PARA LEER Y PENSAR.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

PARA LEER Y PENSAR.

Mensaje  Lidia el Vie Dic 28, 2012 9:35 pm

BAGATELAS DE MARIO BENEDETTI:
-Las hormigas trabajan sin cesar porque no tienen sindicato.
-Cuando se pierde un examen de conciencia, no hay reválida.
-Los gobernantes son mendigos de lujo.
-En las mentiras piadosas suele haber más mentira que piedad.
-Enigmas de la viceversa: no sé si mi mano tiene la forma de tu pecho,
o si tu pecho tiene la forma de mi mano. Qué importa ¿no?
-El anonimato es el escudo de los pusilánimes.
-Yo tenia la llave de tu corazón. Vaya a saber dónde la puse.
-Acá hay tres clases de gente: la que se mata trabajando, las que deberían trabajar y las que tendrían que matarse.
-Yo no sé si dios existe, pero, sé que no le va a molestar mi duda.
-Qué linda época aquella en que decíamos revolución.
- Yo amo, tu amas, el ama, nosotros amamos, vosotros amáis, ellos aman. Ojalá no fuese conjugación sino realidad.
-La incertidumbre es una margarita cuyos pétalos no se terminan jamás de deshojar.

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

EL LAZARILLO DE TORMES

Mensaje  Lidia el Lun Abr 01, 2013 10:02 pm



A lo largo de los siete capítulos (tratados) que forman la novela, Lázaro nos cuenta su miserable vida: hijo de un ladrón y una lavandera, se queda huérfano de padre siendo muy niño. Al no poder mantenerlo, su madre se lo entrega a un ciego que será el primero de sus amos. Con el paso del tiempo servirá a otros muchos amos: un clérigo avariento, un escudero, un fraile de la Merced, un alguacil, etc.; hasta que finalmente se casa con la criada y protegida de un capellán de Toledo que le ayuda a conseguir el "honroso" oficio de pregonero y que le es infiel. La novela termina con la irónica afirmación que el protagonista hace de haber tenido mucha suerte en la vida.


Fragmento del Lazarillo de Tormes

Lázaro y el ciego

Un famoso pasaje del Lazarillo, que muestra el intercambio de tretas y ardides entre el protagonista y su amo, un ciego al que conduce y ayuda.
Usaba poner cabe sí un jarrillo de vino, cuando comíamos, y yo muy de presto le asía y daba un par de besos callados, y tornábale a su lugar. Mas duróme poco, que en los tragos conocía la falta y, por reservar su vino a salvo, nunca después desamparaba el jarro, antes lo tenía por el asa asido. Mas no había piedra imán que así atrajese a sí como yo con una paja larga de centeno que para aquel menester tenía hecha, la cual, metiéndola en la boca del jarro, chupando el vino, lo dejaba a buenas noches. Mas, como fuese el traidor tan astuto, pienso que me sintió, y dende en adelante mudó propósito y asentaba su jarro entre las piernas y tapábale con la mano, y así bebía seguro.

Yo, que estaba hecho al vino, moría por él, y viendo que aquel remedio de la paja no me aprovechaba ni valía, acordé en el suelo del jarro hacerle una fuentecilla y agujero sutil, y delicadamente, con una delgada tortilla de cera, taparlo. Y al tiempo de comer, fingiendo haber frío, entrábame entre las piernas del triste ciego a calentarme en la pobrecilla lumbre que teníamos, y al calor de ella, luego derretida la cera, por ser muy poca, comenzaba la fuentecilla a destilarme en la boca, la cual yo de tal manera ponía, que maldita la gota que se perdía. Cuando el pobreto iba a beber, no hallaba nada. Espantábase, maldecíase, daba al diablo el jarro y el vino, no sabiendo qué podía ser.

-No diréis, tío, que os lo bebo yo -decía-, pues no le quitáis de la mano.

Tantas vueltas y tientos dio al jarro, que halló la fuente y cayó en la burla; mas así lo disimuló como si no lo hubiera sentido.

