año 2007.
Nos encontramos, dicen, con una renovado PP con Cristina Cifuentes, pero a tenor de lo narrado anteriormente solo se ha cambiado de envoltorio, esta vez de forma banal con los colores del arcoíris sin ir más allá, por lo que mientras no se posicionen de una forma clara con los derechos de las personas LGTBI, votando a favor de las iniciativas para erradicar la discriminación del colectivo, no es justo ni de recibo que sus manos se posen sobre una tela que lleva escrita la tragedia y vulneración de los derechos humanos de miles de personas a lo largo de décadas en este país.
Por lo que Señora Presidenta de la Comunidad de Madrid y señorías del Partido Popular, esta pancarta no es gratis, exige compromiso demostrado, ya que de promesas y quimeras vamos bien servidos”.

Carla Antonelli / Activista transexual
Diputada del Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Madrid

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: INTERESANTE

Mensaje  Lidia el Dom Jul 10, 2016 5:52 pm

ANA GAITERO | LEÓN

Roja y negra es la bandera de la CNT. Rojo y negro es el mito de Durruti. Un hombre con una vida apasionada que murió prematuramente, con 40 años cumplidos, en un episodio lleno de misterio. No queda rastro de la casa en la que vio la luz, con un sonoro llanto vital, el líder anarquista aquel 14 de julio de 1896.

El rollo de Santa Ana desapareció bajo la piqueta en los años 80 y, entre los escombros, la humilde vivienda de Santiago Durruti y Anastasia Domínguez, el padre de origen vasco-francés y la madre de ascendencia catalana. Le bautizaron José por gusto y Buenaventura porque era el santo del día. Una costumbre de la madre.

Pepe, así le llaman en la familia, era el segundo de los ocho retoños del matrimonio: Santiago, Pepe, Rosa, Castorio Vicente, Pedro Catero, Benedicto, Pedro Marciano y Manuel. El padre era curtidor y participó junto a su hermano Ignacio en la huelga que este gremio protagonizó en 1903 en León para reivindicar la jornada de 10 horas.

El abuelo Lorenzo, que abrió una cantina en la calle Renueva tras llegar de Aiherre (Laburdi), Francia, en los años 60 del siglo XIX, prófugo de las tropas de Napoleón III, tuvo que cerrar el establecimiento por la solidaridad que mostró con los huelguistas. Y también se hizo curtidor. Tiempos difíciles y violentos. «La gente se piensa que la jornada de ocho horas, las pensiones y todo lo demás vino de bobilis-bobilis...», reflexiona José Buenaventura Durruti, un célebre ferroviario que dedica su jubilación a cuidar las máquinas y la historia de los caminos de hierro, y que es sobrino del mito revolucionario.

La huelga dejó a la familia tocada económicamente y los chicos pasaron de la escuela de la calle Misericordia a las aulas, más humildes, que regentaba el maestro Ricardo Fanjul en la calle El Cid. Muy cerca de allí, en el asilo de ancianos que estaba en la actual audiencia, dio Durruti su primer mitin. O por lo menos una soflama.

Pepe se sintió muy impresionado por las condiciones de vida de aquellos hombres que recogían colillas del suelo para fumar, tal y como relató su hermano Santiago a Julio Llamazares. Durruti se puso a trabajar en una una huerta de Santa Ana y vendió los melones con los que le pagaron (y alguno más que apartó con un amigo) para comprarles tabaco.

Les llevó las cajetillas y en presencia del maestro cuentan que proclamó: «Lo más triste de un hombre es trabajar toda la vida y llegar a viejo sin recursos y tener que ir a un asilo de mendicidad para vivir malamente. Yo, como soy chico, pido a mis maestros que me eduquen como mejor sepan para poder ser útil a los trabajadores» (Ceranda. 1979). La entrevista es recogida en el libro Los Durruti. Apuntes sobre una familia de vanguardia de José Antonio Martínez Reñones (Lobo Sapiens).

Una de las figuras clave del anarquismo en España y a nivel internacional y uno de los principales protagonistas de la revolución obrera y campesina en Cataluña y Aragón posterior al golpe militar del 18 de julio de 1936, el carismático miliciano que se lanzó con la columna Durruti al frente de Aragón y fue llamado para impedir la caída de Madrid, se vio un rebelde desde crío.

Iba a la catequesis con los franciscanos, pero no quiso comulgar y a un fraile le dio con su tirador. Dicen que era despierto y travieso y que cayó en gracia al obispo Gómez de Salazar. Cierto día, el obispo, que visitaba a los enfermos con un carro, se paró frente a un puesto de huevos donde estaban Buenaventura y su hermano Santiago con otros chavales. Andaban descalzos y el prelado les llevó a un comercio de la plaza Mayor para comprarles unos zapatatos. «Pero cuando estábamos en el comercio mi hermano le preguntó: «Oiga, señor obispo, ¿usted es comunista?», relató Santiago.

