ESTA SANGRÍA ES UN GRAN PROBLEMA EN NUESTRA SOCIEDAD Y PARA QUE TODOS DEJEMOS DE SUFRIR, NO PODEMOS MIRAR HACIA OTRO LADO. ESTA INFORMACIÓN NO PRETENDE HERIR SENSIBILIDADES, PERO LA REALIDAD ES LA QUE ES Y ES MUY DURA.

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: ESTA SANGRÍA ES UN GRAN PROBLEMA EN NUESTRA SOCIEDAD Y PARA QUE TODOS DEJEMOS DE SUFRIR, NO PODEMOS MIRAR HACIA OTRO LADO. ESTA INFORMACIÓN NO PRETENDE HERIR SENSIBILIDADES, PERO LA REALIDAD ES LA QUE ES Y ES MUY DURA.

Mensaje  Lidia el Miér Nov 04, 2015 11:14 pm

La doctora en Derecho y catedrática en Filosofía del Derecho de España, Juana Gil Ruiz cerrará las Jornadas Internacionales sobre Violencia de Género que se realizan en Bariloche este miércoles, jueves y viernes.

La doctora española habló sobre la temática durante una entrevista realizada por El Vespertino de Radio Seis y en primer lugar explicó que "no podemos mezclar la violencia de género con otro tipo de violencia porque estamos hablando de una cifra de mujeres asesinadas a nivel mundial que merece la pena reflexionar al respecto" dijo.

"No solamente asesinadas físicamente o psicológicamente, sino que cuando hablamos de violencia de género además hablamos de más cosas, de la violencia que sufren como ciudadanas cuando quieren desarrollarse en la esfera pública pero también privada" añadió.

La profesional consideró que las denuncias de las mujeres que sufren violencia son fundamentales para iniciar acciones tendientes a evitar futuros episodios. "Si no se denuncia no se activa el paragüas jurídico político, el primer es paso fundamental" dijo, y sostuvo que "la ciudadanía tiene que saber que las mujeres no están locas por denunciar".

Según indicó, en Europa principalmente en Francia y en los países nórdicos aún existe un alto grado de violencia de género. "En España estamos intentando potenciar que las mujeres sepan que hay todo un cuerpo jurídico político que las va a proteger pero no obstante hay mucha reticencia, porque tienen mucho miedo" lamentó.

La doctora destacó la particularidad que tiene la violencia de género en relación a que "es el único delito en el que la mujer no desea que su agresor termine en la cárcel, sino que solamente necesitan que cese la violencia, que dejen de pegarle".

"La clave en esta jornada es saber distinguir la violencia de género de la violencia doméstica, que no son en absoluto comparables. La doméstica es cuando una persona sufre una especial vulnerabilidad en su familia pero cuando hablamos de violencia de género es la violencia que sufren las mujeres por el hecho de ser mujeres" aclaró.

Además sostuvo que las medidas que deben tomar las autoridades para combatir este tipo de violencia son elementales, pero "cuando el Estado no hace nada a sabiendas de que están masacrando a su ciudadanía, quien prefiere violencia por omisión es el Estado" dijo.

"La violencia de género es discriminación y tenemos que visualizar esa discriminación en todas las áreas de la esfera pública y también en la privada" manifestó.

Por último destacó la importancia de comenzar a educar sobre la no violencia "desde el minuto cero cuando niños y niñas tienen que saber que son diferentes pero iguales en derecho".

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

ARCAICO...

Mensaje  Lidia el Jue Nov 12, 2015 11:44 pm

El negocio del sexo

ARCADI ESPADA

12/11/2015 El sábado pasado se celebró en Madrid una absurda manifestación contra la violencia que llaman de género. Sería de esperar que pronto se celebraran otras contra el cáncer de próstata o el suicidio. Los crímenes de pareja forman parte de una obstinada violencia privada cuyas raíces son casi insondables. Como en todas las formas de violencia, el sexo masculino destaca en su papel de agresor, y como en todas las formas de violencia, la civilización va introduciendo lentas pero sustanciales rebajas. España es un país azotado por esa forma de crimen a niveles de tipo medio, lejanos de las altas cifras que alcanzan, por ejemplo, la mayoría de las sociedades nórdicas, caracterizadas desde hace tiempo por niveles mucho mayores de igualdad sexual.Las manifestantes de Madrid pretenden hacer de esa violencia una causa política. Para que su objetivo tuviera algún sentido deberían demostrar, sin embargo, que esos crímenes son desatendidos por la instituciones. Por la política, por las leyes, por los jueces, por la policía e incluso por los medios. No parece que, salvo errores aislados, sea el caso de España. Y si no tuviera un lado repugnante, me gustaría comparar la atención institucional y social que reciben los crímenes de pareja respecto de los accidentes laborales o el suicidio.La ausencia de una desatención institucional obliga a las manifestantes a elevar la abstracción de su protesta. Es lo que insinuó con palabra indigente y provocadora la alcaldesa Colau en la propia manifestación: "Si esto le pasara a los hombres...". Si esto le pasara a los hombres (que por cierto: les pasa, aunque sea en un grado menor) sucedería exactamente lo mismo. O quizá sucedería algo aún peor. Lo que sucede, por ejemplo, con el suicidio: donde los hombres mueren mucho más que las mujeres sin que hasta ahora consten, al menos en España, programas de atención sexualmente específica.
"Me gustaría comparar la atención institucional y social que reciben los crímenes de pareja respecto de los accidentes laborales"
El crimen de pareja no es un crimen político que implique organizaciones y colectivos, ni es un crimen de sexos. Es un crimen de individuos, cuyo tratamiento y persecución ha de corresponder a sus características. La desvergonzada instrumentalización de estos crímenes que hacen las mujeres de izquierdas solo tiene como objetivo identificarlos con las prácticas o al menos con la ideología de los hombres de derechas. Es decir, y dicho con toda la brutalidad que merecen: su única intención real es la de hacer negocio con el crimen.
No No No No No No No No No No No No No No No No No No No No No No No No No No No No No No

POSOS DE ANARQUÍA (PÚBLICO):

Carta abierta a Arcadi Espada

12 nov 2015

Señor Espada:

Lo cierto es que su artículo de hoy en El Mundo titulado El negocio del sexo no puede ser más desacertado. Ignoro cómo ha podido llegar a la conclusión de que la intención de la macro manifestación contra la violencia machista que tuvo lugar el pasado 7 de noviembre fue “hacer negocio con el crimen”. No sé si cuando escribió lo hizo bajo los efectos de alguna sustancia psicotrópica o que realmente su razonamiento está tan perturbado que de veras cree que el 7N fue solo cosa de “las mujeres de izquierdas” que trataban de identificar los crímenes “con las prácticas o al menos con la ideología de los hombres de derechas”.

Sea como fuere, si su artículo hubiera caído en mis manos en papel, creo que habría tenido más utilidad para envolver pescado que para ser realmente leído. Tiendo a respetar cualquier opinión, puesto que me agrada argumentar y contra-argumentar, pero en este caso concreto, sus líneas, su opinión, no sólo no me merece ningún respeto, sino que me repugna.

¿Cómo puede comparar una manisfestación contra las casi 1.400 mujeres asesinadas desde 1995 y el resto de violencias machistas con el cáncer de próstata? ¿Cómo se atreve siquiera a sugerir que el hecho de que sólo el pasado verano hayan sido asesinadas 37 mujeres y 8 menores a manos de sus parejas, padres o parejas de sus madres no merece una manifestación de este tipo?

En su artículo defiende las políticas que se están llevando a cabo en favor de la igualdad y contra la violencia de género, razón por la cual cree que la manifestación del 7N carecía de sentido. Sin embargo, la realidad es que desde 2010 el presupuesto para la prevención de la violencia machista se ha recortado un 26%. ¿Qué ha subido en los Presupuestos para 2016? Sí, a 25,2 millones de euros, pero es que hace tan sólo seis años esta cifra se situaba en 34,3 millones de euros. ¿Es capaz de entender por qué la gente sale a la calle?

Y digo “gente” porque no sólo es cuestión de mujeres, como usted indica en su artículo, porque precisamente por actitudes machistas como la suya cuesta tanto que la igualdad avance, porque bajo su pátina de condena a los crímines de violencia machista no se esconde más que la semilla que hacer germinar esos mismos crímenes, esa actitud repulsiva que lleva a pensar que manifestaciones como las del 7N son únicamente iniciativas paridas de mujeres progres, de feministas con toda la carga despectiva que usted seguramente aplica a este término.

Su artículo es de tal ligereza, imprecisión y falta de información que es altamente tóxico. Considera que las políticas llevadas hasta ahora son suficientes cuando las estadísticas nos indican que no es así. En su opinión, ¿qué cabe esperar? ¿La resignación mientras esta sociedad patriarcal aniquila a las mujeres? Eso parece desprenderse de su tribuna que ni menciona cómo el Convenio de Estambul quedó en papel mojado o cómo la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género requiere de un actualización urgente.

Le recomiendo para futuros artículos en esta materia que sea más respetuoso, que asuma la responsabilidad que le corresponde cuando escribe desde un medio de comunicación y, especialmente, que se informe y no se limite a escupir una sarta de reflexiones alumbradas desde el más profundo desconocimiento o, lo que es aún peor, desde la más despreciable malantención.

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

DE AQUELLOS LODOS ESTOS BARROS.

Mensaje  Lidia el Sáb Nov 14, 2015 11:55 pm


Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: ESTA SANGRÍA ES UN GRAN PROBLEMA EN NUESTRA SOCIEDAD Y PARA QUE TODOS DEJEMOS DE SUFRIR, NO PODEMOS MIRAR HACIA OTRO LADO. ESTA INFORMACIÓN NO PRETENDE HERIR SENSIBILIDADES, PERO LA REALIDAD ES LA QUE ES Y ES MUY DURA.

Mensaje  Lidia el Lun Nov 16, 2015 4:55 pm

¿Qué es la violencia de género?
Se trata de una violencia que afecta a las mujeres por el mero hecho de serlo. Constituye un atentado contra la integridad, la dignidad y la libertad de las mujeres, independientemente del ámbito en el que se produzca.
Se entiende por violencia de género cualquier acto violento o agresión, basados en una situación de desigualdad en el marco de un sistema de relaciones de dominación de los hombres sobre las mujeres que tenga o pueda tener como consecuencia un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas de tales actos y la coacción o privación arbitraria de la libertad, tanto si ocurren en el ámbito público como en la vida familiar o personal. (Ley 11/2007, del 27 de julio, gallega para la prevención y el tratamiento integral de la violencia de género).
El concepto "violencia de género" da nombre a un problema, que incluso hace poco, formaba parte de la vida personal de las personas; era considerado un asunto de familia que no debía trascender de puertas para fuera y, por lo tanto, en el que no se debía intervenir. Entender la violencia como un asunto personal refuerza a las mujeres a una situación de subordinación respeto del hombre e implica asumir las relaciones de poder históricamente desiguales entre ambos y a través de las cuales se legitima al hombre a mantener su status-quo de la dominación incluso a través de la violencia. Esta percepción contribuye a que las mujeres no denuncien su situación por miedo, vergüenza o culpabilidad.
La discriminación de las mujeres y la violencia de género (como la manifestación más brutal de las desigualdades entre hombres y mujeres) es un problema que traspasa fronteras y que está presente en la mayor parte de los países del mundo con la particularidad de que las vivencias del maltrato son enormemente parecidas en todos los lugares y culturas.
Debe recordarse que la violencia es una estrategia de relación aprendida, no es innata. Si esto fuera así, todas las personas serían violentas o todas las personas ejercerían la violencia de la misma manera y en el mismo grado; sin embargo, no siempre la empleamos en nuestras relaciones: hablamos, negociamos, pactamos, tratamos de comprender el punto de vista de la otra persona y finalmente llegamos a un acuerdo, aunque no obtengamos el que en principio queríamos.
Los maltratadores son selectivos en el ejercicio de la violencia, lo que demuestra que son capaces de controlarse en cualquier otra situación.