Y luego otro día, teniendo yo rezumando mi jarro como solía, no pensando el daño que me estaba aparejado ni que el mal ciego me sentía, sentéme como solía; estando recibiendo aquellos dulces tragos, mi cara puesta hacia el cielo, un poco cerrados los ojos por mejor gustar el sabroso licor, sintió el desesperado ciego que ahora tenía tiempo de tomar de mí venganza, y con todas sus fuerzas alzando con dos manos aquel dulce y amargo jarro, lo dejó caer sobre mi boca ayudándose, como digo, con todo su poder, de manera que el pobre Lázaro, que de nada de esto se guardaba, antes, como otras veces, estaba descuidado y gozoso, verdaderamente me pareció que el cielo, con todo lo que en él hay, me había caído encima.

Fue tal el golpecillo que me desatinó y sacó el sentido, y el jarrazo tan grande, que los pedazos de él se me metieron por la cara, rompiéndomela por muchas partes, y me quebró los dientes, sin los cuales hasta hoy me quedé.

Desde aquella hora quise mal al mal ciego y, aunque me quería y regalaba y me curaba, bien vi que se había holgado del cruel castigo. Lavóme con vino las roturas que con los pedazos del jarro me había hecho, y, sonriéndose decía:

-¿Qué te parece, Lázaro? Lo que te enfermó te sana y da salud.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
LÁZARO COMIENZA SU APRENDIZAJE
En este tiempo vino a posar al mesón un ciego, el cual, pareciéndole que yo servía para adestrarle, me pidió a mi madre y ella me encomendó a él, diciéndole cómo era hijo de un buen hombre, el cual, por ensalzar la fe, había muerto en la de los Gelves y que ella confiaba en Dios no saldría peor hombre que mi padre y que le rogaba me tratase bien y mirase por mí, pues era huérfano.

Él respondió que así lo haría y que me recibía no por mozo, sino por hijo. Y así le comencé a servir y adestrar a mi nuevo y viejo amo.

Como estuvimos en Salamanca algunos días, pareciéndole a mi amo que no era la ganancia a su contento, determinó irse de allí, y cuando nos hubimos de partir yo fui a ver a mi madre, y ambos llorando, me dio su bendición y dijo:

-Hijo, ya sé que no te veré más. Procura ser bueno y Dios te guíe. Criado te he y con buen amo te he puesto: válete por ti.

Y así me fui para mi amo, que esperándome estaba.

Salimos de Salamanca y, llegando a la puente, está a la entrada de ella un animal de piedra, que casi tiene forma de toro, y el ciego mandóme que llegase cerca del animal y, allí puesto, me dijo:

-Lázaro, llega el oído a este animal y oirás gran ruido dentro de él.

Yo simplemente llegué, creyendo ser así. Y como sintió que tenía la cabeza par de la piedra, afirmó recio la mano y diome una gran calabazada en el diablo del toro, que más de tres días me duró el dolor de la cornada, y díjome:

-Necio, aprende, que el mozo del ciego un punto ha de saber más que el diablo.

Y rió mucho la burla.

Parecióme que en aquel instante desperté de la simpleza en que como niño dormido estaba. Díjeme entre mí:

"Verdad dice éste, que me cumple avivar el ojo y avisar, pues solo voy, y pensar cómo me sepa valer."

Comenzamos nuestro camino, y en muy pocos días me mostró jerigonza. Como me viese de buen ingenio, holgábase mucho y decía:

-Yo oro ni plata no te puedo dar; mas avisos para vivir muchos te mostraré.

Y fuese así: que después de Dios, éste me dio la vida, y siendo ciego me alumbró y adestró en la carrera de vivir

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: PARA LEER Y PENSAR.