La curiosidad tenía su explicación. La mujer de Santiago Eguiagaray —apellido con el que están emparentados los Durruti y que también viene del País Vasco francés a León—uno de los patrones de los talleres de curtidos, había prometido a los chavales que les daría unas peras de las que se caían al suelo si llamaban comunista al obispo.

«¡Tacaña!», habría replicado Buenaventura. «Por lo menos, dénoslas del árbol». Gómez de Salazar quiso salir por la tangente y dijo que no sabía qué es ser comunista; pero Durruti insistió: «Mira, muchacho, si ayudar a los pobres es ser comunista entonces aquí tienes a un obispo comunista».

A los 14 años, empezó a trabajar en el taller de Melchor Martínez. Allí se inició en la mecánica y en el socialismo. Su hermana Rosa contaba que «venía con un real a casa y decía: «Madre, mire lo que la traigo; mientras ellos se enriquecen mire usted lo que la traigo», relata Wenceslao Álvarez Oblanca en la Historia del anarquismo leonés.

Ingresó en la Unión de Metalúrgicos de la UGT y en 1913 trabajó en las obras del lavadero de la compañía Anglo-Hispana de Matallana de Torío como operario de los talleres mecánicos de Antonio Mijé. Allí fue testigo de una huelga de mineros por el trato de uno de los ingenieros y mandó parar a los mecánicos para no perjudicar el paro obrero.

A los 20 años, en 1916, ingresó en el Depósito de Máquinas del ferrocarril e cuando su hermano Santiago fue llamado al servicio militar. Poco le duró aquel empleo fue despedido tras la huelga de 1917. Hubo 200 detenidos en toda la provincia y de los mil ferroviarios que se presentaron a trabajar tras terminar la huelga, sólo fueron admitidos 600.

A partir de este momento su vida es un peregrinaje, de país en país y de cárcel en cárcel. José Buenaventura Durruti se estrenó como presidiario en León. «Estuvo quince días en la cárcel vieja, de donde salió al interceder su padre ante Fernando Merino Villarino», el conde consorte de Sagasta y el más influyente de los caciques leoneses.

Marchó a Asturias y al poco tiempo a Francia para no hacer el servicio militar. Regresó en 1919 y se afilió a la CNT estando empleado como mecánico en La Felguera. Uno de sus contactos fue El Toto, Gregorio Martínez Garmón, de Santa María del Páramo, que le informó de los progresos del sindicato en la provincia con Laurentino Tejerina a la cabeza, mientras otro leonés, Ángel Pestaña, impulsaba su expansión en Barcelona.

«Un obrero de cada dos estaba afiliado a la Confederación», señala Abel Paz, autor de Durruti en la revolución española. Quizá por eso no es tan extraño que ahora aparezca el carné cenetista de Paco Martínez Soria, el actor y empresario que prosperó durante la época franquista.

Durruti vuelve a su tierra a apoyar las huelgas mineras en La Robla y, camino de Ponferrada, donde le habían encargado hacer un sabotaje es detenido por la Guardia Civil. Descubren su deserción y le someten a un consejo de guerra en San Sebastián. Logra fugarse y huir de nuevo a Francia. En 1921 se encuentra con Ascaso —uno de los dirigentes más célebres del movimiento anarcosindicalista junto con Federica Montseny, Durruti y Juan García Oliver— en Zaragoza.

Durruti ya forma parte de Los

Solidarios —luego los Justicieros— grupo al que se atribuye el asesinato de Fernando González Regueral en León, en la calle Cervantes, en 1923. «Mi tío no tuvo arte ni parte, estaba en la prisión de San Sebastián y luego le trasladaron al hospital militar de Burgos porque tenía una hernia», asegura su sobrino Manuel Durruti Cubría.

«Dicen que nosotros matamos a Regueral y a Regueral le mató su actuación como gobernador civil de Bilbao», proclamó en León años después durante el mitin que dio en el campo del Petardo en 1931 de León (actual plaza La Inmaculada) cuando vino al entierro de su padre.

La fama hizo que Buenaventura Durruti cargara con muchos sucesos a sus espaldas. Unas veces como «autor intelectual» y otras como material. O ambas cosas, como el asalto al Banco de España en Gijón el 1 de septiembre de 1923 en el que fue tiroteado el director Luis Azcárate Álvarez. Dicen que Durruti «era el hombre de la voz ronca» que se abalanzó sobre uno de los asaltantes al grito de ‘canalla’.

El juez miliar de Oviedo dijo que tenía una cicatriz de bala en la mano derecha, pero no se pudo «demostrar fehacientemente que Buenaventura Durruti hubiera participado en el atraco», aprecia Reñones. Sin embargo, se exilió desde desde entonces hasta 1931, cuando la II República declara la amnistía.

Argentina, México, París, Bruselas, Berlín... Son algunos de los países y ciudades en los que reside Durruti. En 1926 es detenido en Francia y encarcelado. Sus cartas dejan constancia de las ideas que le mueven: «Las Navidades son tan solo para los ricos, que la celebran con el sudor del trabajador (...) Las juergas de los ricos son hijas de las miserias de los pobres. Pero pronto esto terminará. La revolución pondrá fin a este desorden social», escribe a su familia, hablando a su hermano Clateo (sic), desde la cárcel de París a su familia en León.