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: ESTA SANGRÍA ES UN GRAN PROBLEMA EN NUESTRA SOCIEDAD Y PARA QUE TODOS DEJEMOS DE SUFRIR, NO PODEMOS MIRAR HACIA OTRO LADO. ESTA INFORMACIÓN NO PRETENDE HERIR SENSIBILIDADES, PERO LA REALIDAD ES LA QUE ES Y ES MUY DURA.

Mensaje  Lidia el Lun Nov 16, 2015 5:00 pm

¿Qué es la violencia de género?
Se trata de una violencia que afecta a las mujeres por el mero hecho de serlo. Constituye un atentado contra la integridad, la dignidad y la libertad de las mujeres, independientemente del ámbito en el que se produzca.
Se entiende por violencia de género cualquier acto violento o agresión, basados en una situación de desigualdad en el marco de un sistema de relaciones de dominación de los hombres sobre las mujeres que tenga o pueda tener como consecuencia un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas de tales actos y la coacción o privación arbitraria de la libertad, tanto si ocurren en el ámbito público como en la vida familiar o personal. (Ley 11/2007, del 27 de julio, gallega para la prevención y el tratamiento integral de la violencia de género).
El concepto "violencia de género" da nombre a un problema, que incluso hace poco, formaba parte de la vida personal de las personas; era considerado un asunto de familia que no debía trascender de puertas para fuera y, por lo tanto, en el que no se debía intervenir. Entender la violencia como un asunto personal refuerza a las mujeres a una situación de subordinación respeto del hombre e implica asumir las relaciones de poder históricamente desiguales entre ambos y a través de las cuales se legitima al hombre a mantener su status-quo de la dominación incluso a través de la violencia. Esta percepción contribuye a que las mujeres no denuncien su situación por miedo, vergüenza o culpabilidad.
La discriminación de las mujeres y la violencia de género (como la manifestación más brutal de las desigualdades entre hombres y mujeres) es un problema que traspasa fronteras y que está presente en la mayor parte de los países del mundo con la particularidad de que las vivencias del maltrato son enormemente parecidas en todos los lugares y culturas.
Debe recordarse que la violencia es una estrategia de relación aprendida, no es innata. Si esto fuera así, todas las personas serían violentas o todas las personas ejercerían la violencia de la misma manera y en el mismo grado; sin embargo, no siempre la empleamos en nuestras relaciones: hablamos, negociamos, pactamos, tratamos de comprender el punto de vista de la otra persona y finalmente llegamos a un acuerdo, aunque no obtengamos el que en principio queríamos.
Los maltratadores son selectivos en el ejercicio de la violencia, lo que demuestra que son capaces de controlarse en cualquier otra situación.

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: ESTA SANGRÍA ES UN GRAN PROBLEMA EN NUESTRA SOCIEDAD Y PARA QUE TODOS DEJEMOS DE SUFRIR, NO PODEMOS MIRAR HACIA OTRO LADO. ESTA INFORMACIÓN NO PRETENDE HERIR SENSIBILIDADES, PERO LA REALIDAD ES LA QUE ES Y ES MUY DURA.

Mensaje  Lidia el Lun Nov 30, 2015 10:48 am

Zona Crítica
¿Por qué los hombres no pueden ser incluidos en la Ley de Violencia de Género?

Las cifras oficiales no dejan nunca ninguna duda sobre quiénes son las víctimas y quiénes los verdugos
Aunque estuviéramos en un caso de una mujer que mata a su marido sin que él la haya agredido previamente, no se dan las condiciones en esta sociedad para que su motivación pueda ser la del sexo de él


¿Por qué la ley de violencia de género no puede incluir a hombres?

Hay una confusión generalizada en cuanto al significado efectivo de "Violencia de Género". Mucha gente sigue creyendo que se le llama así a cualquier agresión dentro de la pareja. Otros saben que solo se consideran como Violencia de Género las agresiones hacia las mujeres dentro de una relación sentimental, pero no saben por qué y les parece discriminatorio hacia los hombres.

Pero es fácil entender por qué solo las mujeres pueden ser víctimas de violencia de género si se tiene toda la información y se contextualiza dentro del marco actual y de las cifras oficiales que no dejan nunca ninguna duda sobre quiénes son las víctimas y quiénes los verdugos.

Nuestra sociedad es patriarcal: esto no significa otra cosa que vivimos en país donde el hombre tiene poder sobre la mujer en todos los ámbitos posibles. Por ejemplo: el económico. El hombre es el que muchas veces sustenta a la familia por los roles establecidos, aún hoy tristemente actuales, donde él provee y ella cuida de los hijos y la casa. Esto establece una relación de dependencia económica de la mujer hacia el hombre, imposibilitándole la toma de decisiones que atañen a su propia vida. O, por ejemplo, en el ámbito laboral, donde el hombre cobra más por ser hombre, además de tener absoluta libertad de horarios mientras que la mujer, en la actualidad, ocupa muchos más puestos en trabajos de tiempo parcial (no solo en España, sino en toda la UE), debido a que tiene otras labores que atender, "propias de su sexo", como se les llamaba hasta hace relativamente poco. Además, estas cifras van en aumento.

hs
Cuando se establecen relaciones de poder de unos sobre otras y, además, se fortalecen desde medios, cine, literatura y publicidad, los estereotipos que perpetúan esta relación de privilegiado-oprimida, el siguiente paso es el del sometimiento, la creencia de que la mujer pertenece al hombre, la posesión y la violencia. Esta violencia no tiene por qué ser en forma de golpes, hemos interiorizado que es así, pero hay muchas formas de violencia invisible, como los gritos, las humillaciones o el acoso, entre muchas otras.

Cuando en una sola década la cifra de asesinadas por sus parejas asciende a más de 800 mujeres (decenas de miles de maltratadas), no es difícil entender que estas relaciones de poder tienen como víctima a un género, el femenino, y no al otro. Y, precisamente, debido a estas cifras y para frenar su goteo incesante, se creó la Ley Integral de Violencia de Género. Tarde, en 2004, pero se creó. Al igual que en el Código Penal existe un tipo penal de actos racistas y xenófobos para condenar clases específicas de delitos (del que curiosamente nadie se queja) se creó también el tipo penal con connotación de "género". Si se hizo así no fue por gusto, capricho o por una confabulación judeomasónica odiahombres, sino porque las asesinadas son mujeres en una proporción vergonzosa.

¿Qué conseguiríamos incluyendo a los hombres en la LIVG? Básicamente negar que el género es el motivo de este tipo de delitos. Y en vez de poner de relieve ante la sociedad que tenemos un problema de machismo estructural, lo invisibilizaríamos. Además de que meteríamos en el mismo saco (y juzgaríamos) estos delitos como si unos y otras hubieran delinquido por el mismo motivo. Las mujeres no maltratan o matan a hombres por ser hombres (muchas de ellas, de hecho, lo hacen en defensa propia) pero aunque estuviéramos en un caso de una mujer que mata a su marido sin que él la haya agredido previamente, no se dan las condiciones en esta sociedad para que su motivación pueda ser la del sexo de él.

No hay establecidas relaciones de poder de la mujer sobre el hombre por lo que no se les puede aplicar la Ley de Violencia de Género. Si el motivo no es el género, ¿por qué incluir a los hombres en esta ley? La LIVG está hecha ad hoc para proteger a las víctimas del patriarcado y no al que recibe los privilegios de vivir en él. En los casos (mínimos) en los que un hombre sea maltratado por una mujer, hay que sacar el género de la ecuación y juzgar cada caso con su contexto y sus motivaciones propias, que serán diferentes en cada caso.

¿A quién sí debería incluir la LIVG y no lo hace? Desde que se creó la ley en 2004 y hasta este verano, no se consideraban como víctimas de violencia de género a los hijos que quedaban huérfanos, por ejemplo. Ahora sí se incluyen, pero aún quedan víctimas de esta violencia que no están incluidos y cuya motivación para llevar a cabo el delito sigue siendo la del género, por ejemplo: prostitutas asesinadas o maltratadas por sus clientes. En estos casos (que se sacan de la Ley Violencia de Género solo porque no había relación sentimental) la relación de poder del hombre hacia la mujer sigue siendo el motivo por el que se producen, por lo que la ley actual debería darle cobertura a ellas también, entre otras muchas formas de violencia machista, tal y como recoge el Convenio de Estambul y tal como pedía también la marcha contra todas las violencias machistas del 7N.

En resumen y citando a la página del Ministerio de Sanidad y Servicios Sociales e Igualdad. Si "se pone de manifiesto que cada vez más mujeres acaban con relaciones que las dañan y anulan por el simple hecho de ser mujer" y, a su vez, el hombre no sufre este tipo de violencia por ser simplemente hombre, ¿con qué motivo tendría que aplicarse esta Ley a ellos? No hay ningún motivo y, de hecho, la ley perdería completamente su sentido.

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Miguel Lorente Acosta

Mensaje  Lidia el Lun Dic 14, 2015 12:32 am

La violencia no tiene género. El género sí tiene violencia

GENERO - VIOLENCIA Quien no quiere cambiar una realidad ventajosa utiliza una doble estrategia de efecto exponencial, por una parte la niega y por otra la difumina… y entre lo que borra y lo que emborrona permite que la vida continúe en la zona gris y sombría del desconocimiento, para así mantener sus privilegios.

Es la forma de no posicionarse frente a una realidad concreta con la apariencia de que se está en contra de ella… Imaginen las siguientes respuestas ante las preguntas que se hacen: ¿Qué le parece la guerra de Siria?… Todas las guerras son malas. ¿Qué le parece el problema del SIDA?… Todas las enfermedades son terribles. ¿Qué le parecen las muertes por accidente de tráfico?. Todas las muertes accidentales son tristes… Sería absurdo intentar ocultar una realidad concreta, con sus causas y sus características específicas, en una generalidad con la que comparte el resultado y el marco conceptual, pero que es completamente diferente en sus circunstancias, pues aparte de esconderla no se resolvería jamás…

Pues bien, ante la situación de la violencia de género, con más de 700 mujeres asesinadas por los hombres con quienes compartían su relación en los últimos diez años, y con 600.000 casos de maltrato al año, el posmachismo responde que “todas las violencias son malas”. Algo obvio, y lo hacen porque lo que busca es que no se haga nada contra la violencia que sufren las mujeres, y no al contrario. Pretender presentar sus ataques a las medidas dirigidas a erradicar la violencia de género como una reivindicación para que se adopten medidas contra todas las demás violencias, al tiempo de insinuar que no las hay, es una falacia. Y lo es, primero, porque para hacer algo contra otras violencias no exige dejar de hacer contra la violencia que sufren las mujeres, y segundo, porque no proponen nada, sólo que se acabe con la Ley Integral.