Mensaje  Lidia el Dom Ago 25, 2013 8:19 am


Los guardianes de las palabras
Por Isabel Rodríguez | 24/08/2013

En plena época del 'wasap' nos preguntamos por qué es necesaria una Academia de la Lengua, que cumple ya 300 años. Nos responden los tres académicos leoneses, que hoy se reunen en Lois para homenajear a dos paisanos de esta localidad, miembros de la institución en sus comienzos.



Son los guardianes de las palabras. Limpian, fijan y dar esplendor al patrimonio lingüístico desde la Real Academia Española, que cumple ya 300 años. Tres de los 46 sillones que tiene la RAE lo ocupan leoneses. Luis Mateo Díez (2000), Salvador Gutiérrez (2007) y José María Merino (2008). Los tres coinciden este sábado en Lois para rendir homenaje a dos ilustres paisanos de la localidad, que fueron miembros de la institución en sus comienzos: Alonso Rodríguez Castañón, que ocupó el sillón C en 1717 y Pedro Manuel de Acevedo, titular del sillón T en el año 1721. Les entrevistamos para entender por qué es necesaria una institución como la RAE. Ellos son los maestros, así que ellos hablan.

¿Por qué es necesaria hoy día la Real Academia Española?

José María Merino: Creo que casi 500 millones de hablantes del español repartidos en tantas naciones a lo largo del mundo necesitan instituciones que, como la RAE y las Academias americanas, bien comunicadas entre sí, cuiden de la unidad y corrección de la lengua. En una lengua como la española, si no hubiese Academias habría que inventarlas.



Luis Mateo Díez: Sigue manteniendo la necesidad que tuvo en sus orígenes cuando sus fundadores la crearon, cuidar la lengua, contribuir a través de un diccionario a ofrecer los valores de la misma y marcar algunas pautas de comportamiento a la hora de usarlas. Todo ello sin ofrecer una policía del lenguaje, se trataba de establecer un criterio de guardianes para el buen uso de la misma.

Salvador Gutiérrez: Con ligeros matices de diferencia, siguen presentes los mismos motivos que impulsaron a principios del siglo XVIII la creación de esta institución. El idioma es una entidad social y cultural sometida a vientos de varios tipos y de diferentes direcciones. Es un ser vivo y, como tal, cambia. Hay una tendencia a la diversificación y a la disgregación, favorecida por la separación espacial, así como por la diversidad cultural, social y política de los hablantes. Como es reflejo de la vida, que cambia constantemente, la lengua está sometida a constantes presiones en el léxico, en la gramática e incluso en la pronunciación y en la escritura. Otro tipo de presión es el que nos llega desde lenguas como el inglés que son habladas por países en los que la economía, la ciencia, la cultura, la tecnología... Es necesario tener un organismo que oriente y que aconseje. Un organismo que, desde el respeto de todos, vele por la unidad de la lengua.

Cómo argumentaría la necesidad de la corrección ortográfica a alguien que opina que lo importante es entenderse y que es igual escribir otel, boltereta y pallaso, en vez de hotel, voltereta y payaso, por poner unos ejemplos?

J.M.M: Esos ejemplos favorecen mi tesis. Sin instituciones que cuiden de la forma, la unidad y la calidad de la lengua, esta se puede descomponer en pocos años, pues, ¿quién nos garantiza que esas palabras ortográficamente incorrectas no van a seguir sufriendo modificaciones en el tiempo, dependiendo del capricho de cada uno? Por ese camino iríamos directamente a Babel.
"En la escritura romana no se separaban las palabras, no había distinción entre mayúsculas y minúsculas, no disponía de signos de puntuación ni de acentuación... La mayoría de estas distinciones surgieron para facilitar a los estudiantes (¡los estudiantes que tanto protestan!) la buena lectura"

L.M.D.: Hay una evaluación científica clara de que la ortografía es crucial para el mantenimiento de esa lengua común, el comportamiento ortográfico es mucho más poderoso para unificar reglas y evitar desvíos que pudieran hacer que la lengua se vdesvirtuara en su expresividad. La ortografía marca unas pautas comunes de comportamiento léxico que ayuda a que esa lengua común tenga unas lenguas comunes y tenga más capacidad de entendimiento entre todos. Una libertad absoluta y desaforada de usos ortográficos, según los expertos, desvirtuaría por completo la lengua.