En el exilio conoce y se enamora de Èmmiliene Morin., Mimi. Su compañera y la madre de su única hija, Colette que aún vive en la Bretaña francesa. La niña nació en 1931 en Barcelona, poco antes de la muerte del padre. Tras una visita, Rosa confesó su angustia por las condiciones en que vivían: «Un par de sillas, una mesa y una cama sin colchón, sobre cuyo somier se extiende una manta que sirve para dormir mi cuñada, embarazada...». No quiso dinero ni para un colchón, le dijo tras anunciarle que tendrían un hijo hermoso: «¿Qué podía hacer yo? Mi hermano será siempre un incurable optimista».

Durruti estaba en una lista negra y no encontraba trabajo, así que su compañera se empleó de acomodadora en un cine. Y él se ocupaba de la casa. Barría, cocinaba y cambiaba los pañales a su hija con la misma facilidad que cogúa el fusil.

La imagen de Durruti en delantal simboliza para los jóvenes anarquistas de hoy, y también para su familia y quienes le han estudiado, la figura del «hombre nuevo». «Vivió adelnatado a su tiempo», sentencian sus sobrinos.

Y era extremadamente honesto. «Una vez mi madre fue a verle a Barcelona y en una zona de viñedos se puso a coger racimos de uva. Mi tío le llamó la atenciín y le recordó que esos frutos pertenecían al sudor de quien cultivaba la tierra», comenta Manuel Durruti. «Respetaba la propiedad», recalca. Algo que no firmarían los terratenientes que eran expropiados en la España revolucionaria.

«¿Cómo van a salir mis hijos si mi padre era igual?», solía decir Anastasia, según cuenta de su abuela José Buenaventura Durruti, el sobrino ferroviario, a quien bautizaron con el mismo nombre porque nació 1 año, 1 mes y 1 día después de que Durruti muriera en el Clínico de Madrid tras recibir un disparo el 19 de noviembre de 1936 cuando subía al coche.

A Manuel Durruti Cubría le pusieron el nombre de otro tío que fue abatido en 1934 en el puente de San Marcos y murió posteriormente en el hospital. Otro hijo de Anastasia y Santiago, Pedro Marciano, que sufrió cárcel en Madrid con José Antonio por falangista fue fusilado en el monte de El Ferral en 1937 por los fascistas. Bonifacio Durruti, un primo que era maestro, también fue pasado tras el golpe militar.

sangre caliente

«Desde mi más tierna edad lo primero que vi a mi alrededor fue el sufrimiento, no sólo denuestra familia, sino también de la de nuestros vecinos. Por intuición, yo ya era un rebelde. Creo que entonces se decidió mi destino», escribió a la familia el 31 de octubre de 1931. Era la respuesta a otra misiva de su hermano Perico —Pedro Marciano, que era falangista— quien le pedía que abandonara la vida que llevaba en Barcelona.

«Los Durruti son gente de sangre caliente, con una idea utópica de la sociedad, una familia apasionante», afirma José Antonio Martínez Reñones. Pero la figura de Buenaventura Durruti, añade, requiere una «historia grande y más neutral» que aún no se ha acometido pese a las decenas de libros y artículos que ha inspirado el personaje y el hombre.

Tampoco hay apenas rastro de la figura del leonés más universal en su patria chica. Una calle en Trobajo del Camino y una escultura de Diego Segura en la plaza de Santa Ana, promovida por la CGT, son la única memoria pública de uno de los personajes más controvertidos del siglo XX.

A su familia no le preocupa los nombres ni los monumentos. «Sólo me importa que se le recuerde como un hombre honesto, adelantado a su tiempo y desprendido, que dio hasta su vida», afirma su sobrino Buenaventura Durruti.

«Las calles no me importan, pero es lamentable que la Universidad de León no haya aprovechado para crear una cátedra del anarquismo a nivel mundial», afirma otro sobrino de la singular saga. Manuel Durruti Cubría, bioquímico de formación y botánico por pasión y conocimientos.

La CNT de León también se opone a los símbolos para recordar al mito. Están seguros, dicen, de que «él no lo hubiera aprobado» aunque su imagen se multiplica en el local de la organización en la calle Fruela II y el 120 aniversario de su nacimiento va a servir como telón de fondo de la presentación del Grupo de Investigación y Memoria Viva de la CNT en León, con la proyección de un documental sobre su figura el día de su cumpleaños, 14 de julio. El 20 harán una comida fraternal en La Candamia. Para ellos es el «compañero universalmente conocido», «un ejemplo de coherencia», el paradigma de «hombre nuevo», adelantado a su tiempo, y «no sólo un hombre de acción» que nunca se olvidó de su tierra natal.