Ahora bien, no todo puede beneficiarse de esta estrategia del “borrar y emborronar”. Está claro que si alguien intentara negar hoy, por ejemplo, los accidentes de tráfico, los problemas de la situación económica, el envejecimiento de la población… no lo iba a tener fácil, aunque lo intentara. La “estrategia de la negación y confusión” funciona con situaciones estructurales que han formado parte de la “normalidad” histórica de la sociedad, de aquello que se entendía propio de determinadas circunstancias habituales y promovidas desde la misma organización social, y además, funciona cuando a través de esa estrategia se defienden y reivindican determinados valores, no cuando se busca reordenar u organizar de otra manera determinadas cuestiones formales.

Por eso desde las posiciones clásicas de una sociedad desigual estructurada sobre las referencias masculinas, y asignando a los hombres esa capacidad de interpretar y dar significado a la realidad, y de manera muy especial a la posición, comportamiento, conductas y actitudes de las mujeres, o lo que es lo mismo, desde la desigualdad y el machismo, cuando se habla de violencia de género lo que se pretende es buscar esa confusión esencial para que no haya reacción social ni respuesta institucional ante ella, y así permanecer en esa desigualdad que tanto bien les ha hecho a algunos hombres y tantos privilegios les ha dado a todos.

“La violencia no tiene género” dicen, y es cierto, lo hemos comentado, repetido y escrito multitud de veces (http://blogs.elpais.com/autopsia/2013/04/mujeres-asesinas.html), aunque el posmachismo no le interesa mostrar cómo desde la igualdad se rechaza y condena todo tipo de violencias. Algo muy diferente y, precisamente, lo que quieren borrar y emborronar es que “el género sí tiene violencia”.

La construcción cultural de lo que significa ser hombre y mujer en cada contexto social, es decir, lo que se espera de cada hombre en cada lugar a través de su comportamiento y actitud, y de cada mujer en esos mismos términos, aquello por lo que los hombres son reconocidos o cuestionados como hombres y las mujeres como mujeres, que es lo que conforma el “género”, es lo que ha atribuido una serie de funciones a los hombres que llevan a decidir qué es lo correcto dentro de sus relaciones de pareja y familia, y a corregirlo cuando se desvía o no se cumple, recurriendo incluso a la violencia, es decir, a la violencia de género. Esta construcción cultural aplicada a la sociedad es la que permite decir a las mujeres que sufren la violencia aquello de “mi marido me pega lo normal”, a un arzobispo lo de “cásate y se sumisa”, al Tribunal Supremo sentenciar que “si una violación es habitual, no es violación” (http://blogs.elpais.com/etiqueta-roja/2013/05/violacion.html) o a un grupo musical hacer una canción y un video banalizando el femicidio (http://blogs.elpais.com/autopsia/2014/01/los-tres-errores-a-propósito-de-hey-hey-hey-del-grupo-chileno-los-tres.html).

Y todo ello, en lugar de dar lugar a una revolución y a la insumisión ciudadana, lo que hace es reforzar esa normalidad construida sobre las referencias de lo que significa ser hombre y ser mujer. Es decir, la construcción de los géneros desde la visión androcéntrica de una cultura desigual basada en la imagen de los hombres.

Estas circunstancias y características son las que dan lugar la violencia que sufren las mujeres a manos de los hombres en la sociedad y dentro de las relaciones de pareja o familia, o sea, la violencia de género. No a otras violencias, y mucho menos la violencia que sufren los hombres a manos de las mujeres, ni las que padecen los niños y niñas o los ancianos a manos de hombres y mujeres. Nadie dice “mi mujer me pega lo normal”, ni se escriben libros dirigidos a los hombres titulados “cásate y sé sumiso”.

Al posmachismo no le interesa nada de esto, como no lo ha interesado nunca al machismo las violencias que sufrían menores, ancianos y hombres, puesto que respondían a un criterio de “ordeno y mando” impuesto desde su modelo basado en una estructura jerarquizada sobre el poder.

Nunca han propuesto nada para acabar con las otras violencias, y tampoco con la violencia que sufren los hombres, que es producida mayoritariamente por otros hombres, no por las mujeres. Lo único que plantean es acabar con los instrumentos e iniciativas que la sociedad española se ha dado para acabar con la violencia que sufren las mujeres, especialmente con la llamada Ley Integral contra la Violencia de Género, que recordemos fue aprobada por unanimidad en el Parlamento, lugar donde reside la soberanía popular.

A ellos les da igual, dicen que es inconstitucional, aunque el Tribunal Constitucional ha dicho que es constitucional, dicen que produce el 90% de denuncias falsas, cuando la Fiscalía General del Estado establece que representan el 0’01%, dicen que detienen a los hombres injustamente, cuando en ninguno de sus artículos habla de detenciones tras las denuncia… Y callan que el 80% de las mujeres que sufren violencia por sus parejas no denuncia, y que el 80% de las mujeres asesinadas tampoco había denunciado a pesar de que la violencia era tan grave que terminó en el homicidio de la mujer, y que el 20% de las mujeres asesinadas, a pesar de denunciar (algunas hasta 11 veces) no obtuvo una protección suficiente y también fue asesinada.

¿Ustedes creen que todo eso va contra los hombres en general, o lo hace contra los hombres violentos? ¿Ustedes creen que callar ante esta violencia, mirar para otro lado o mezclar todas las violencias para que no ser resuelva ninguna es querer a los hombres? ¿Ustedes creen que establecer medidas para que los hombres violentos no puedan someter, maltratar y poder llegar a matar a las mujeres con las que conviven, y en ocasiones a sus hijos e hijas, es odiar a los hombres?…

Yo sinceramente creo que no. Creo que acabar con la violencia de género y con las circunstancias que llevan a los hombres a entender que su uso está justificado es querer a los hombres y querer una sociedad donde la convivencia se base en la paz y en el respeto, o lo que es lo mismo, en la Igualdad.

Y todo ello es compatible con el resto de medidas dirigidas a cada violencia, como lo es realizar campañas contra el cáncer de pulmón y otras contra el infarto de miocardio, sin que nadie se sienta discriminado; o como lo es realizar campañas contra los accidentes de tráfico y otras contra la siniestralidad laboral….

Nadie se queja de esas iniciativas, el posmachismo, es decir, la visión camuflada del machismo, sólo se queja cuando las medidas se dirigen a las mujeres, aunque el problema les afecte a ellas. Su visión de la posición que ocupan las mujeres no sólo refleja que no les importan mucho como personas, sino que no las ven como parte de la sociedad, puesto que si se resuelve un problema grave que afecta al 50% de la sociedad, es la propia sociedad la que mejora y gana.

Pero ellos como siempre a lo suyo, es decir, sólo a lo suyo…

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: ESTA SANGRÍA ES UN GRAN PROBLEMA EN NUESTRA SOCIEDAD Y PARA QUE TODOS DEJEMOS DE SUFRIR, NO PODEMOS MIRAR HACIA OTRO LADO. ESTA INFORMACIÓN NO PRETENDE HERIR SENSIBILIDADES, PERO LA REALIDAD ES LA QUE ES Y ES MUY DURA.

Mensaje  Lidia el Mar Dic 29, 2015 5:22 pm

(EUROPA PRESS) -

El 33% de los jóvenes españoles entre 15 y 29 años considera "inevitable" o "aceptable" controlar los horarios de su pareja, impedir que vea a su familia o sus amistades, no permitir que estudie o trabaje o decirle lo que puede y no puede hacer.

Así se desprende del estudio 'La percepción de la violencia de género en la adolescencia y la juventud', elaborado por el Centro de Investigaciones Sociológicas para la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad a partir de 2.500 entrevistas a personas entre 15 y 29 años, presentado este martes.

La socióloga coordinadora del estudio, Verónica De Miguel, ha explicado que, si bien el 96% de las mujeres y el 92% de los hombres en estas edades consideran "totalmente inaceptable" la violencia de género, "cuando se indaga se observa que no todas las formas de violencia suscitan el mismo rechazo ni todas las manifestaciones son vistas como violencia, como el control".

Si para el 97% es "totalmente inaceptable" la violencia física y sexual y para el 93% lo es también la verbal, sólo el 66% considera de este modo la que se ejerce mediante el control. Además, los jóvenes toleran más estas conductas que los adultos, que en un 70% lo ven injustificable.

Aunque las chicas condenan en mayor medida la violencia ejercida mediante el control, hay un 32% que la considera aceptable en determinadas circunstancias, tres puntos más que en la población femenina general. Entre los chicos, el 34% no lo ve del todo inaceptable, un 4% más que en el conjunto de hombres de todas las edades.

No obstante, las campañas de sensibilización influyen. Según ha explicado De Miguel, "entre quienes recuerdan alguna campaña de violencia de género, el 71% ve totalmente inaceptable la violencia de control, porcentaje que desciende al 64% entre quienes no recuerdan ninguna campaña, lo que hace pensar que el mensaje llega".

"Debemos estar especialmente preocupados por los jóvenes y su percepción de la violencia de género", ha señalado la secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Susana Camarero, para añadir que en este colectivo se toleran "señales incipientes de violencia que anticipan otras más graves de maltrato".

El estudio arroja otros datos, como que un tercio de los jóvenes conoce a alguna víctima de violencia de género que, en el 21% de los casos, es menor de edad. El 42% de las chicas dice que se trata de una amiga y el 26%, de una vecina. A medida que aumenta la edad, crece el número de personas que tienen víctimas en su entorno cercano: el 23% de los encuestados y el 33% de la población entre 25 y 29, conforme los datos del estudio.

Ante esta situación, el 58% de los jóvenes (65% entre las chicas) llamaría a la policía, mientras un 23% se enfrentaría al agresor (32% entre los varones) y un 14% llamaría la atención de otras personas. Cuando se compara por edades, es mayor el porcentaje de adultos varones que acudirían a la policía (59% frente a 51%).

En este sentido, destaca que el 88% de la población adolescente y joven "sabría dónde acudir para interponer una denuncia por maltrato", que en un 78% sería ante la Policía, un 25% a la Guardia Civil y un 16% al teléfono 016. Como principales causas del silencio de las víctimas identifican el miedo (80%), la existencia de hijos (40%), la vergüenza (25%) y la dependencia económica del agresor (15%).

ELLOS PERCIBEN MENOS DESIGUALDAD

Para el 71% de los encuestados, no es que los malos tratos hayan aumentado en los últimos tiempos, sino que salen más a la luz. El 44% de los varones jóvenes y adolescentes ve grandes o muy grandes las desigualdades en España, frente a un 63% de las chicas. De hecho, sólo el 6% de los encuestados considera que las mujeres están peor que los hombres en ámbitos como el laboral y un 43%, dicen que la situación es de igualdad de condiciones.

Frente a la violencia de género, el 62% considera que las víctimas más vulnerables son las mujeres con discapacidad, el 56% sitúa a las menores de edad (el 63% de las encuestadas menores de 18 así lo indicó), el 52% a las extranjeras, el 41% a las mayores de 65 y el 40% señala a las que viven en entornos rurales. La cuarta parte coincide en se les debería prestar apoyo psicológico, el 15% habla de alojamientos protegidos y el 13%, de pulseras de localización para maltratadores.