S.G.: La unidad ortográfica es un bien social y cultural de incalculable valor. No podemos imaginar el caos lingüístico que significaría el hecho de que los hablantes escribieran a su arbitrio. La historia destaca como grandes avances las reformas y las propuestas que condujeron a la unificación ortográfica. Por eso la sociedad, por puro mecanismo de defensa, promociona la escritura unitaria y correcta. A veces, asistimos a contrasentidos sorprendentes. En la escritura romana no se separaban las palabras, no había distinción entre mayúsculas y minúsculas, no disponía de signos de puntuación ni de acentuación... La mayoría de estas distinciones surgieron para facilitar a los estudiantes (¡los estudiantes que tanto protestan!) la buena lectura. El español posee una de las ortografías más perfectas y exactas de todas las lenguas occidentales. Es necesario valorar, defender y mejorar este patrimonio.

¿Quién manda, los académicos o la ciudadanía?

J.M.M.: Los académicos cuidamos el idioma, pero este, al fin y al cabo, es propiedad de todos...Sin embargo, en el campo ortográfico, las últimas modificaciones han sido muy pocas, y fundamentalmente han consistido en la eliminación de unas cuantas tildes. A mediados del siglo XIX, la RAE eliminó otras tildes, hizo que Cristo se escribiese sin "Ch", y Filosofía sin "Ph" inicial, y Mujer con "j" y no con "g"...Y las reformas acabaron imponiéndose, porque tenían base científica y eran de sentido común...

L.M.D.: La lengua es del pueblo, ya lo dijo Sancho Panza. La academia hace un servicio de acercamiento a la misma pero siempre respetando esa conciencia, ese patrimonio popular. La academia establece escuchas y pautas de comportamiento que pretende la limpieza y el decoro de la misma, pero claro no es una policía del lenguaje.

S.G.: En la lengua oral manda el pueblo. Evoluciona por plebiscito diario y constante. No existe órgano cultural más democrático. Cada hablante, cuando usa una palabra nueva o cuando deja de usarla, está depositando un voto. Sin embargo, las normas de la escritura y sus modificaciones son dirigidas y propuestas por personas o por organismos que poseen poder para hacerlo y un recto conocimiento de causa.

Luis Mateo Díez.

En cualquier caso, cuando uno aprende unas 'reglas' y después se las cambian, ¿no se corre el riesgo de que se sienta frustrado y deje de confiar en esa misma academia? ¿Para qué aprender entonces si mañana van a cambiar?

J.M.M.: En materia gramatical y ortográfica, las modificaciones son mínimas y se hacen cada muchos años...Pero la modificación de reglas está en la vida cotidiana: se cambia el importe del IVA, el límite de velocidad en ciertos tramos de carretera, el precio de los carburantes, no digamos la moda...Según ese planteamiento, viviríamos en continua frustración... Hay que acostumbrarse a los cambios, es ley de vida. Y la ventaja es que el ordenador, si tiene un programa de tratamiento de textos decente, nos hace directamente las correcciones...

L.M.D.: Con la ortografía se ha hecho una propuesta científica muy intensa, pero la gente siente mucho aprecio y mucha propiedad en la lengua que expresa y por eso algunos criterios son mirados con mayor reserva. No está mal porque da la medida del interés que hay en mucha gente. Además, si miras las partes más polémicas, son cosas sin especial importancia.