«Pepe, siempre que podía, venía por casa a ver los padres. Venía con frecuencia pero estaba poco, un día o dos, y aprovechaba para arreglarse un poco, porque venía con la chaqueta toda rota. Mi hermano Catero le decía: «Oye, eres un gandul, siempre vienes igual» Y les miraba con una risa... Andar, que vosotros habéis cobrado la ´grati´, comprarme una chaqueta», contaba su hermana Rosa.

Era un hombre jovial y disfrutó de los buenos momentos con alegría, como se ve en las numerosas fotos que guardan memoria de su vida. Incluso cuando estuvo deportado en Canarias aprovechó para hacer deporte. «Cuando estaba en casa se sentaba ahí y cantaba a mis hermanos, a los pequeños, a Manolín y a Pedro. Si decía mi madre: ¡pero este hombre está tonto, hasta cantares saca de su organización!», es otro de los testimonios de Rosa,

«Es el leonés más universalmente conocido», recalca su sobrino. Todos están convencidos de que a Durruti «le mataron», no fue un accidente. Y sospechan de Manzana, un sargento que tenía como lugarteniente y de cuyo fusil salió el disparo que le rozó el corazón, tenía algo importante que ocultar para perderse en el exilio en México tras la guerra civil.

«No era un doctrinario, era un ‘condottiero’, un tipo atrevido y valiente. También se le podía encontrar como una encarnación del guerrillero español». escribió Pío Baroja, quien le conoció personalmente.

La familia nunca olvidó al hombre. La madre solía decir que «cada tantos años nace un revolucionario y éste ha sido mi hijo». Después de la guerra fue a Barcelona con una vecina a visitar la tumba de su hijo en el cementerio de Monjuic: «Podríais decirme donde están las tumbas de los revoltosos, uno que dicen Ascaso y otro Durruti?» Cuando volvió a casa le dijo a su hija: ¿Sabes, Rosa? Están llenas de flores»

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Ada Colau

Mensaje  Lidia el Dom Jul 24, 2016 4:24 pm

Niza, Munich, Kabul… no podemos acostumbrarnos al terror ni permanecer impasibles.
Detrás de cada uno de estos horribles actos, disfrazado de diferentes ideologías, el mismo odio a la diversidad, el mismo miedo al otro. Un odio que se traduce en desprecio a la vida, en violencia y en muerte. Es el mismo terror el que obliga a miles de personas a huir de sus hogares, destruidos, y lanzarse al mar con sus hijos e hijas, con sus mayores, para salvarse y salvar a sus familias: son ya 3.000 los q han muerto ahogados este año en nuestro mar, por no encontrar un pasaje seguro.
Contra este odio fanatizado, cruel, despiadado, solo podemos permanecer unidos, defender la vida más allá de cualquier diferencia que tengamos, más allá del miedo, porque es del miedo de lo que se alimenta.
Hace unos días en Niza, tras el pánico inicial, los vecinos y vecinas lanzaron en redes una llamada, #PortesOuvertesNice (Puertas abiertas Niza). Familias que abrían sus puertas a otras familias que no podían llegar a sus casas. Una llamada a protegernos los unos a los otros, a hacer de nuestra casa un refugio.
Ese impulso espontáneo, valiente y generoso, es el que hay que poner en valor. “Abrir las puertas a los y las que huyen”.
Tomemos ejemplo. Nada será más efectivo contra el odio que la unión, la fraternidad, la solidaridad y la acogida. Y somos muchos y muchas más las que queremos la paz, celebramos la diversidad y trabajamos por la convivencia. Cuando sintamos miedo, cuando nos sintamos solos, recordemos que somos la inmensa mayoría y que abriendo nuestras puertas somos más fuertes.

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: INTERESANTE

Mensaje  Lidia el Miér Ago 03, 2016 2:17 pm

Carta de una feminista a Carlos Herrera


Beatriz Bonete
Socióloga e investigadora, especializada en prevención de violencia sexual y de género.




Estimado Carlos Herrera,

Como feminista y como mujer me he sentido profundamente ofendida por las declaraciones que hizo usted en su programa el pasado viernes 29 de julio. Me parecieron misóginas, medievales, ignorantes y anti-democráticas y me gustaría explicarle por qué. Permítame, por tanto que le dedique esta carta desde mi anti-patriarcalismo más radical, de nuevo, como feminista y como mujer.

Hace unos días, la periodista Mariló Montero acudió al Instituto de la Mujer a denunciar el contenido de una conversación privada entre Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero en la que aparecían comentarios sobre ella que bien pueden calificarse de muy desafortunados, de muy machistas o de ambos. La noticia en sí misma ha aparecido en diferentes medios, pero si se fija usted bien, muy pocos han ido más allá de publicar primero la conversación (filtrada, robada) y luego la denuncia en el Instituto de la Mujer por parte de la presentadora.

Desde este medio en el que escribo, decidimos no escribir un artículo de opinión sobre el contenido de la conversación en sí mismo, no porque lo aprobáramos, sino porque teníamos claro que se había hecho en un contexto privado y personal, al que se había tenido acceso de manera ilícita y que, por tanto, creíamos que no debía ser comentado de forma pública. No aprobamos esa forma de hacer periodismo. Punto.