LA MITAD NO CONOCE LA LEY NI EL 016

Por otra parte, el estudio refleja que al 88% de los jóvenes entre 15 y 29 años les parece bien que exista una Ley Integral contra la Violencia de Género, aunque son el 55% quienes han oído hablar de ella y menos, el 46%, quienes dicen que la conocen. El porcentaje es similar sobre el 016: el 46% tiene "algún conocimiento" de este teléfono, cifra que baja al 40% entre los adolescentes de 15 a 17 años.

Además, aunque el 78% opina que las campañas ayudan a concienciar a la sociedad y a las víctimas, aunque menos de la mitad (47%) recuerda alguna de estas iniciativas de sensibilización. Con todo, las mujeres jóvenes conocen en mayor proporción (84%) alguno de estos recursos (la Ley, el 016 o las campañas) que las adultas (80%).

"Estoy segura de que dentro de muy poco estos porcentajes de conocimiento se incrementarán sensiblemente. Ese es nuestro deseo y en eso estamos trabajando", ha destacado Camarero, que ha anunciado la puesta en marcha este año de dos campañas de sensibilización por importe de 4,5 millones de euros, a la vista de que "quien recuerda una campaña rechaza la violencia de género y actúa".

La primera de las campañas dará continuidad a la de 'Hay Salida' presentada en noviembre de 2015 para denunciar el control sobre las adolescentes y que, conforme ha indicado Camarero, incrementó en un 40% las llamadas de mujeres al 016 en la recta final del año y en un 37% las llamadas de personas de su entorno.

De la segunda, la secretaria de Estado sólo ha adelantado que irá dirigida a la sociedad en general para promover la denuncia y pivotará en torno a la idea de que "contra la violencia de género no vale callarse"

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: ESTA SANGRÍA ES UN GRAN PROBLEMA EN NUESTRA SOCIEDAD Y PARA QUE TODOS DEJEMOS DE SUFRIR, NO PODEMOS MIRAR HACIA OTRO LADO. ESTA INFORMACIÓN NO PRETENDE HERIR SENSIBILIDADES, PERO LA REALIDAD ES LA QUE ES Y ES MUY DURA.

Mensaje  Lidia el Dom Ene 03, 2016 8:53 am


Blog
Adavasymt Valladolid - Asociación de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales y Malos Tratos



El maltrato a las mujeres ancianas también es violencia de género

Por Yolanda Díez Herrero
El maltrato a personas mayores se define como la acción única o repetida, o la falta de respuesta apropiada, que causa daño o angustia a una persona mayor y que ocurre dentro de cualquier relación en la que exista una expectativa de confianza, según Moya y Barbero.
La violencia contra las mujeres mayores es consecuencia directa de la discriminación de género, a la que se une además la discriminación por edad.
En este sentido, hay que tener en cuenta que el envejecimiento afecta de forma diferente a hombres y a mujeres, debido a la adopción de roles diferentes a lo largo de su vida. UNAF ha denunciado además que la mayoría de estas mujeres mayores han sido víctimas de la violencia de género a lo largo de toda su vida.
Muchas de estas mujeres no se reconocen como víctimas de violencia porque han asumido el maltrato como una dinámica normal en su relación de pareja. Incluso llega a darse la paradoja de que estas mujeres maltratadas terminan siendo las cuidadoras de sus propios maltratadores.
La imagen social más arquetípica de una víctima de violencia de género suele corresponder con la de una mujer joven, a menudo con hijos pequeños a su cargo. O bien, tal como señala Jorge Gracia, con la de una mujer de mediana edad.
Pero estos estereotipos simplifican en exceso y oscurecen una realidad bastante más compleja. De hecho, la lacra de la violencia de género se encuentra presente en todo tipo de relaciones de pareja, existe entre personas de todas las edades, y se hace notar en todos los estratos sociales y culturales.
Afecta, por lo tanto, a las adolescentes, las mujeres jóvenes y las adultas. Y también a las mujeres mayores. Tanto la violencia de género como el maltrato familiar hacia los mayores implican claramente una violación de esos valores sociales o principios éticos que son los derechos humanos.
Desde que en el año 1979, en la Asamblea General de la ONU, se aprueba la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer los organismos internacionales se han ido ocupando de las diversas formas en las que los derechos humanos de las mujeres son violentados. En esta línea de actuación, en diciembre de 1993, la Asamblea General aprobó la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.
Hasta este momento, los gobiernos consideraban la violencia contra la mujer como un asunto privado.
En esta Declaración se insta a los gobiernos a que adopten medidas concretas para impedir los actos violentos contra las mujeres.
En septiembre de 1995, en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en Beijing, se elaboró una Plataforma de Acción en la que se determinó las medidas que los gobiernos y las comunidades tenían que adoptar para controlar la violencia contra la mujer.
En relación con la violencia contra las personas mayores, y a pesar de la no existencia de una Convención Internacional de los Derechos Humanos de las personas mayores, en el marco de la orientación consagrada a la creación de un entorno propicio y favorable, el Plan Internacional de Acción de Madrid hizo una referencia explícita al abandono, el maltrato, y la violencia contra las personas mayores con una especial mención a las mujeres mayores como colectivo especialmente vulnerable.
Se recogían, además, varias recomendaciones enmarcadas en dos objetivos principales: la eliminación de todas las formas de abandono, abuso y violencia contra las personas de edad, por un lado, y la creación de servicios de apoyo para atender a los casos de abuso y maltrato contra las personas de edad, por otro.
Contemplar estos fenómenos desde ese marco y perspectiva permite, por un lado, señalar a la atención del público las cuestiones normativas relacionadas con el maltrato tanto hacia las mujeres como hacia las personas mayores y, en general, hacer notar la desigualdad y la discriminación que sufren; por otro lado, examinar respuestas eficaces frente a los malos tratos y la violencia de la que pueden ser víctimas.
Las mujeres mayores de 65 años son el grupo social más susceptibles de padecer situaciones de abuso, maltrato y/o violencia. Pueden además sufrir violencia de género y a ello se añade una asociación significativa entre la violencia y una salud física mermada, hogares con ingresos bajos, o largos periodos de situación de dependencia y la sobrecarga familiar que supone el cuidado de personas mayores. Incluso puede afirmarse que muchas de estas mujeres mayores víctimas de maltrato machista se ven obligadas a cuidar de sus propios maltratadores.
El perfil de la víctima, según se ha puesto de manifiesto por el citado Moya y Barbero, es el de una mujer que presenta estas características:
a). El de una mujer viuda, mayor de 75 años de edad.
b). Que vive con la familia.
c) Con ingresos inferiores a 6.000 euros al año.
d). Que posee una evidente fragilidad.
e). Que depende del cuidador para las actividades de la vida diaria.
f). Que tiene una notable vulnerabilidad emocional y psicológica.
g). Que lleva a cabo una ingesta de más de cuatro fármacos diarios.
h). Y que en el último año ha sido visitada por un médico, una enfermera o un trabajador social.
Y el perfil del agresor, según dicho autor, presenta a su vez, la siguiente tipología de persona:
a). Normalmente es hijo/a o pareja de la víctima.
b). Posee un trastorno mental.
c). Es consumidor habitual de alcohol y/o drogas.
d). Es una persona que presenta conflictividad con la persona mayor.
e). Posee una escasa preparación para cuidar y no comprende la enfermedad.
f). Lleva como cuidador más de 9 años.
El maltrato a las personas más vulnerables es una de las lacras que sufre nuestra sociedad, y en ese conjunto, las mujeres mayores son uno de los eslabones más débiles. Sin embargo, la violencia que sufre este colectivo es completamente invisible, una “cifra oculta” como indica Encarnación de Haro.
El miedo a formular denuncia que ya de por sí atenaza a las víctimas de violencia de género se une a otras circunstancias propias de la vejez (enfermedades, dependencias físicas, emocionales o económicas, entre otras) para tornar más imperceptible si cabe una realidad preocupante que requiere un abordaje transversal que permita prevenir las situaciones de maltrato que sufren las mujeres mayores y, en caso de que estas se produzcan, solucionar el problema con medidas coercitivas tanto a nivel policial como judicial, pero también ofreciendo ayuda a la víctima.
También constituye un hecho evidente que no existen recursos públicos para acoger a estas víctimas, a las que lastra la dependencia afectiva y económica, a las que les cuesta identificar y aceptar su situación, teniendo en cuenta que son las víctimas de violencia de género que menos denuncian a sus maridos o a sus parejas, y que finalmente, en muchas ocasiones son sus propios hijos e hijas quienes a menudo les frenan denunciar la existencia de tales maltratos a la policía, y a dejar a su pareja.
En este sentido, no hay que olvidar que entre un 5 y un 10 por ciento de las personas mayores sufren algún tipo de maltrato –ya sea físico, psicológico, económico, estructural, etc., como más adelante se verá- por parte de sus cuidadores o de sus propios familiares, lo que constituye algo enormemente difícil de detectar, por lo que es necesario poner en su mano instrumentos para saber identificarlos, y ahí es esencial el papel de la sensibilización y la educación.
Pese a esa invisibilidad, y aunque la fría estadística puede aportar pocos datos que cuantifiquen la magnitud del problema, si hay algunos que permiten hacerse una idea, tal y como ha destacado José Mª Alonso Seco, consejero técnico del IMSERSO.
Sí se sabe que el 28 por ciento de las llamadas que se reciben en la Oficina de la Defensa del anciano son por situaciones de maltrato, si bien no se distingue entre hombres y mujeres, y es significativo que un tercio de las personas mayores cuidadas están en riesgo de sufrir maltrato.
Las características que habitualmente presente esta tipología de violencia de género son las siguientes:
a). Maltrato físico, el cual se encuentra normalmente caracterizado por la existencia de daño corporal, dolor o deterioro físico, producidos mediante fuerza física o violencia no accidental.
b). Maltrato psicológico emocional, el cual consiste en causar intencionadamente angustia, pena, sentimiento de indignidad, miedo o estrés, mediante actos verbales o no verbales.
c). Negligencia, que implica el rechazo, negativa o fallo para continuar o completar la atención de las necesidades de cuidado de una persona mayor ya sea voluntaria o involuntariamente, por parte de una persona responsable de su cuidado.
d). Abuso sexual. Hace referencia a comportamientos o contacto sexual de cualquier tipo, intentado o consumado, no consentido o con personas incapaces de prestar su consentimiento para ello.
e). Maltrato económico o material, que lleva consigo con un carácter de habitualidad, la utilización no autorizada, ilegal o inapropiada de fondos, propiedades, o recursos de una persona mayor.
Según Iborra Marmolejo, como factores condicionantes y favorecedores de la existencia de violencia de género sobre las mujeres ancianas, se encuentran principalmente los que se citan a continuación:
a). Factores probables: las condiciones de convivencia, el aislamiento social, la demencia, las características individuales de los agresores (enfermedad mental, hostilidad, abuso del alcohol y dependencia del agresor).
b). Factores potenciales: el género, la relación entre la víctima y el agresor, características de las víctimas raza.
c). Factores cuestionados: la discapacidad física de la persona mayor, la dependencia de la víctima, el estrés del cuidador transmisión intergeneracional de la violencia.
d). Factores de riesgo de la víctima: sexo, aislamiento social, dependencia, y trastornos psicológicos.
e) Factores de riesgo del agresor: sexo, aislamiento social, dependencia económica psicopatología (depresión, abuso de sustancias como alcohol o drogas), relación con la víctima, (parentesco: hijos o pareja), estrés.
f). Factores de riesgo socioculturales: la existencia de una cultura violenta, transmisión intergeneracional de la violencia dentro de la familia, edadismo.
A la vista de ello, puede afirmarse la importancia que tiene la intervención de los poderes públicos a los efectos de poder neutralizar en la medida de lo posible estos factores de riesgo a los que se ha hecho alusión, poniéndose de relieve que se hace imprescindible cada día más la existencia de una coordinación entre todas las administraciones que intervienen en estos casos y la sociedad civil es fundamental para poder avanzar en la erradicación de nuestra sociedad de la violencia de género y el maltrato contra la mujer mayor.
En este sentido, debe traerse a colación el Protocolo establecido en la Comunidad Autónoma de Murcia, donde se concretan por medio de una política de carácter público, estos factores de riegos, donde se indica lo siguiente:
a). Factores individuales de la víctima del abuso:
Persona mayor frágil.
Alteración de las funciones cognitivas.
Deterioro funcional.
Historia de enfermedad mental.
Abuso de alcohol.
Bajo poder adquisitivo.
b). Responsable del abuso:
Trastornos de la personalidad.
Abuso de sustancias (alcohol, drogas…).
Problemas de salud mental (depresión…).
Deterioro cognitivo.
Resentimiento de los miembros de la familia por los gastos que entraña la atención de la persona mayor.
c). Factores relacionales
Nivel de estrés del cuidador/ra.
Excesiva sobrecarga física y/o emocional del cuidador/ra.
Historia de violencia familiar.
Adultos que dependen económicamente de sus mayores (por alojamiento y sustento).
Vinculación emocional muy fuerte entre víctima y agresor/ra.
Suceso vital estresante reciente.
Alteraciones de la conducta.
Relaciones familiares previas disfuncionales.
d). Factores comunitarios y sociales
Aislamiento social.
Ambiente familiar perturbado por causas externas.
Prejuicios contra la vejez (Edadismo).
Sexismo.
La cultura de la violencia.
Sociedades que sufren crisis económicas e inestabilidad social
Consecuentemente con lo anterior, debe tomarse suficiente conciencia de que la violencia de género es la peor cara de la desigualdad entre hombres y mujeres, no solo provoca muertes, sino que hace de muchas mujeres muertas en vida.
Y las mujeres mayores son más vulnerables, y la vulnerabilidad provoca indefensión, es necesario identificar las circunstancias en que se produce para poder desenmascararla, y no solo se puede combatir con medidas de represión y con leyes, sino que es necesario avanzar en la concienciación y poner en marcha equipos multidisciplinares para poder hacerlo frente.
Los factores de riesgo son muchos y variados, tal como se ha puesto de manifiesto son muchos y muy variados. A juicio de los expertos, constituye un error intentar resolver este problema a golpe de normativa.
La Ley por si misma no sirve para solucionar problemas sociales, según ha indicado Cristóbal Fábrega, fiscal de la Audiencia de Jaén, el cual insiste en que debe ser prioritario “cambiar actitudes y entornos” y establecer una mayor coordinación entre las instituciones, tal como se ha señalado anteriormente.
En este sentido, Pilar Sepúlveda, vocal del Consejo General del Poder Judicial, ha reconocido que efectivamente “existen métodos para prevenir el maltrato”, pero la realidad es que sigue siendo una situación invisible.
La mujer mayor maltratada no quiere denunciar en muchas ocasiones, sino que demanda una ayuda sin llegar al extremo de la denuncia y mucho menos si de denunciar se derivan medidas coercitivas para el maltratador. Probablemente la vía de actuación más adecuada y efectiva es la que hace referencia a la educación y la sensibilización, como camino para prevenir la existencia de dicho maltrato a esta tipología de mujeres.
Finalmente, debe recordarse, como antes se apuntó, que principalmente son los responsables públicos los que deben asumir y liderar la implementación de medidas para erradicar la existencia de este problema apostando por la educación y la sensibilización social, pero que en todo caso debe ser la propia sociedad la que debe reaccionar ante este tipo de situaciones.
Para ello, existen una serie de mecanismos de protección para las mujeres mayores víctima de maltrato tales como el Teléfono del Mayor, el Instituto de la Mujer, las diferentes asociaciones de mayores, la Inspección de Servicios Sociales, los servicios sociales municipales y comunitarios, los equipos de la UFAM del Cuerpo Nacional de Policía o el Ministerio Fiscal, a los que hay que prestar una especial atención, aumentándolos, así como dotar a los mismos de aquellos medios humanos y materiales suficientes para poder cumplir de manera satisfactoria esta trascendente función social, que también es necesario erradicar de una vez por todas.