S.G.: En primer lugar, yo no soy partidario de cambiar por cambiar. Creo que no se debe modificar lo que está bien. Pero hay ocasiones en las que sí se impone la aprobación de algún cambio, bien para facilitar la escritura, bien para uniformarla, bien para hacerla más coherente. Gracias a las modificaciones realizadas a lo largo de la historia, la lengua española posee una ortografía mucho más perfecta y sencilla que las lenguas vecinas. La Academia Francesa se negó a introducir a tiempo cambios necesarios y el resultado ha sido muy negativo. Así lo reconocen y así lo sufren, generación tras generación, sus hablantes. Hemos de situar en contexto las decisiones tomadas: el número de modificaciones que se han introducido en los últimos tiempos es mínimo. Son menores incluso que los operados en el ámbito de la religión. Desde que soy niño, ha cambiado la redacción del padrenuestro y del credo unas cuantas veces. ¡Y nadie ha protestado! ¡Y se monta el Cristo, con perdón, por una tilde en solo!

¿Cómo considera que se trata la lengua en los colegios?

J.M.M.: Ante todo, creo que la mezcla de Lengua y Literatura no es conveniente. Y también creo que muchos textos son ininteligibles para los escolares. La mayor responsabilidad en la enseñanza de la lengua está en el sistema escolar, pero a pesar de los esfuerzos de buena parte del profesorado, no podemos sentirnos precisamente orgullosos de los resultados. En general, la gente joven en España habla mal, escribe peor, no tiene capacidad de expresión ni destreza léxica. Los hispanoamericanos tienen mucha mejor formación que nosotros. ¿Qué hacer? Creo que, como en tantas otras cosas, la competencia de los poderes públicos no se desarrolla como sería exigible. Faltan medios: buenos planes de estudios, formación correcta del profesorado, textos escolares adecuados...
"Quien no alcance un grado de lectura comprensiva rápida y segura terminará fracasando en sus estudios, también en las demás asignaturas"

L.M.D.: El medio educativo en España parece que no nos satisface a nadie. Llevamos mucho tiempo con planes de educación contrapuestos. Eso de que no exista un acuerdo de Estado para que el medio educativo tenga unas normas de comportamiento a desarrollar provoca muchas vicisitudes que no nos gustan. Más allá de las pautas de gramática y ortografía sería interesante que se incrementase mucho la sensibilidad verbal de los alumnos, una parte crucial que un chico debería aprender es a expresarse con cuidado, bien, a usar la imaginación verbal y eso nos daría mejores resultados.

S.G.: Es difícil dar reglas universales. Creo que los maestros y profesores de lengua están muy bien preparados, pero no es suficiente. La enseñanza y la exigencia en esta materia han de ser cosa de todos. La ortografía, la buena lectura, la redacción, la claridad de exposición, la riqueza léxica... deberían ser valoradas y exigidas por los profesores de todas las materias. El dominio de la lengua es un valor general de la educación, como la buena conducta. Quien no alcance un grado de lectura comprensiva rápida y segura terminará fracasando en sus estudios, también en las demás asignaturas. Es decir, quien necesite media hora para comprender el contenido de una página, más pronto que tarde, se encontrará con un muro insalvable en cualquier materia. El que sepa escribir con corrección, expresarse con precisión, argumentar con agudeza, construir su discurso con orden y coherencia, tendrá una base importantísima para el éxito en la vida. En segundo lugar, considero que, desde los primeros años hasta la juventud, el número de horas de clase dedicadas al uso instrumental de la lengua han de ser muchas más. En la dedicación del profesor se han de computar las horas que dedica a corregir, a comentar, a orientar... En tercer lugar, se necesita una reivindicación social, política y familiar de la importancia de la educación. No digo solo "estudios"; digo "educación, educación, educación".