Esto no significa, y hablo aquí a título personal, que no me cabreara lo que decían esos mensajes. Me cabrearon, y mucho.

Esto no significa, y hablo aquí a título personal, que no me cabreara lo que decían esos mensajes. Me cabrearon, y mucho. Pero como me cabrean dos millones de cosas todos los días que dicen de forma pública y privada muchos hombres a los que leo, escucho, hombres con los que hablo o trabajo. De izquierdas y de derechas. Y tengo claro que si el secretario general de Podemos hubiera dicho lo que dijo de forma pública, como hicieron por ejemplo, el ex alcalde de Valladolid, el señor León de la Riva, sobre la exministra de sanidad, Leire Pajín, o el ex ministro Arias Cañete sobre lo jodido que le parecía debatir con mujeres, la respuesta (y la condena a tales declaraciones) por parte de medios como Tribuna Feminista habría sido diferente y contundente. Pero ya le he dicho que no aprobamos esta forma de hacer periodismo. Punto.

Yo le pregunto una cosa, señor Herrera: ¿usté se cree que las feministas somos carajotas? ¿Que todo lo que hemos conseguido y conquistado nos lo han regalao?

Bea flamencaSí me cabrea que se tome usted la licencia, y tire de ignorancia y soberbia para hablar como habló desde la tribuna libre que le proporciona su programa en la cadena COPE. Y como yo cuando me cabreo, hablo en andaluz, me va a permitir que continúe esta carta en un lenguaje y un tono que conoce y comparte conmigo, dado que es usted de Almería, residente en Sevilla, y yo soy de Jerez de la Frontera.

Yo le pregunto una cosa, señor Herrera: ¿usté se cree que las feministas somos carajotas? ¿Que todo lo que hemos conseguido y conquistado nos lo han regalao? Pues no primo, no. De regalar nada. Sudado, y sudado con sangre, como bien sabrá usté que como periodista habrá dado, y seguirá dando, muchas noticias de mujeres que son asesinadas por violencia machista.

Pero usté sin tener ni idea de feminismo ni de feministas tiene toda la poca vergüenza de decir que, por no comentar nada sobre la conversación de Iglesias y Monedero sobre Mariló Montero, las “progres de guardia” nos hemos quedao “calladas como pu….ertas”. Muy mamarracho le ha quedao eso, señor Herrera, muy mamarracho.

Sudado, con sangre, como bien sabrá usté que como periodista habrá dado, y seguirá dando, muchas noticias de mujeres que son asesinadas por violencia machista.

Porque si quería llamarnos putas, así en público, en su programa, y no en una conversación privada de whatsapp con su primo el que sale en la hermandad del Santísimo Cristo del Gran Poder, podía haberlo hecho perfectamente. No hacía falta hacer el chiste, porque como andaluz, ya sabrá usté que en Andalucía a veces tenemos mucha gracia y otras veces lo que tenemos es una malaje impresionante.

Se queja de que no hemos salido a defender a Mariló Montero. Muy temerario por su parte el acusarnos a las feministas de no hacer nada por defender a las mujeres. Sin tener ni idea, se ha metido usté hasta la cocina, señor Herrera. Pero se ha metido con quien no se tenía que meter, porque le digo una cosa: Mariló Montero no puede venir a la cárcel a robar, como dicen en mi pueblo. ¿Sabe por qué? Porque cuando ella ha ido una vez al Instituto de la Mujer, yo he ido y he vuelto treinta y tres veces. A reuniones, a cursos, a presentar justificaciones de proyectos, a llevar documentación, a recogerla. Yo sé lo que es el Instituto de la Mujer. ¿Lo sabe usté?

Muy temerario por su parte el acusarnos a las feministas de no hacer nada por defender a las mujeres.

Si las feministas estuviéramos calladas como pu….ertas, Mariló Montero no habría ido al Instituto de la Mujer, porque ni habría Instituto de la Mujer ni habría ná. Las feministas sólo nos hemos callado cuando nos han silenciado, y aun así, hemos seguido gritando hasta que nos hemos hecho con espacios, con ámbitos de decisión y con nuestros derechos que han sido derechos conquistados no sólo para las feministas sino para todas las mujeres.

Si las feministas estuviéramos calladas como pu….ertas, Mariló Montero no habría ido al Instituto de la Mujer, porque ni habría Instituto de la Mujer ni habría ná

Incluso para aquellas que se apuntan al carro cuando les ha ocurrido algo, pero que no tienen ni un compromiso verdadero con el feminismo ni con las feministas que estamos todo el día aguantando a jartibles como usté. Mujeres que te dicen con la boca llena “yo no soy ni machista ni feminista” o “yo no quiero ser una cuota”, pero luego tienen una criatura y te vienen llorando y diciéndote “¿cómo era eso de lo que me hablabas cuando yo no te hacía ni puto caso?”. Y le dices tú con tó el coraje del mundo: “Conciliación, mi arma, conciliación”. “¡Ay, sí, eso, eso!”.