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: ESTA SANGRÍA ES UN GRAN PROBLEMA EN NUESTRA SOCIEDAD Y PARA QUE TODOS DEJEMOS DE SUFRIR, NO PODEMOS MIRAR HACIA OTRO LADO. ESTA INFORMACIÓN NO PRETENDE HERIR SENSIBILIDADES, PERO LA REALIDAD ES LA QUE ES Y ES MUY DURA.

Mensaje  Lidia el Miér Ene 06, 2016 7:15 pm

El cuerpo de las mujeres
   

“Las mujeres reales, están desapareciendo de la televisión y que son reemplazadas por una representación grotesca, vulgar y humillante”.



El documental titulado El cuerpo de las mujeres sobre la presencia de la mujer en la televisión italiana muestra como se va reduciendo y degradando a las mujeres a un mero objeto decorativo. Viéndolo me vienen a la mente una vez más las palabras de Casilda Rodrigañez: tenemos la violencia tan interiorizada que ni siquiera somos conscientes de ella.

Así son las propias mujeres las que se van sometiendo a cirugías y retoques cada vez más terribles, y que vistos en perspectiva producen un resultado grotesco: todas las mujeres terminan teniendo la misma cara, las mismas tetas, la misma delgadez. Ni rastro de arrugas o canas. Subidas a los mismos tacones,  con la misma sonrisa bobalicona, imagen de un pensamiento único que requiere también un cuerpo único. No hay lugar para las mujeres mayores, menos aún para las viejas y libres.

No dejes de ver el documental El cuerpo de las mujeres  a continuación: dura 25 minutos y es buenísimo, tristísimo, y absolutamente necesario.  Sigamos tomando conciencia, profundizando, y debatiendo: se necesita y se les agradece. No lo debería ver sólo las mujeres: desde la niñas a las adolescentes o madres que buscan figuras a imitar en la televisión, sino también la humanidad en general.  IBONE OLZA


Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: ESTA SANGRÍA ES UN GRAN PROBLEMA EN NUESTRA SOCIEDAD Y PARA QUE TODOS DEJEMOS DE SUFRIR, NO PODEMOS MIRAR HACIA OTRO LADO. ESTA INFORMACIÓN NO PRETENDE HERIR SENSIBILIDADES, PERO LA REALIDAD ES LA QUE ES Y ES MUY DURA.

Mensaje  Lidia el Jue Ene 07, 2016 6:16 pm

El arzobispo de Toledo liga la violencia machista a que ellas piden el divorcio
El prelado Braulio Rodríguez vincula los asesinatos de mujeres por parte de sus parejas o exparejas con la falta de “verdadero matrimonio”
AITOR BENGOA Madrid 5 ENE 2016

El arzobispo Braulio Rodríguez durante una homilía en 2015. / ULY MARTÍN

El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, ha aprovechado una misa para afirmar que la mayor parte de los casos de mujeres asesinadas ocurre porque sus parejas o exparejas "no las aceptan" o las "rechazan por no aceptar tal vez sus imposiciones". El religioso ha abundado en el tema y ha asegurado que "frecuentemente la reacción machista tiene su origen en que ella ha pedido la separación", según recogen medios regionales como PeriódicoCLM. El prelado ha comentado que "el problema serio radica en que en esas parejas no ha habido verdadero matrimonio". "Dejémonos ya de las zarandajas que la ideología de género enturbia", ha añadido.


"Cuando digo que no hay verdadero matrimonio, no estoy pensando sólo en el matrimonio canónico; también en el civil. No pienso en otro de tipo de uniones afectivas, donde casi lo único que les une es lo físico, lo genital y poco más", ha agregado.

El prelado hizo estas declaraciones, recogidas por el boletín Padre Nuestro de su archidiócesis, durante la homilía celebrada el pasado el 27 de diciembre en la catedral toledana. Durante la intervención comentó que "el vínculo matrimonial y familiar es algo serio, y lo es para todos, no sólo para los creyentes", dijo Rodríguez.

Después se preguntó si no son motivo de preocupación "las familias que por doquier se rompen y, además, en continuo crecimiento". Declaró que a él le preocupan "mucho", desmarcándose de los "responsables políticos y sociales" a los que, según él, "no les preocupa tanto el dato, cuando con tanto ahínco han luchado para que se implante el llamado divorcio exprés".

Manifestaciones y leyes
"Pero sí están preocupados por los asesinatos violentos, masivamente cometidos por varones contra mujeres", criticó. "A mí también me preocupan esos asesinatos", añadió, "pero no me parece que se los deba denominar simplemente violencia de género".

Acto seguido, según recoge el boletín archidiocesano, Rodríguez manifestó su pena porque "casi lo único que hace nuestra sociedad y, en ella, nuestras autoridades, es manifestarse y declarar que hay que endurecer las leyes y la prevención contra estos asesinos".  El arzobispo comentó que estas medidas le parecen bien, pero que cuando ha aparecido cómo tratar este problema en los programas electorales de los partidos se queda "asombrado". "¡Tan poco conocemos al ser humano, hombre y mujer!", exclamó.

Así, expresó su suspicacia sobre las leyes como herramienta para luchar contra la lacra de la violencia machista: "Por muy buenas leyes que existan o salgan de nuestros parlamentos, el ser humano es interioridad y poco se puede hacer si no se cambia por dentro". A continuación, recurrió a otra pregunta retórica para plantear si "las leyes positivas pueden sin más cambiar ese corazón". Y se respondió a sí mismo: "Sinceramente no lo creo; a lo más cohibirán a algunos en sus propósitos asesinos".

El año pasado 56 mujeres fueron asesinadas por violencia machista y otros cuatro posibles casos están siendo investigados. Este mismo lunes otra mujer ha muerto en Madrid ahogada por su pareja.

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: ESTA SANGRÍA ES UN GRAN PROBLEMA EN NUESTRA SOCIEDAD Y PARA QUE TODOS DEJEMOS DE SUFRIR, NO PODEMOS MIRAR HACIA OTRO LADO. ESTA INFORMACIÓN NO PRETENDE HERIR SENSIBILIDADES, PERO LA REALIDAD ES LA QUE ES Y ES MUY DURA.