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

HA MUERTO ÁLVARO MUTIS

Mensaje  Lidia el Lun Sep 23, 2013 9:30 pm

Poeta y novelista colombiano nacido en Bogotá en 1923.
Parte de su infancia transcurrió en Bélgica donde su padre ejerció como embajador. A su regreso, sin terminar estudios
secundarios, empezó a colaborar con algunas revistas literarias, trabajó en diversos oficios y publicó su primer libro
de poemas "La balanza", en 1947. En 1953 apareció por primera vez su personaje Maqroll el Gaviero en el poemario
"Los elementos del desastre", personaje que se repite a lo largo de toda su obra.
En 1956 se radicó definitivamente en México, a raíz de una demanda en su contra por parte de la multinacional para
la que trabajaba. Dedicado por completo al ejercicio literario desde 1986, ha publicado una importante obra de narrativa,
poesía y novela de la que se destacan especialmente "La mansión de Araucaíma", "Un bel morir", "Iona llega con la lluvia",
"La nieve del almirante" "Empresas y tribulaciones de Maqroll el Gaviero", "Summa de Maqroll el Gaviero", La nieve del
almirante", ''Reseña de los hospitales de Ultramar'', ''Crónica regia'' y ''Cita en Bergen''.
Entre los galardones obtenidos, se destacan el Premio Nacional de Letras de Colombia en 1974, el Premio de la Crítica
de Los Abriles de México en 1985, el Premio Médicis Étranger de Francia en 1989, la Orden de las Artes y de las Letras
de Francia, el Águila Azteca de México, la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio de España, el Premio Príncipe de Asturias
de las Letras en 1997, el premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana y el Premio Cervantes de Literatura en el año 2001
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Sonata

Otra vez el tiempo te ha traído
al cerco de mis sueños funerales.
Tu piel, cierta humedad salina,
tus ojos asombrados de otros días,
con tu voz han venido, con tu pelo.
El tiempo, muchacha, que trabaja
como loba que entierra a sus cachorros
como óxido en las armas de caza,
como alga en la quilla del navío,
como lengua que lame la sal de los dormidos,
como el aire que sube de las minas,
cono tren en la noche de las páramos.
De su opaco trabajo nos nutrimos
como pan de cristiano o rancia carne
que enjuta la fiebre de los ghettos
a la sombra del tiempo, amiga mía,
un agua mansa de acequia me devuelve
lo que guardo de ti para ayudarme
a llegar hasta el fin de cada día.

De "Los trabajos perdidos"
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


1. Si oyes correr el agua

Si oyes correr el agua en las acequias,
su manso sueño pasar entre penumbras y musgos,
con el apagado sonido de algo
que tiende a demorarse en la sombra vegetal.
Si tienes suerte y preservas ese instante
con el temblor de los helechos que no cesa,
con el atónito limo que se debate
en el cauce inmutable y siempre en viaje.
Si tienes la paciencia del guijarro,
su voz callada, su gris acento sin aristas,
y aguardas hasta que la luz haga su entrada,
es bueno que sepas que allí van a llamarte
con un nombre nunca antes pronunciado.
Toda la ardua armonía del mundo
es probable que entonces te sea revelada,
pero sólo por esta vez.
¿Sabrás, acaso, descifrarla en el rumor del agua
que se evade sin remedio y para siempre?

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: PARA LEER Y PENSAR.

Mensaje  Lidia el Sáb Mar 15, 2014 8:34 pm


Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: PARA LEER Y PENSAR.

Mensaje  Lidia el Lun Abr 14, 2014 11:19 pm



Se lo diré en coplilla manriqueña

Si en tus brazos estoy preso:
ríos de espinas me angustian;
¡tengo suerte!

Si alguna noche te beso:
ya mis desvelos se amustian;
¡es mi muerte!


Si en mis sueños no te añoro:
despierto empapado en llanto,
¡soy desierto!

Si algún instante, tesoro,
dejo de sufrirte tanto:
¡es que he muerto!