Ha tenido suerte Mariló Montero, como la tienen otras tantas que no se suman al feminismo, porque las feministas peleamos por el conjunto de las mujeres, por la mitad de la población nada más y nada menos.

Ha tenido suerte Mariló Montero, como la tienen otras tantas que no se suman al feminismo, porque las feministas peleamos por el conjunto de las mujeres, por la mitad de la población nada más y nada menos. Así que no ronee usté tanto y deje ya de decir que si no hemos defendido, ni hemos dicho, ni hemos hecho, porque todo lo que hemos conseguido las mujeres- como, entre otras cosas, que se creen organismos como el Instituto de la Mujer- no ha sido por habernos callado como pu….ertas, sino por haber gritado y peleado como feministas.

Le saluda atentamente,

Beatrí Bonete

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: INTERESANTE

Mensaje  Lidia el Miér Ago 03, 2016 2:45 pm


Albert Einsten nunca conoció a su hija Lieserl, quien fue concebida con Mileva Maric, una de las compañeras de estudio del científico en aquella época (1900) y fuera del matrimonio.
La carta fue escrita para su hija Lieserl:
Cuando propuse la teoría de la relatividad, muy pocos me entendieron, y lo que te revelaré ahora para que lo transmitas a la humanidad también chocará con la incomprensión y los perjuicios del mundo.
Te pido aun así, que la custodies todo el tiempo que sea necesario, años, décadas, hasta que la sociedad haya avanzado lo suficiente para acoger lo que te explico a continuación.
Hay una fuerza extremadamente poderosa para la que hasta ahora la ciencia no ha encontrado una explicación formal. Es una fuerza que incluye y gobierna a todas las otras, y que incluso está detrás de cualquier fenómeno que opera en el universo y aún no haya sido identificado por nosotros. Esta fuerza universal es el AMOR.
Cuando los científicos buscaban una teoría unificada del universo olvidaron la más invisible y poderosa de las fuerzas.
El Amor es Luz, dado que ilumina a quien lo da y lo recibe. El Amor es gravedad, porque hace que unas personas se sientan atraídas por otras. El Amor es potencia, porque multiplica lo mejor que tenemos, y permite que la humanidad no se extinga en su ciego egoísmo. El amor revela y desvela. Por amor se vive y se muere. El Amor es Dios, y Dios es Amor. Esta fuerza lo explica todo y da sentido en mayúsculas a la vida. Ésta es la variable que hemos obviado durante demasiado tiempo, tal vez porque el amor nos da miedo, ya que es la única energía del universo que el ser humano no ha aprendido a manejar a su antojo.
Para dar visibilidad al amor, he hecho una simple sustitución en mi ecuación más célebre. Si en lugar de E=mc² aceptamos que la energía para sanar el mundo puede obtenerse a través del amor multiplicado por la velocidad de la luz al cuadrado, llegaremos a la conclusión de que el amor es la fuerza más poderosa que existe, porque no tiene límites.
Tras el fracaso de la humanidad en el uso y control de las otras fuerzas del universo, que se han vuelto contra nosotros, es urgente que nos alimentemos de otra clase de energía. Si queremos que nuestra especie sobreviva, si nos proponemos encontrar un sentido a la vida, si queremos salvar el mundo y cada ser sintiente que en él habita, el amor es la única y la última respuesta.
Quizás aún no estemos preparados para fabricar una bomba de amor, un artefacto lo bastante potente para destruir todo el odio, el egoísmo y la avaricia que asolan el planeta. Sin embargo, cada individuo lleva en su interior un pequeño pero poderoso generador de amor cuya energía espera ser liberada.
Cuando aprendamos a dar y recibir esta energía universal, querida Lieserl, comprobaremos que el amor todo lo vence, todo lo trasciende y todo lo puede, porque el amor es la quinta esencia de la vida.
Lamento profundamente no haberte sabido expresar lo que alberga mi corazón, que ha latido silenciosamente por ti toda mi vida. Tal vez sea demasiado tarde para pedir perdón, pero como el tiempo es relativo, necesito decirte que te quiero y que gracias a ti he llegado a la última respuesta!.
Tu padre
Albert Einstein

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: INTERESANTE

Mensaje  Lidia el Miér Ago 03, 2016 2:50 pm


No era una señora
/ARTURO PÉREZ-REVERTE / Patente de corso

Ayer me quedé de pasta de boniato. Estaba a punto de entrar en una librería y coincidí en la puerta con una señora. Al menos, creí que lo era. Una mujer sobre los cuarenta años, normalmente vestida, quizá con un punto demasiado juvenil para su edad. Por lo demás, de aspecto agradable. Ni elegante ni ordinaria. Ni guapa ni fea. Coincidimos en la puerta, como digo, viniendo ella de un lado de la calle y yo de la dirección contraria. Y en el umbral mismo, por reflejo automático, me detuve para cederle el paso. Desde hace casi sesenta años –su trabajo les costó a mis padres, en su momento– eso es algo que hago ante cualquiera: mujer, hombre, niño; incluso ante los que van por el centro de Madrid en calzoncillos y chanclas, torso desnudo y camiseta al hombro, impregnando el aire de aroma veraniego; tan desahogados, ellos y la madre que los parió, como si estuvieran en el paseo marítimo de una playa o vinieran de chapotear en la alberca del pueblo.