Mensaje  Lidia el Vie Ene 08, 2016 3:42 pm



ENFOQUE DE IGUALDAD:
No soy machista, pero me incomoda que luches por la igualdad.
No soy machista, pero algunas mujeres violadas se lo buscan por llevar escote y mostrar las piernas.
No soy machista, pero si su marido la ha maltratado, algo habrá hecho ella.
No soy machista, pero las feministas me parecen unas exageradas.
No soy machista, pero la publicidad sexista ya no existe aunque digan lo contrario.
No soy machista, pero no contrataría a una mujer en mi empresa por si se queda embarazada.
No soy machista, pero culpabilizo a las víctimas de la violencia de género.
No soy machista, pero reprocho a las mujeres en cuanto puedo las denuncias falsas de la violencia machista, aunque no venga a cuento.
No soy machista, pero me creo con el derecho de piropear a una mujer en plena calle y sin que me lo pida.
No soy machista, pero opino que las mujeres son un peligro al volante.
No soy machista, pero pienso que las feministas son un grupo de lesbianas amargadas que no se depilan.
No soy machista, pero no veo injusto que las mujeres no cobren lo mismo que los hombres.
No soy machista, pero dudo de la capacidad de las mujeres en puestos de liderazgo porque me parecen débiles.
No soy machista, pero el cuidado del hogar es un deber de las mujeres y bastante que algunos hombres las ayudan.
No soy machista, pero un niño que juega con muñecas me parece un maricón.
No soy machista, pero me daría un patatús si me sale un hijo homosexual.
No soy machista, pero las chicas no deberían jugar al fútbol para no perder su feminidad.
No soy machista, pero las mujeres deben atender todas las necesidades de sus maridos.
No soy machista, pero hago chistes machistas y me río con ellos.
No soy machista, pero insulto a las mujeres que deciden abortar por inhumanas.
No soy machista, pero no me intereso por los temas de género porque hay otras cuestiones más importantes.
No soy machista, pero cuando quiero insultar a alguien, le llamo ‘hijo de puta‘ o le digo ‘la concha de tu hermana/madre‘.
No soy machista, pero llamo ‘guarras’ a las mujeres a la primera de cambio.
No soy machista, pero creo que los hombres feministas son débiles y sólo buscan ligar más.
No soy machista, pero no me inquieta que haya poquísimas películas que superen el test de Bechdel.
No soy machista, pero le digo a mi hija que aprenda a hacer tareas domésticas para cuando se case.
No soy machista, pero si una chica joven se casa con un hombre mayor, es una interesada.
No soy machista, pero si una mujer madura se casa con un chico joven, es una desubicada.
No soy machista, pero si una mujer no se casa, es una solterona.
No soy machista, pero si una mujer ve porno o se masturba, es una viciosa.
No soy machista, pero cuando una profesora me cae mal o me suspende, digo que es una ‘malcogida’.
No soy machista, pero si un chico se encapricha de su amiga pero ella solo lo quiere como amigo, es una calientapijas.
No soy machista, pero aludo al físico y a cuestiones personales para criticar a mujeres famosas de la política, la cultura, etc.
No soy machista, pero me siento atacado con cualquier argumento feminista.
No soy machista pero creo que es normal que en una salida el hombre pague todo y la mujer sea conquistada con bienes materiales.
No soy machista pero me niego a llamar a una persona transgénero por el género que ella sienta, sino por el que a mi me parece.
No soy machista pero me parece una falta de respeto que dos gays se besen en plena calle.
No soy machista pero considero que una mujer virgen vale más y un varón virgen vale menos.
No soy machista pero me importa un bledo que hayan tipos susurrándoles sus fantasías sexuales a las chicas prácticamente desde antes de su pubertad.
No soy machista pero creo que los pezones masculinos son aceptables mientras que los femeninos no.
No soy machista pero creo que un hombre haciendo cosas "típicas" de mujer se está humillando.
No soy machista pero considero normal que hayan tipos comportándose como perros alzados cuando ven pasar a una chica atractiva.
No soy machista pero culpo a las mujeres borrachas de que hayan hombres que esperan a que ellas estén así para propasarse con ellas.
No soy machista, pero no dejaría que un niño varon se vista de rosa.
No soy machista, pero en cuanto una mujer muestra enojo hago referencia a que está en su período.
No soy machista pero considero normal exigirle a mi novia/esposa que mientras tenemos sexo haga cosas que no le guste hacer para darme placer.
No soy machista pero asumo que si una chica acepta salir conmigo y acepta mis regalos, está obligada a darme sexo a cambio.
No soy machista pero no veo mal que una nena lave los platos de sus hermanos varones.
No soy machista pero me enoja que mi novia salga vestida atractiva, porque me importa más la mirada de los hombres que lo que sienta ella.
No soy machista pero me da asco que una mujer tenga sexo con personas que no conoce.
No soy machista pero tendría sexo con desconocidas pagando por ello.
No soy machista pero considero que una chica que muestra su cuerpo no se respeta a sí misma y merece que le falten el respeto.
No soy machista pero creo que nadie debería meterse cuando una pareja pelea, y que es mejor dejarlos solos.
No soy machista pero creo que el feminismo ataca a los hombres en vez de al machismo.

No soy machista, PERO demuestro todo lo contrario.


Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

AQUÍ , UNO DE LOS GÉRMENES DE LA VIOLENCIA MACHISTA!!

Mensaje  Lidia el Dom Ene 10, 2016 3:55 pm

El decálogo de Lucas
El aquelarre de los obispos
Publicado el 10 enero, 2016 por lucasleonsimon


PRIMERA ESCOBA



“La mayor parte de las mujeres que mueren lo son por sus maridos que no las aceptan, las rechazan por no aceptar tal vez sus imposiciones; o por su expareja, o también por el que convivía con ella”

Braulio Rodríguez. Arzobispo de Toledo.



“Está infectado, como el PSOE, del lobby gay, informado ideológicamente por el feminismo radical e infiltrado por el movimiento LGBT ” .

Juan Antonio Reig. Obispo de Alcalá de Henares.



“El matrimonio entre una recién nacida de tres días y un hombre de setenta años o de un hombre y un perro”.

Jesús Catalá. Obispo de Málaga.



“Matar a un niño indefenso, y que lo haga su propia madre, da a los varones la licencia absoluta, sin límites, de abusar del cuerpo de la mujer, porque la tragedia se la traga ella”.

Francisco Javier Martínez. Arzobispo de Granada.



‘Hay menores que desean el abuso e incluso te provocan’

Bernardo Álvarez. Obispo de Tenerife



“La ideología de género no es sino una metástasis del marxismo”.

José Ignacio Munilla. Obispo de San Sebastián.



“La fecundación in vitro es “un aquelarre químico de laboratorio”.

Demetrio Fernández. Obispo de Córdoba.





SEGUNDA ESCOBA



“¿Esta invasión de emigrantes y de refugiados es todo trigo limpio? ¿Dónde quedará Europa dentro de unos años?”

Antonio Cañizares. Arzobispo de Valencia



El arzobispo de Toledo recuerda que zurdos y pelirrojos son criaturas de Satán

Braulio Rodríguez. Arzobispo de Toledo.



“Hay que quitarle el voto a las mujeres porque últimamente piensan por su cuenta.

Juan Antonio Reig. Obispo de Alcalá de Henares.



Munilla asegura en un libro que las mujeres son “cíclicas”, y advierte de que los procesos hormonales de estas pueden hacer que les dé “por la limpieza”



“La Unesco tiene un plan para “hacer que la mitad de la población mundial sea homosexual”.

Demetrio Fernández. Obispo de Córdoba.



Homofobia. Machismo. Involucionismo. Mediavalismo. Etnocentrismo. Fanatismo. Reaccionarismo. Egoísmo. Racismo.



Disentería con sotana, capelo y mitra.



Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: ESTA SANGRÍA ES UN GRAN PROBLEMA EN NUESTRA SOCIEDAD Y PARA QUE TODOS DEJEMOS DE SUFRIR, NO PODEMOS MIRAR HACIA OTRO LADO. ESTA INFORMACIÓN NO PRETENDE HERIR SENSIBILIDADES, PERO LA REALIDAD ES LA QUE ES Y ES MUY DURA.

Mensaje  Lidia el Dom Ene 10, 2016 10:37 pm


MIGUEL LORENTE: “LA ACTITUD NEUTRAL DE LA MAYORÍA DE LOS HOMBRES ES MACHISTA”



Experto en violencia de género. Asegura que los 750 asesinatos que se han registrado en España en la última década necesitarían una respuesta social e institucional de mayor intensidad y critica la falta de profesionalidad.

Miguel Lorente es experto en violencia de género. Asegura que los 750 asesinatos que se han registrado en España en la última década necesitarían una respuesta social e institucional de mayor intensidad y critica la falta de profesionalidad a la hora de abordar la problemática. En la raíz, un machismo “que es cultura”, normalizado en lo más profundo de una sociedad que, en opinión del experto, ha avanzado, principalmente, porque la mujer ha evolucionado. La mayoría de los hombres, en cambio, se mantienen en una posición “aparentemente neutral” que, al final, “es estar a favor del machismo”.

Miguel Lorente

Lorente es autor de libros conocidos como ‘Mi marido me pega lo normal’ o ‘El rompecabezas: Anatomía del maltratado’ y fue delegado del Gobierno para la Violencia de Género de España desde el 2008 al 2011. Analizamos con él algunas claves de esta desigualdad social y las principales polémicas que, alrededor del tema, se han desatado en los últimos tiempos.

¿Qué es el machismo?
El machismo es cultura y la cultura es conocimiento, que son todas esas ideas, referencias, costumbres que nos hemos dado históricamente para establecer la convivencia dentro de la sociedad, y la machista es la que impone el criterio de lo masculino como referencia universal. El hombre es la referencia de la normalidad, de lo general, mientras que lo relativo a la mujer queda reducido a determinados ámbitos que, además, están bajo el marco general de la referencia masculina.
El machismo no es el exceso de las conductas de desigualdad. El machismo es la desigualdad.

Tenemos una sociedad más crítica, que ya identifica como machista determinadas expresiones o actitudes”

¿Y cómo se combate?
Es una cultura de más de diez mil años, así que las vías que tenemos son dos, aunque no es nada fácil. Por un lado, la crítica, tomar conciencia de la desigualdad que tenemos, de la discriminación y de la violencia que existe. Adoptar esa posición crítica para no caer en ella y cambiarla. Y, la otra, es la educación: iniciar a los jóvenes, desde la niñez, en una serie de referencias y valores que sean diferentes a esta cultura en la que la identidad de hombres y mujeres está asociada a roles y funciones concretos. Se trata de transmitir valores y referencias que nos permitan sentirnos hombres y mujeres de forma diferente, fuera de estos.

Pero, ¿hemos avanzado en la consecución de la igualdad?
Yo creo que sí, es verdad que al ser algo tan profundo, con tanta invisibilidad, tan normalizado en la forma de enfrentarse a la realidad, que por mucho que se haya conseguido, parece poco. Y es poco para lo que queda, pero es mucho para lo que había.
Tenemos una sociedad más crítica, que ya identifica como machista determinadas expresiones o actitudes, que determinadas declaraciones que puede decir, digamos, un señor ministro, se consideran machistas, por mucha especialización, formación o abogacía del estado que tenga ese señor ministro.
Sí, aunque diría que el cambio es gracias a las mujeres, son las mujeres las que han cambiado más. Los hombres no hemos cambiado tanto.