Azarías DLeyre

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Autora: Paola Klug

Mensaje  Lidia el Lun Jul 14, 2014 11:03 pm

Decía mi abuela que cuando una mujer se sintiera triste lo mejor que podía hacer era trenzarse el cabello; de esta manera el dolor quedaría atrapado entre los cabellos y no podría llegar hasta el resto del cuerpo; había que tener cuidado de que la tristeza no se metiera en los ojos pues los haría llover, tampoco era bueno dejarla entrar en nuestros labios pues los obligaría a decir cosas que no eran ciertas, que no se meta entre tus manos- me decía- porque puedes tostar de más el café o dejar cruda la masa; y es que a la tristeza le gusta el sabor amargo. Cuando te sientas triste niña, trénzate el cabello; atrapa el dolor en la madeja y déjalo escapar cuando el viento del norte pegue con fuerza. Nuestro cabello es una red capaz de atraparlo todo, es fuerte como las raíces del ahuehuete y suave como la espuma del atole. Que no te agarre desprevenida la melancolía mi niña, aun si tienes el corazón roto o los huesos fríos por alguna ausencia. No la dejes meterse en ti con tu cabello suelto, porque fluirá en cascada por los canales que la luna ha trazado entre tu cuerpo. Trenza tu tristeza, decía, siempre trenza tu tristeza… Y mañana que despiertes con el canto del gorrión la encontrarás pálida y desvanecida entre el telar de tu cabello. Trenza tu tristeza, decía, siempre trenza tu tristeza…

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: PARA LEER Y PENSAR.

Mensaje  Lidia el Mar Jul 22, 2014 11:33 pm


Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

ESTO PARA ESCUCHAR...

Mensaje  Lidia el Vie Ago 01, 2014 1:04 pm


Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: PARA LEER Y PENSAR.

Mensaje  Lidia el Jue Oct 01, 2015 7:49 am

25 de las frases más bellas de la literatura:






“No hay felicidad o infelicidad en este mundo; sólo hay comparación de un estado con otro. Solo un hombre que ha sentido la máxima desesperación es capaz de sentir la máxima felicidad. Es necesario haber deseado morir para saber lo bueno que es vivir”.

El conde de Monte Cristo – Alexandre Dumas.


“Amor y deseo son dos cosas diferentes; que no todo lo que se ama se desea, ni todo lo que se desea se ama”.

Don Quijote de la Mancha – Miguel de Cervantes


“Las masas humanas más peligrosas son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo…. del miedo al cambio”.

Octavio Paz




“Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, era la edad de la sabiduría, era la edad de la insensatez, era la época de la creencia, era la época de la incredulidad, era la estación de la luz, era la estación de la oscuridad, era la primavera de la esperanza, era el invierno de la desesperación”.

Historia de dos Ciudades – Charles Dickens


“Crearía un perfume que no sólo fuera humano, sino sobrehumano. Un aroma de ángel, tan indescriptiblemente bueno y pletórico de vigor que quien lo oliera quedaría hechizado y no tendría más remedio que amar a la persona que lo llevara, o sea, amarle a él, Grenouille, con todo su corazón”.

El perfume – Patrick Süskind


“Nuestras vidas se definen por las oportunidades, incluso las que perdemos”.

El curioso caso de Benjamin Button – F. Scott Fitzgerald.




“La memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, y gracias a ese artificio, logramos sobrellevar el pasado”.

Gabriel García Márquez


“Qué maravilloso es que nadie necesita un solo momento antes de comenzar a mejorar el mundo”.

El diario de Ana Frank.


“El hombre razonable se adapta al mundo: el hombre no razonable persiste en intentar adaptar el mundo a sí mismo. Por tanto, todo progreso depende del hombre no razonable”.

Hombre y superhombre – George Bernad Shaw.





“La muerte destroza al hombre: la idea de la muerte le salva”.

Howards End – E. M. Forster.


“Querían hablar, pero no pudieron; había lágrimas en sus ojos. Ambos estaban pálidos y delgados; pero aquellos rostros pálidos estaban iluminados con el amanecer de un nuevo futuro”.

Crimen y castigo – Fiódor Dostoyevski.


“La libertad, para realizarse, debe bajar a la tierra y encarnar entre los hombres. No le hacen falta alas sino raíces”.

Octavio Paz




“El hombre débil se vuelve fuerte cuando no tiene nada, porque sólo entonces puede sentir la locura de la desesperación”.