Me detuve en el umbral, como digo. Para cederle el paso a la señora, igual que se lo habría cedido al lucero del alba. Incluso a mi peor enemigo. Hasta a un inspector de Hacienda se lo habría cedido. Pero mi error fue considerar señora a la que sólo era presunta; porque al ver que me detenía ante ella, en vez de decir «gracias» o no decir nada y pasar adelante, me miró con una expresión extraña, entre arrogante y agresiva, como si acabara de dirigirle un insulto atroz, y me soltó en la cara: «Eso es machista».

Oigan. Tengo sesenta y cuatro tacos de almanaque a la espalda, y entre lo que lees, y lo que viajas, y lo que sea, he visto un poco de todo; pero esto de la señora, o la individua, en la puerta, no me había ocurrido nunca. En mi vida. Así que háganse cargo del estupor. Calculen el puntazo de que eso le pase a un fulano de mis años y generación, educado, entre otros, por un abuelo que nació en el siglo XIX, y del que aprendí, a temprana edad, cosas como que a las mujeres se las precede cuando bajan por una escalera y se les va detrás cuando la suben, por si les tropiezan los tacones, que cuando es posible se les abre la puerta de los automóviles, que uno se levanta del asiento cuando ellas llegan o se marchan, que se camina a su lado por el lado exterior de las aceras –«Que no digan que la llevas fuera», bromeaba mi padre con una sonrisa– y cosas así. Calculen todo eso, o imagínenlo si su educación familiar dejó de incluirlo en el paquete, y pónganse en mi lugar, parado ante la puerta de la librería, mirando la cara de aquella prójima.

Habría querido disponer de tiempo, por mi parte, y de paciencia, por la de ella, para decir lo que me hubiera gustado decirle. Algo así como se equivoca usted, señora o lo que sea. Cederle el paso en la puerta, o en cualquier sitio, no es un acto machista en absoluto, como tampoco lo es el hecho de no sentarme nunca en un transporte público, porque al final acabo avergonzándome cuando veo a una embarazada o a alguien de más edad que la mía, de pie y sin asiento que ocupar. Como no lo es ceder el lugar en la cola o el primer taxi disponible a quien viene agobiado y con prisa, o quitarte el sombrero –porque algunos, señora o lo que usted sea, usamos a veces panamá en verano y fieltro en invierno– cuando saludas a alguien, del mismo modo que te lo quitas –que para eso también lo llevas, para quitártelo– cuando entras en una casa o un lugar público. Así que entérate, cretina de concurso. Cederte el paso no tiene nada de especial porque es un reflejo instintivo, natural, que a la gente de buena crianza, y de ésa todavía hay mucha, le surge espontánea ante varones, hembras, ancianos, niños, e incluso políticos y admiradores de Almodóvar. Ni siquiera es por ti. Ni siquiera porque seas mujer, que también, sino porque la buena educación, desde decir buenos días a ceder el paso o quitarte la puta gorra de rapero, si la llevas, facilita la vida y crea lazos solidarios entre los desconocidos que la practican.

Y, bueno. Me habría gustado decir todo eso de golpe, allí mismo; pero no hubo tiempo. Tampoco sé si lo iba a entender. Así que permanecí inmóvil, mirándola con una sonrisa que, por supuesto, le resbaló por encima como si llevara un impermeable; porque al ver que me quedaba quieto y sin decir nada, cruzó el umbral con aire de estar gravemente ofendida. «Lo he hecho polvo», debía de pensar. Y yo la vi entrar mientras pensaba, a mi vez: No es por ti, boba. Sé de sobra que no lo mereces. Es por mí. Por la idea que algunos procuramos mantener de nosotros mismos. Algo que, mientras te veo entrar en esa librería que de tan poca utilidad parece serte, me hace sonreír con absoluto desprecio.



Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven

Carta a Pérez Reverte de una señora cualquiera


Me levanté a las 6'45 de la mañana, como cada mañana. Desperté a las niñas, les di el desayuno y las vestí. La mayor ya está en el colegio, así que ahora tengo que hacer doble trayecto: primero a la guardería a dejar a la pequeña y luego hasta el colegio de la otra. No sé en qué momento estas tareas empezaron a recaer exclusivamente en mí, a veces me pregunto si es dejadez de mi marido o es por la culpa que siento cuando delego las cuestiones de mis hijas en él. A veces me apetece no hacer nada, y que por un día lo haga todo él, pero miro a mi alrededor y eso no pasa en ningún sitio, entonces doy por hecho que la equivocada y la egoísta soy yo. Luego llegué al trabajo un poco tarde, corriendo pero sin correr del todo, para no romperme un tacón -no sería la primera vez que me pasa-. Mi jefe, que no tiene bastante con obligarnos a las chicas a usar tacones e ir maquilladas, me echó una miradita desaprobadora de las suyas. Desde que hace dos semanas tuve que irme del trabajo porque la pequeña se puso mala no me quita ojo de encima. Los años anteriores de puntualidad y cero ausencias, al parecer, no cuentan.