¿Por qué? ¿Dónde situamos la resistencia de los hombres a la igualdad?
Hay tres grandes grupos, por decirlo gráficamente: los hombres claramente a favor de la igualdad, que creemos que la igualdad es buena para todos, igual que la libertad. Es una parte mínima. Otros, los hombres machistas recalcitrantes, que atacan a cualquiera o cualquier actitud a favor de la igualdad. Y, luego, hay una gran masa de hombres que están en posición neutral, que dicen que no son machistas pero tampoco hacen nada para que exista la igualdad. Pues bien, esa actitud ya es machista. La desigualdad, la discriminación, la violencia existen, por tanto, no hacer nada para cambiarlo, para cambiar algo que está mal, es permitir que continúe. Esa posición aparentemente neutral de la mayoría es estar a favor del machismo. Además, muchos de esos hombres, después, actúan ante un conflicto bajo los parámetros de la cultura, es decir, bajo los parámetros del machismo.
Por supuesto, hay una parte de esos hombres que no quiere dar pasos porque pierden privilegios.

La idea de que la conducta violenta es normal en los hombres hace que no se perciba el verdadero riesgo”

En la última década hay unas 750 mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas. (Ver datos aquí)
Es una cifra terrible ante la que no se reacciona proporcionalmente y ante la que se sigue reduciendo el presupuesto para evitarlo en todos sus frentes. Esa simple cifra debería traer consigo una respuesta tan contundente que no haría falta nada más. Ni hablar de machismo ni desigualdad. Necesitaría una respuesta, ya no digo institucional, sino social que fuera increíblemente intensa para evitarlo, para acabar con esto. Y no ocurre. Se sigue cuestionando a las mujeres, quitándole importancia, hablando de las denuncias falsas u otros argumentos para desviar la atención. Si en vez de ser mujeres fueran unos 70 taxistas muertos al año, o empresarios, o lo que sea, habría un revuelo increíble. Si fueran 70 personas de un mismo grupo las que murieran por unas circunstancias conocidas perfectamente.

Las víctimas, en muchos casos, no piden protección ante el maltrato. De las 41 mujeres asesinadas en 2014, sólo ocho la solicitaron y obtuvieron. ¿Por qué ocurre esto?
Hay dos elementos que tienen que ver con la concepción del riesgo: el subjetivo, el que desde dentro valora el riesgo que hay; y el objetivo, el que ve otro.
Hay una normalización de la violencia, se ve como algo propio de los conflictos de pareja. Se cree que determinados hombres, ante determinadas situaciones como una separación, se comportan así sólo por el problema. Este argumento hace que la mujer, incluso los propios familiares, no perciban el riesgo. La idea de que la conducta violenta es normal en los hombres hace que no se perciba el verdadero riesgo. Por eso es importante que los riesgos, y ese tipo de conductas, sean valorados desde las instituciones. Si una mujer denuncia y no pide protección, tendrá que ser el juzgado el que valore si está o no en riesgo. Hay especialistas que han de pedir esa protección.

Pero de esas 41 sólo 11 habían denunciado y dos de ellas habían retirado la denuncia.
Claro, la inmensa mayoría de mujeres que sufren violencia no denuncian. En España, según la macroencuesta de 2011, son 600.000 mujeres las que sufren violencia y las denuncias son 120.000. Incluso en situaciones tan graves que acaban en asesinato, se sigue pensando que es algo que no va a pasar, que se resolverá.

¿El miedo es un factor importante?
El miedo es lo que la gente señala como el factor más importante para no denunciar. Además de señalarse a sí misma, porque estas son las únicas víctimas que llevan asociada la culpabilidad. Ninguna otra víctima de violencia se siente avergonzada de haber sido robada, atracada. Pero las mujeres maltratadas, por esta cultura, sí lo hacen. Se avergüenzan y eso juega en contra de ellas. No denuncian para no sentir esas consecuencias negativas y porque viven en una situación de mayor riesgo, porque están desprotegidas. Es un tema muy delicado.

¿Por qué ese sentimiento de culpabilidad común entre las víctimas de la violencia machista?
Porque viven en una cultura que les dice que a las mujeres buenas no les pasa nada. Y si les pasa, es porque han hecho algo mal. De hecho, el maltratador repite mensajes tipo: esto es porque eres una mala madre o una mala mujer. Mensajes que critican la actitud de la mujer para justificar la violencia que el hombre ejerce. Y pegarles, según creen los maltratadores, es para corregirlas. Recuerdo el libro del Arzobispo de Granada, ‘Cásate y sé sumisa’, en el que se refleja muy bien esa idea. O una frase que me han dicho, alguna vez, en conferencias, mujeres que vienen a verme: “Yo no estoy aquí porque mi marido me pegue, que a mí nunca me ha puesto la mano encima, claro, que yo tampoco le he dado motivos”. Esa es la idea, que la violencia es motivada por la mujer.

Ninguna otra víctima de violencia se siente avergonzada de haber sido robada, atracada”

¿Cómo reacciona hoy nuestra sociedad ante estos argumentos? ¿Es crítica, la condena, la comprende?
En muchos casos se entiende que son temas de pareja, que son problemas de familia y que, cuando un marido maltrata sí que puede ser debido a algo que ha hecho la mujer. Incluso hay juristas que aseguran que con la Ley Integral lo que se hace es criminalizar a las familias o criminalizar a los hombres, es decir, que estamos introduciendo el derecho penal en un ámbito que no debería estar. Esto es justificar que son temas de familia y que han de resolverse como se han resuelto tradicionalmente: con lo que decida el hombre. Es como aquello tan antiguo en educación de que “la letra con sangre entra”; y se pegaba, había castigos duros, orejas de burro y eran una normalidad educativa. En la educación hemos sigo capaces de avanzar pero en esto no se avanza. Porque avanzar significaría cuestionar a los hombres, la cultura de los hombres.

Las cifras, la falta de evolución, demuestran que las cosas se están haciendo mal.
Bueno, tenemos los instrumentos, el análisis, incluso los medios, pero el problema de la Ley Integral, que se está debatiendo, no es de Ley, es de aplicación. Si seguimos pensando en términos coloquiales en vez de profesionales, la respuesta no es profesional. Que alguien hable con sus vecinas de la violencia de su marido y le diga que lo que tiene que hacer es no provocarle, está mal, pero ya hemos hablado de la parte cultural; pero, ir a un juzgado y que no hagan los estudios para medir el riesgo, que no pongan medidas para combatir ese riesgo… Esperamos otra respuesta de un juzgado a la que pueda haber en la calle.

También se reduce el gasto en políticas de mujer y contra la violencia machista. En los últimos años, en 17 millones de euros (ver artículo aquí)
Sí, y, al final, no sólo son las partidas específicas. Como decimos, es un asunto de la cultura, que requiere abordarla y combatirla desde muchos frentes, así que también afecta que se esté recortando en educación, en servicios sociales, etc. Todos esos elementos tienen un impacto en la violencia.

El Consejo General del Poder Judicial ha pedido que la confesión del crimen machista no se considere atenuante.
Eso lo llevo diciendo años. Antiguamente, se llamaba arrepentimiento espontáneo y, ahora, es una figura que facilita la investigación. Es una barbaridad. Se trata de criminales morales, es decir, no actúan por un bien material o instrumental, sino que actúan y matan para defender su posición como hombres, por sentirse más hombres. Por eso se entregan voluntariamente. El 74% se entrega voluntariamente y un 16% se suicida. Porque asumen las consecuencias del crimen. Por tanto, si es un crimen que tiene como característica el entregarse voluntariamente, no se puede entender que esa entrega sea un factor que vaya al margen del crimen y que pueda facilitar la condena o reducirla. Es un desconocimiento profundo de la violencia de género y del comportamiento de los maltratadores. Está en el código penal para otros delitos y que, como siempre, se aplica porque no se tiene en cuenta las características diferentes de la violencia de género.

En la sociedad prevalece una idea de que un maltratador no tiene por qué ser un mal padre”

La custodia de los hijos es también un tema controvertido cuando hay violencia. Hace poco volvió a ser noticia por la polémica que desató un juez al otorgar visitas a un preso acusado de matar a su esposa y madre de la hija de ambos, de cuatro años. (Ver noticia aquí)
Es una barbaridad. Esta misma semana se ha abierto juicio oral. No tiene ningún sentido. La niña estaba en la casa en el momento de los hechos. Puede tener o no conocimiento, pero está recuperándose de haber perdido a una madre en esas circunstancias. Y que pueda tener contacto con el padre, que está en prisión preventiva durante un año porque hay indicios suficientes, puede ser un trauma en sí. De hecho, hay un rechazo a la entrevista con el padre, hubo una crisis de ansiedad en una de las visitas.
Pero, al margen de este caso, que es una barbaridad, no se puede descartar por completo que un hombre que haya podido matar a la madre, no vaya a ejercer violencia contra los menores. Son muchos factores. Lo que hay detrás de todo esto, es que en la sociedad prevalece una idea de que un maltratador no tiene por qué ser un mal padre. Esa es la clave. Cuando es un padre horrible. Es un mal padre. Es lo peor que se le puede hacer a un hijo: tener a una madre hundida en el día a día por la violencia.

Hablemos de otra polémica de esta semana. Pedro Sánchez ha propuesto que todas las víctimas de la violencia de género tengan funerales de estado. (Ver noticia aquí)
No es el momento oportuno para hacerla. Pero las muertes de violencia de género no pueden quedar aisladas de la propia cultura que las ha provocado. El funeral de estado en el terrorismo es para apoyar a las víctimas, posicionarse a favor de ellas y en contra del terrorismo. Es un gesto más para demostrar que se está con las víctimas.
Pero, en cualquier caso, no es el momento porque se transmite la idea de fracaso, de que las mujeres van a ser asesinadas. No sé el contexto en el que se ha hecho, pero una propuesta así ha de estar basada en acciones más amplias para que se entienda y se contextualice lo que significa.

El machismo no desgasta. La crítica social que se produce por comentarios machistas no devalúa a la persona”

Por otra parte, tenemos la evaluación de Arias Cañete en la Unión Europea, en la que ha estado presente el machismo que ya mostró durante la campaña de las elecciones europeas.
El machismo se ha mencionado, pero el tema importante ha sido su relación con las petroleras. El machismo no desgasta, por desgracia. Puedo hablar de casos significativos. Por ejemplo, en Vitoria, su alcalde dice que los marroquíes están aquí para cobrar subsidios y la Fiscalía abre diligencias previas porque es incitación al odio, es racismo y xenofobia; en resumen, actúa. En cambio, el alcalde de Valladolid dice que no se mete en un ascensor con una mujer porque puede salir con el sujetador o la falda en la mano y “buscarles las vueltas”. Y aquí no pasa nada, no se abren diligencias porque incita al odio hacia a las mujeres. No se actúa.
La crítica social que se produce por esos comentarios machistas no devalúa a la persona. Hay quien no acepta estos comentarios, pero no hay un desgaste tal que tenga consecuencias.
Si hablamos de Cañete, se le critica la frase, pero él nunca dice que es un error, dice sólo que es desafortunada.