La compañía blanca – Arthur Conan Doyle


“Mientras el corazón late, mientras el cuerpo y alma siguen juntos, no puedo admitir que cualquier criatura dotada de voluntad tiene necesidad de perder la esperanza en la vida”.

Viaje al centro de la tierra – Julio Verne


“El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad”.

Gabriel García Márquez




“Llamo a la gente ´rica´ cuando son capaces de satisfacer las necesidades de su imaginación”.

El retrato de una dama – Henry James


“Cada libro, cada volumen que ves aquí, tiene un alma. El alma de la persona que lo escribió y de aquellos que lo leyeron, vivieron y soñaron con él. Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien baja sus ojos a las páginas, su espíritu crece y se fortalece”.

La Sombra del Viento – Carlos Ruiz Zafón


“El sol es débil cuando se eleva primero, y cobra fuerza y coraje a medida que avanza el día”.

Vieja tienda de curiosidades – Charles Dickens




“Algún día, en cualquier parte, en cualquier lugar, indefectiblemente te encontrarás a ti mismo, y ésa, sólo ésa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas”.

Pablo Neruda


“Las criaturas del exterior miraban del cerdo al hombre y del hombre al cerdo de nuevo; pero ya era imposible decir cuál era cuál”.

Rebelión en la granja – George Orwell


“Soy lo que has hecho de mí. Toma mis elogios, toma mi culpa, toma todo el éxito, toma el fracaso, en resumen, tómame”.

Grandes Esperanzas – Charles Dickens




“Y si nada nos libra de la muerte, al menos que el amor nos salve de la vida”.

Los arrancados – Pablo Neruda


“Nada hay en el mundo, ni hombre ni diablo ni cosa alguna, que sea para mí tan sospechoso como el amor, pues éste penetra en el alma más que cualquier otra cosa. Nada hay que ocupe y ate más al corazón que el amor. Por eso, cuando no dispone de armas para gobernarse, el alma se hunde, por el amor, en la más honda de las ruinas”.

El Nombre de la Rosa – Umberto Eco


“La alegría causa a veces un efecto extraño; oprime al corazón casi tanto como el dolor”.

El Conde de Montecristo – Alejandro Dumas


“De pronto se deslizó por el pasillo, al pasar por mi lado sus sorprendentes pupilas de oro se detuvieron un instante en las mías. Debí morir un poco. No podía respirar y se me detuvo el pulso”.

La Casa de los Espíritus – Isabel Allende


Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: PARA LEER Y PENSAR.

Mensaje  Lidia el Lun Oct 05, 2015 10:29 pm


Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: PARA LEER Y PENSAR.

Mensaje  Lidia el Sáb Abr 23, 2016 7:39 am

” - Trenzaré mi tristeza...
Decía mi abuela que cuando una mujer se sintiera triste lo mejor que podía hacer era trenzarse el cabello; de esta manera el dolor quedaría atrapado entre los cabellos y no podría llegar hasta el resto del cuerpo; había que tener cuidado de que la tristeza no se metiera en los ojos pues los harìa llover, tampoco era bueno dejarla entrar en nuestros labios pues los obligaría a decir cosas que no eran ciertas, que no se meta entre tus manos- me decía- porque puedes tostar de más el café o dejar cruda la masa; y es que a la tristeza le gusta el sabor amargo. Cuando te sientas triste niña, trénzate el cabello; atrapa el dolor en la madeja y déjalo escapar cuando el viento del norte pegue con fuerza.
Que no te agarre desprevenida la melancolía mi niña, aun si tienes el corazón roto o los huesos fríos por alguna ausencia. No la dejes meterse en ti con tu cabello suelto, porque fluirá en cascada por los canales que la luna ha trazado entre tu cuerpo. Trenza tu tristeza, decía, siempre trenza tu tristeza…
Y mañana que despiertes con el canto del gorrión la encontrarás pálida y desvanecida entre el telar de tu cabello."Paola Klug.

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: PARA LEER Y PENSAR.

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.