A media mañana un compañero me dio un masaje en el cuello que yo no había pedido; decía que me veía muy tensa, y que mi postura frente al ordenador no era "óptima". Me deshice de él como buenamente pude, sin parecer grosera. Por un lado me ofende, pero por otra parte no sé explicar por qué, al fin y al cabo sólo estaba siendo amable. Aunque yo también soy amable y no voy a su mesa a masajearle nada. No sé, a veces no sé identificar por qué me molestan ciertas cosas.

Luego tuve una reunión, la típica reunión semanal con proveedores, ésa en la que rara vez hablo porque ya hablan mis compañeros y ya hablan los proveedores. A veces meto una palabra de canto, pero o no me oyen o me cortan. El otro día un superior cogió de mis manos el informe que yo había tardado 2 días en redactar y se lo leyó al resto porque "yo lo resumo, no te preocupes". Creo que soy más útil en mi escritorio haciendo el papeleo que en esas reuniones, la verdad.

Al salir del curro caminé hasta una librería para relajarme un poco, para estar sola, con la esperanza de dar con un libro que me evadiera por las noches, tras caer rendida en la cama. En el trayecto, un adolescente pasó por mi lado y me llamó "MILF", que a saber qué es eso, pero por su cara juraría que es una postura del kamasutra. Me sentí asqueada, no veo la hora de llegar a la menopausia, de no ser físicamente atrayente para el macho medio, de ser un poco invisible después de tantos años siendo una mujer en estado fértil y, por lo tanto, visible, cosificable y sexualizable.

Estaba a punto de entrar en la librería cuando coincidí en la puerta con un señor. El caso es que me sonaba. ¡Claro! Era Pérez Reverte, me leí de él La Tabla de Flandes y me gustó. Lástima que diera también con un texto que tiene, donde describía a una mujer con la que se topó por la calle, y que andaba con sus tacones como una "marmota dominguera", asegurando a continuación que le dieron ganas de sacrificarla de un escopetazo como a un caballo. Sería gracioso si no fuera porque es verdad que hay hombres que matan a escopetazos a sus mujeres. A escopetazos y de formas mucho más crueles. Él me miró y, automáticamente, me sentí juzgada. Seguro que pensaba que debería sacrificarme por mis andares, pero es que yo ni siquiera quiero usar estos tacones: me obligan. Una ira contenida me subió desde el estómago. Él se detuvo en el umbral y, abriendo la puerta, se quedó a la espera para que yo pasara.

«Eso es machista», me atreví a decirle. Básicamente porque no puede uno publicar que quiere sacrificar a mujeres a escopetazos por cómo andan y luego cederles el paso como si las quisiera y las respetara.

Obviamente no estaba cediéndome el paso porque quisiera hacerme la vida más fácil; lo que le motiva a hacerlo es la imagen que se proyecta -a sí mismo- de él abriéndole la puerta a una mujer. Lo sé porque él mismo lo dijo unas horas más tarde en un artículo que me dedicó, llamado No era una señora: "No es por ti, boba. Sé de sobra que no lo mereces. Es por mí. Por la idea que algunos procuramos mantener de nosotros mismos. Algo que, mientras te veo entrar en esa librería que de tan poca utilidad parece serte, me hace sonreír con absoluto desprecio".

Ya sé que no era por mí, ya sé que era por usted. Yo, sin embargo, cuando le llamé machista lo hice por los dos: por usted y por mí; aún tengo la esperanza de que, a base de pequeños revulsivos de este tipo, los hombres hagan autocrítica y dejen de evaluar nuestro físico como si fuéramos ganado, de tocarnos sin que lo pidamos, de copar nuestros espacios, de decirnos cómo vestir y hasta de valorar nuestros andares cuando ustedes no han tenido que subirse a unos tacones en su vida; y tampoco pierdo la esperanza de que, en vez de eso, empiecen por fin a centrarse en qué tipo de sociedad están construyendo con sus acciones y su forma de pensar.

Y obviamente sí que soy una señora, porque de haber sido un señor no me habrían dedicado un artículo entero para mí por una simple frase. Y eso lo aprendí, precisamente, en los libros de otras escritoras que me van abriendo los ojos, esos libros que usted asegura que no me han servido de nada. Frecuentar una librería, señor Reverte, no es sinónimo de nada si se acaba leyendo únicamente lo que le da la razón a uno mismo.

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: INTERESANTE

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 13 de 14. Precedente  1 ... 8 ... 12, 13, 14  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.