Y por último, hemos de mencionar a Alberto Ruiz-Gallardón, su fallida reforma de la Ley del Aborto y su dimisión.
Yo he escrito mucho sobre eso. Es una propuesta falaz desde el principio, jugar a controlar a las mujeres bajo el argumento de la defensa de la vida. Pero es falaz, hay muchos argumentos. Por poner un ejemplo, en España hay más de 500.000 embriones congelados en las clínicas de reproducción asistida y sobre esos embriones, que la mayoría terminarán siendo destruidos, no se regula nada. ¿No son vidas embrionarias como las que se señalan en el útero de la mujer? Porque, realmente, lo que se cuestiona es a la mujer, a que pueda tomar una decisión.
La ley no obliga a abortar, parece necesario decirlo. Pero si una mujer decide abortar y no están las garantías que debe desarrollar el Estado, la dinámica que se abre es que lo haga fuera de ellas. Aparte de que sólo lo pueda hacer quien tenga dinero o de forma inadecuada, con el riesgo para la mujer que supone.
Además, si lo que se protege es la vida y hay una ley que ha supuesto, en el primer año, una reducción del 5% de abortos, hay trabajar en lo que esa ley apunta, que es la prevención del embarazo no deseado, a través de la educación sexual. Ésa es la primera causa del aborto. Todos los estudios de la OMS demuestran que los países más restrictivos con el aborto son los que tienen el mayor número de abortos.

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: ESTA SANGRÍA ES UN GRAN PROBLEMA EN NUESTRA SOCIEDAD Y PARA QUE TODOS DEJEMOS DE SUFRIR, NO PODEMOS MIRAR HACIA OTRO LADO. ESTA INFORMACIÓN NO PRETENDE HERIR SENSIBILIDADES, PERO LA REALIDAD ES LA QUE ES Y ES MUY DURA.

Mensaje  Lidia el Vie Ene 22, 2016 3:09 pm

S
"Pacto de Estado contra la violencia machista": prioridad en la agenda política del Grupo Parlamentario de Unidad Popular-IU
:
IU y el Grupo Parlamentario de UP consideran prioritaria dentro de su agenda política, recién iniciado el curso parlamentario tras las Elecciones Generales de diciembre pasado, la necesidad de abordar la violencia machista desde un Pacto de Estado tal y como se reivindica desde el movimiento feminista y ha venido reivindicando IU desde siempre.

El Área de Mujer de IU partimos del análisis de que la violencia de género es una violación de los Derechos humanos y engloba a toda la Sociedad. La violencia de género forma parte de la estructura social, por lo que para erradicarla de manera seria y eficaz es necesario, como llevamos planteando décadas, un Pacto de Estado. Es imprescindible que en ese marco, se modifique la Ley actual, para entre otras cuestiones se amplíe la estrecha definición de violencia de género que en la actual Ley se incluye (ya que sólo es objeto de desarrollo la violencia ejercida por tu pareja o expareja). Se tiene que ampliar el ámbito de definición y desarrollo de la llamada “Ley Integral”, incorporando otras muchas forma de violencia contra las mujeres, violencia económica, violencia laboral, violencia sexual, violencia publicitaria, prostitución, etc……puesto que sólo en la medida en que consideremos la violencia de género como una violencia estructural estaremos en el camino correcto para trabajar y luchar por su erradicación en esta Sociedad y ello sólo es posible eliminando también el pilar fundamental que la sustenta: la desigualdad entre hombres y mujeres.

Debemos abordar este Pacto de Estado, que tantos años llevamos reclamando. La ley actual carece de medidas directamente vinculantes de prevención y sensibilización, tanto desde la esfera pública como en la privada, por lo que creemos son necesarias acciones directas y estructurales; y con presupuestos suficientes e inmediatos , que nos permitan poder abordar nuevos programas de actuación más eficaces destinados a la prevención, sensibilización, educación e intervención, de forma realmente integral. Debemos erradicar la Violencia de Género de la que somos objeto el conjunto de las mujeres, ¡ya!

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: ESTA SANGRÍA ES UN GRAN PROBLEMA EN NUESTRA SOCIEDAD Y PARA QUE TODOS DEJEMOS DE SUFRIR, NO PODEMOS MIRAR HACIA OTRO LADO. ESTA INFORMACIÓN NO PRETENDE HERIR SENSIBILIDADES, PERO LA REALIDAD ES LA QUE ES Y ES MUY DURA.

Mensaje  Lidia el Dom Ene 24, 2016 8:49 am

Maureen Shaw, fundadora y editora en jefe de Sherights.com escribe esta carta de enseñanzas para su niña

Ser madre me ha hecho enfrentarme a más desafíos de los que alguna vez creí posibles, tanto como ser humano como paciencia limitada y como feminista. Lucho para criar a una hija en una sociedad repleta de violencia, violaciones, apologías, intentos de frustrar el acceso de las mujeres a atención médica, pagos desiguales, racismo, sexismo y un sinfín de otras enfermedades sociales.

Quiero que mi hija esté consciente de estas realidades y de que de la lucha aún cuando las batallas sean cuesta arriba sin que la venzan o reduzcan su potencial. Por eso, ¿qué es lo que debe hacer una madre que ama a su hija y que además es feminista? Escribir una lista de enseñanzas, por supuesto.

1. Ser mujer no es una discapacidad. Es un superpoder.

2. Siguiendo la misma línea, menstruar tampoco es una maldición. Te hace ser perfectamente calificada para crear y asegurar vida, si así lo deseas.


3. Hablando de elecciones, solo tú puedes/debes tomar tus propias decisiones sobre si/cuando querrás ser madre. Claro, me gustaría tener nietos algún día, pero si –y solo si– tú estás lista para ello.

4. Tus partes femeninas, si bien poderosas, no son lo que te definen. También tienes un cerebro, un sentido del humor y un millón de otras cualidades que te hacen ser genial.

5. El sexo también es para obtener placer. No es sólo para hacer bebés.

6. El sexo seguro es sexy. Y por seguro, no me refiero solamente a usar condones. Por seguro, me refiero a sexo consensuado, cómodo y emocionalmente seguro.

7. Nunca va a ser correcto juzgar a alguien basado en lo que percibes de su apariencia exterior o identidad –esto incluye color de piel, orientación sexual, identidad de género, capacidades físicas, etc.

8. El saber es poder. Lee, involúcrate en discursos poderosos, cuestiona a los que tienen el poder. Serás una mejor persona al hacer estas cosas.

9. Sé un aliado, no un Caballero Salvador. Escucha a los demás, y presta tu apoyo y compasión; no trates de “salvar” a nadie.

10. Entiende que cada persona tiene una historia y un pasado distinto a los demás, y que cada una de esas historias y pasado tienen valor.

11. La talla de tus vaqueros es sólo un número en una etiqueta. No define tu valor.

12. Tampoco lo hace la copa de tu sostén.

13. Ama tu cuerpo por lo que puede hacer, no por cómo se ve.

14. No me importa si un hombre te invita a la cena más cara de la historia –o te compra joyas, ropas, lo que sea. No le debes nada.


15. Ríe y sonríe tanto como puedas, incluso –de hecho, especialmente– frente a la adversidad.

16. Conoce tu valor financiero y apuesta por ti misma. Pide un aumento de sueldo, un mejor trabajo, liderar un proyecto; nadie más peleará por ti.

17. Apoya a otras chicas y mujeres, no las degrades o juzgues. Nos necesitamos las unas a las otras. Créeme.

18. Alza tu voz –pero nunca tus puños– para exigir justicia para ti y otros.

19. Vota. En serio, vota. Y no solo para las elecciones presidenciales, pero en las locales y estatales también.

20. Viaja cada vez que pueda. Incluso si físicamente es imposible viajar a un lugar lejano, lee sobre él. Mira documentales. Exponerte a otras culturas es de vital importancia para construir tolerancia y comprensión.

21. Usa tus privilegios (financieros, raciales, educacionales) para bien. Tienes recursos y una voz que, por varios motivos, será más fuerte que la de otros. Es tu deber usarla para ayudar a otros y así detener la opresión.

22. Tener ojos lindos o una cabellera sedosa es agradable. Pero no hay nada más hermosos que tener confianza en ti misma y ser apasionada.


23. No hay nada de malo en que te gusten las cosas que le gustan a tus amigos, si genuinamente te gustan también a ti. Pero no temas ir contra la corriente y apasionarte por algo que no sea popular o “genial.”

24. Nunca confundas acoso sexual o silbidos con elogios.

25. Sí significa lo siguiente: “Sí.”

26. El que seas mujer no significa que debas casarte o tener hijos. No es para todos, y eso está bien.

27. No pidas disculpas solo por disculparte. Las mujeres tienden decir “lo siento” por las cosas más pequeñas, por pararse en una esquina de un pasillo de supermercado cuando alguien quiere doblar ahí. Es molesto e innecesario.

28. No tengas miedo de ser “mandona.”

29. Ten tu propia cuenta bancaria. Tener independencia financiera es crucial para tu bienestar.

30. Esta es importante: nunca, nunca, nunca te vuelvas complaciente. Puede que tengas derecho a votar, a métodos anticonceptivos y la posibilidad de salir con quien tú quieras, pero no siempre será así. Las mujeres han peleado y muerto por estos derechos que en la actualidad tú disfrutas. Y tu generación tiene sus propias peleas que dar.

Visto en Huffington Post y Weheartit


Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: ESTA SANGRÍA ES UN GRAN PROBLEMA EN NUESTRA SOCIEDAD Y PARA QUE TODOS DEJEMOS DE SUFRIR, NO PODEMOS MIRAR HACIA OTRO LADO. ESTA INFORMACIÓN NO PRETENDE HERIR SENSIBILIDADES, PERO LA REALIDAD ES LA QUE ES Y ES MUY DURA.

Mensaje  Lidia el Dom Ene 24, 2016 8:56 am

Aina Díaz:

Sí, nos están matando.
Cada día.
Hoy, una mujer estrangulada en Mallorca con el cable del teléfono.

Y violándonos por todos los orificios posibles, y vejándonos, e insultándonos, y discriminándonos, y volviéndonos putas de domicilio conocido y exclusivo amo.

Por ser mujer.
Da igual nuestra ideología, a quién votemos, si somos más de gaviotas o del Sí se puede, si somos ricas o pobres, guapas o feas. Solo nos une una cosa, nos matan y vejan hombres por ser mujer.

Solo la educación universal, estructural y particular en Igualdad nos salvará de ser víctima. El patriarcado machista les alimenta las entrañas. Somos culos, tetas, vaginas, vientres reproductores, feladoras... objetos que deben estar a disposición del dueño. Esa es la letra pequeña del contrato de convivencia del patriarcado.

Tardaremos lustros en cambiar la sociedad y en conseguir la Igualdad. Lo conseguiremos junto e indispensablemente con todos los hombres que nos ven como su igual.
Mientras, un consejo:
Tolerancia 0. Al primer síntoma de violencia machista, romped la relación. Mejor sola que muerta, violada o vejada.

Lidia

Mensajes : 3156
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: ESTA SANGRÍA ES UN GRAN PROBLEMA EN NUESTRA SOCIEDAD Y PARA QUE TODOS DEJEMOS DE SUFRIR, NO PODEMOS MIRAR HACIA OTRO LADO. ESTA INFORMACIÓN NO PRETENDE HERIR SENSIBILIDADES, PERO LA REALIDAD ES LA QUE ES Y ES MUY DURA.

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.